Tras el análisis del Thermidor Vintage, me puse en contacto con Distribuciones Thermiwatch S.L.. Quería conocer más a fondo la historia de Thermidor, y tener una imagen más clara sobre su nuevo panorama tras el resurgimiento.

A pesar de la gran influencia que tuvo Thermidor, hoy en día cuesta encontrar datos históricos, y muchas veces, no son fiables. Una contrariedad, que no ocurre con otras coetáneas de Thermidor.

Tuve la suerte de ser atendido por el mismo José Cascón Montero, el que llegara a ser presidente de Thermidor S.A., fundada por su padre José Cascón Molleda. José, demostró un alto interés en dar a conocer su marca, Themidor. Es una persona amable y cordial, de la que en seguida descubrí su amor y entusiasmo por la relojería. Un hombre, que valora la herencia familiar de Thermidor, y que parece tener una visión muy clara para la nueva Thermidor.

Espero que disfrutéis la lectura de esta interesante entrevista, tanto como yo lo hice.



José Cascón Montero de Thermiwatch S.L. y Thermidor
Bienvenido José, y muchas gracias por tu tiempo. Es un placer para mi tenerte en este espacio.
Espero que en esta entrevista, puedas aclararme a mi y a mis lectores, muchas dudas sobre la antigua Thermidor, y que por supuesto, puedas hablarnos también de los planes de futuro que tenéis actualmente.

Muchas gracias Javier. Al contrario, el gusto es mío. Todo lo que sea compartir contigo el pasado, el presente y el futuro de Thermidor, es para mi un privilegio.

Tienes razón en que por razones que yo tampoco conozco, de la historia de Thermidor apenas quedan vestigios en internet. Estuvimos haciendo publicidad hasta finales de los años 1990, pero en la red, apenas se ha conservado nada, y como suele ocurrir, muchas de las cosas que se dicen, son poco precisas.

En la web decís que la firma Thermidor se funda en los años 1960, pero por lo que conozco, José Cascón Molleda registró la marca en 1962
Efectivamente, mi padre, José Cascón Molleda, fue quien registró la marca en el año 1962, sin embargo, algunos años antes ya la estábamos utilizando, desde 1956. En aquella época, el registro de marcas no era algo tan habitual como lo es hoy en día.

También he visto que Thermidor, fue registrada en Suiza en 1896 por Sandoz and Breitmeyer. ¿Por qué se optó por esa marca, que os podría haber causado problemas legales?
Realmente no teníamos ese conocimiento. Por lo que me contó mi padre, usaron Thermidor como nombre, por la langosta Thermidor. Como teníamos una licencia de importación de suiza, para los modelos que vendíamos aquí, quizás él decidiera registrarla aquí.

En mis recuerdos, perdura Thermidor, que cosechó mucho éxito en España. En el día a día, era fácil toparte con varias personas que llevaban uno en su muñeca. Considero que lograsteis algo muy importante, popularizar el reloj en nuestro país, ofreciendo relojes asequibles, con una maquinaria duradera. Debió ser una época muy emocionante. Imagino que en aquellos años, competíais con Duward. ¿Recuerdas otras marcas rivales vuestras?
Yo nací en 1969, y en esa época, lógicamente, no estaba involucrado en el negocio. Pero había muy poca competencia para Thermidor. Date cuenta, que además de comercializar relojes con nuestra propia marca, también traíamos relojes para otras marcas que aparentemente eran competencia. Incluso remarcábamos aquí nuestros relojes, para que los vendieran firmas más pequeñas.

En vuestra historia explicáis que, a partir de 1985 se acabó ese liderazgo. Llegó la crisis del cuarzo, que terminó con muchos fabricantes, pero por fortuna vosotros sobrevivisteis. Me imagino que debió ser un período complicado. Luego entramos en el mercado común, y llegó otra nueva amenaza, la globalización. ¿Cómo lo vivisteis?
A partir de ese momento, no hubo mucho crecimiento, pero a pesar de todo, superábamos el millón de unidades vendidas anualmente, así que no nos fue tan mal como a otros.

En 2008, se liquida Thermidor con concurso de acreedores. Un momento doloroso. Pocos años después, en 2015, nace Thermiwatch, de la mano de María del Carmen Eusebio Avilés.
Thermidor S.A. entra en concurso voluntario de acreedores. El motivo es principalmente la crisis bancaria. Debido a nuestra tipología de cliente, era inviable continuar. La mayoría eran mayoristas con importantes niveles de deuda, y los bancos exigían garantías. Al no lograr financiación, dejamos de servir mercancía. Luego vinieron las devoluciones de letras, lo que acabó en una gran pérdida de dinero para nosotros.

María del Carmen Eusebio, Mayka, que es como yo la llamo, es mi esposa, que me está ayudando en este nuevo proyecto.

¿Porqué decidiste retomar la marca, después de la liquidación de Thermidor?
No es que la retomará. Nunca la dejé. Lo que ocurre es que las ventas eran bajas, y sólo teníamos stock de modelos antiguos, que íbamos liquidando. Quizás por eso ocurre lo que me comentabas, que hay aún ahora, mucha oferta de relojes Thermidor de aquella época.

En cuanto a vuestro catálogo actual, me gusta que sigáis fieles a vuestros orígenes. Modelos variados, tanto de cuarzo como mecánicos, y con precios asequibles. Si en el pasado montabais maquinarias suizas, francesas y japonesas, ahora entiendo que son japonesas o chinas.
Actualmente mi pretensión es tener una colección con menos modelos. Todos con maquinaria japonesa Miyota (Citizen). Tanto en cuarzos, como en automáticos. Queremos extender nuestra red a puntos de venta en toda España, y mantener la calidad que nuestros clientes esperan. Cajas y pulseras de acero, y un buen servicio de atención al cliente, para que nuestros usuarios se sientan seguros y satisfechos con su compra.

¿Quién fue la sevillana Relojes Thermidor?
En Servilla teníamos muchos clientes, pero el más importante, y el que sin entrar en demasiados detalles, más contribuyó a nuestro concurso de acreedores por falta de pago fue Relojes Thermidor de Carmona Gómez e Hijos. Esto que digo, lo apoyo en sentencias judiciales que fallaron a nuestro favor.

¿Qué recuerdos tienes de Thermidor cuando empezaste?
Muy buenos recuerdos. Era una empresa que vendía muchísimos relojes. Ayudábamos a las tiendas a empezar, ofreciéndoles muchas facilidades en el pago. Eran otros tiempos.

Ya en tiempos de la antigua Thermidor, se decía que hacíais unos relojes de excelente precio, con excelente maquinaria, pero que el resto no estaba a la altura. Que me dirías ahora que veo que tenéis buenas máquinas japonesas y buen precio?
Es que vendíamos tanto, y teníamos tal variedad de clientes con diferentes necesidades, que mezclábamos relojes de acero con los de alloy. Así que en bazares y tiendas donde funcionaba el factor precio, se vendían los Thermidor baratos, y en los que buscaban calidad de materiales, sen vendían los buenos.

Visto ahora, fue algo que no nos benefició, como dices, por las críticas que recibían los modelos de aleación baratos, y que podían hacer pensar que toda la gama Thermidor era así.

Por eso, estamos apostando porque todos los modelos tengan cajas de acero en el nuevo catálogo. Queremos que el cliente tenga unas buenas calidades de materiales.

¿Eráis conscientes de que estabais cambiando el panorama de una España, haciendo relojes accesibles para casi cualquier persona, en un entorno, donde aún eran algo caro?
¡Por supuesto! Por eso no era raro ir por la calle, y ver en las muñecas de la gente muchos de nuestros relojes. Hoy, todavía mucha gente nos escribe para decirnos que su primer reloj fue un Thermidor. Cuando leo esas palabras, me siento orgulloso y honrado por la forma en que nos acogió el público.

¿Os imaginasteis la crisis que iba a venir con la deslocalización y el cuarzo?
En absoluto. Era impensable, y nos adaptamos rápidamente ofreciendo también relojes de cuerzo. Para nosotros, esa crisis vino por los impagos de muchos mayoristas que tenían elevados índice de deuda a nuestro favor.

No es un momento fácil para las firmas independientes. ¿Qué tal os van las cosas?
La situación es difícil. Hemos estado mucho tiempo fuera del mercado, y ese es un reto para nosotros. La acogida que estamos teniendo, tanto desde las tiendas, como por parte de los clientes finales, es muy buena, y eso nos da mucha energía para continuar trabajando bien. Estamos muy agradecidos de que se hable, por regla general bien, de nuestra marca.

¿Qué creéis que busca un cliente que escoge un Thermidor?
Un cliente que se decanta por un reloj Thermidor, busca una garantía de calidad, y que sea asequible al bolsillo.

Me parece muy novedoso que una marca decida incorporar en su catálogo relojes vintage. Contentará a muchos antiguos entusiastas. ¿Tienen también garantía de 2 años como los modelos actuales?
Por supuesto, iremos incorporando más modelos vintage de la época. Son relojes que están completamente nuevos. Metidos en sus bolsas, sin abrir desde entonces. La garantía que ofrecemos, es la misma, por supuesto.

Del pasado de Thermidor, recuerdo aquellos gloriosos cronógrafos de cuerda de los 70, con un calibre Buran 12. ¿Tenéis pensado añadirlos también a la gama vintage?
Es una pena no tener más. Vendimos los últimos este mismo año a diferentes coleccionistas. Teníamos unas 60 unidades.

¿Qué novedades tenéis pensadas? ¿Lanzaréis modelos nuevos?
¡Claro! Vamos a ir incorporando modelos nuevos permanentemente. Siempre relojes populares, con buena calidad en los materiales, y nunca de precios altos.

Hoy en día hay muchos relojes que son iguales. No hay tantas compañías a las que poder encargar fornituras y maquinarias. Así que al final, todos los modelos acaban pareciéndose mucho. Sin embargo, en el catálogo de Thermidor, hay modelos muy originales, como el Thermidor Instrumental. ¿Cuál es la clave?
Bueno, siempre tratamos de que sean modelos siempre de buena calidad. Trabajamos con proveedores que nos ofrecen cajas y armis de acero de grado 360L. Nuestros calibres son en el 90% suministrados por Miyota. Así que podemos ofrecer una buena calidad y fiabilidad.

Eso es lo principal para nosotros. Ser capaz de ofrecer al consumidor, un producto de muy buena calidad, y a un precio asequible a todos los bolsillos.

¿Qué opinión tienes del resurgir de otras relojeras como Cauny o Micro?
Tal vez pienses que Micro sea una competidora directa de Thermidor. Pero yo prefiero verlo de otro modo. Para nosotros, la competencia, es toda aquella empresa que se dedique a la relojería, y se mueva en los precios que nosotros ofrecemos.

Hay mercado para todos, y que haya competencia de nuevas empresas, y otras que renacen, es síntoma de que hay negocio en este gremio, y eso lo veo como una oportunidad más que como una amenaza.

Por el contrario, que te piensas de esas otras empresas que han cerrado, como Justina?
Si no me equivoco, Justina era la relojera española que quedaba con mayor antigüedad. Así que no puedo sentir otra cosa que pena. Me entristece que desaparezcan marcas de toda la vida.

Me decías que notas un auge de los relojes automáticos por parte de los jóvenes. ¿A que crees que es debido?
Los jóvenes llevan su teléfono móvil siempre encima, y hay muchos que no necesitar mirar la hora en un reloj. En cambio, llevan uno en su muñeca, igual que las gafas de sol, o los zapatos. Es una cuestión de moda y de estilo más que otra cosa.

El mercado de los relojes ha cambiado mucho. Hoy en día somos minoría los que llevamos reloj. Por otro lado la gente, suele tener más de un reloj en casa, aunque no sean aficionados a la relojería. ¿Crees que este cambio es bueno para vosotros?
Obviamente nos perjudica que la gente no lo use como artículo de necesidad para saber la hora.

Otras marcas, se dedican también al regalo promocional, es decir, relojes personalizados para eventos, o como publicidad. Tenéis previsto entrar en ese sector?
Sí, por supuesto. Somos importadores de relojería y ofrecemos a todas las empresas nuestros productos para regalo promocional. Pero siempre tratamos de no hacer daño a las relojerías, que al final, son quienes nos compran.

¿Veremos en un futuro un reloj cronográfico mecánico en Thermidor? Me lo puedo imaginar con materiales como el cristal de zafiro, un movimiento suizo o japonés de primer nivel, y a la vez, respetando la idea de precio competitivo como aquel Buran 12?
Seguramente que sí. Estamos preparando un reloj de caja de acero y corte muy clásico, que montará un movimiento suizo automático de ETA. El fondo será transparante, y lo hemos planteado como una serie limitada a 10 unidades. Esperamos tener más detalles durante los próximos meses.

¿Qué piensas de los relojes digitales? Recuerdo aquellos años dorados a principios de los 80, cuando la mayoría llevábamos un reloj digital en la muñeca. Hoy no veo ninguno en vuestro catálogo, aunque otras marcas si lo tienen.
Aún tenemos algún reloj digital, pero no lo hemos incluido en el catálogo. No son nuestro fuerte, pero hay algunos clientes que los demandan, así que se los proporcionamos.

¿Cómo se lleva lo de ser una empresa independiente española?
Lo llevamos muy bien. Es la forma que nos permite tener una infraestructura pequeña, y no tener que hacer tanta publicad. De esta forma, podemos ofrecer a nuestros clientes un reloj de calidad igual o superior, y a precios mucho más asequibles.

¿Cuál es tu sueño respecto a Thermidor, y a la relojería española?
Que poco a poco vuelva a sonar la marca, y que se considere un reloj de buena calidad. En cuanto a la relojería española, espero que de la mano de Thermidor, vaya siendo un gremio reconocido fuera del país.

Debo agradeceros que como marca, sigáis ofreciendo relojes mecánicos. A los entusiastas de la relojería nos encantan, y con la conciencia ecológica creciente, creo que al público en general les están volviendo a gustar.
El reloj automático, está gustando mucho a la gente joven. Lo tenemos en el catálogo desde que comenzamos hace 12 años, y es una de las referencias con más éxito actual en Thermidor.

¿Qué piensas del reconocimiento que sigue teniendo la marca Thermidor, cuando por ejemplo ves que en eBay todavía se encuentran muchos?
Es muy emocionante ver modelos tan antiguos, y el interés que aún suscitan en la gente.

¿Cómo fueron tus inicios en Thermidor?
Desde que empecé a trabajar, estuve plenamente dedicado a esta marca. Empecé en el taller, ayudando a abrir y cerrar los relojes que remarcábamos para otras marcas españolas. Y descargando cajas cuando recibíamos mercancía, que en aquella época, era casi todos los días. A los 20 años, en compras de mercancía, después en el lado de ventas al cliente.

Vendíamos tanto, que a veces salían los relojes en cajas enteras, que ni se abrían.

¿Qué reloj llevas puesto ahora mismo?
Este.



Y, exceptuando a Thermidor, ¿cuál es tu marca de relojes favorita?
Rolex (risas).

Muchas gracias por el interrogatorio José. Al menos para mi, ha sido esclarecedor, y una conversación muy agradable.
Lo mismo te digo Javier. Y si en el futuro te surgen más cuestiones, aquí nos tienes.