Estado de flow suena como el título de un disco, pero es en realidad el estado mental que personalmente más satisfacciones me produce. Es fácil reconocerlo revisando sus síntomas:

1.- Una pérdida del sentimiento de autoconocimiento, la fusión entre acción y conciencia.
2.- Distorsión del sentido del tiempo, se altera la percepción subjetiva de la experiencia temporal.
3.- Un sentimiento de control personal sobre la situación o actividad.
4.- Cuando se está en el estado de flujo, las personas llegan a estar absorbidas en sus actividades, y el foco de conciencia se reduce a la actividad misma, acción y conciencia se fusionan.

Se le denomina también flujo, y lo he oído llamar deslizamiento, ocurre cuando pones los 5 sentidos en una actividad concreta, de manera que quedas totalmente inmerso en ella. Es un sentimiento que dura mientras se está realizando la acción, pero del que no somos conscientes hasta que ésta ha terminado.

El flujo, fue propuesto por primera vez en 1975 por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi, y lo interesante del asunto, es que llegó a definir los requisitos que debería cumplir una tarea determinada para desencadenar el flow, lo que nos ayudará a inducir ese estado:

1.- Objetivos claros (las expectativas y normas se pueden percibir y los objetivos son alcanzables apropiadamente con el conjunto de habilidades y destrezas).
2.- Concentración y enfoque, un alto grado de concentración en un limitado campo de atención (una persona relacionada con una única actividad tendrá la oportunidad para enfocar y profundizar en el asunto).
3.- Retroalimentación directa e inmediata (éxitos y fallos en el curso de la actividad son obvios, así el comportamiento puede ser ajustado como se necesite).
4.- Equilibrio entre el nivel de habilidad y el desafío (la actividad no es ni demasiado fácil ni demasiado complicada).
5.- La actividad es intrínsecamente gratificante, así no se nota el esfuerzo cuando se ejecuta.