A cuentas de unos de los bulos de Facebook, en el que se mencionaba que en 1956 los límites de velocidad en autopista eran de 120 Km/h, en una época en la que el coche típico era un Seat 600, que no superaba los 90 Km/h, mientras que en la actualidad, siguen estando fijados a 120 Km/h, a pesar que los coches medios rozan o superan los 200 Km/h.

De esta manera, me he puesto a investigar. La primera incoherencia, es que en 1956, aun no se vendía el Seat 600, los primeros, no hicieron su aparición hasta un años después, y ofrecían una velocidad punta oficial, que si que superaba esos 90 Km/h, en concreto, llegaba a los 95 Km/h. En ese año 1956, el coche medio, era más parecido de hecho a un Renault 4-4.

En cuanto a los límites de velocidad, es falso también, quizás te sorprenda que por aquellos años, y hasta mucho más tarde, no aparecerían lo que ahora denominamos límites de velocidad genéricos.

1926: El reglamento, obligación a moderar la marcha.
1934: Se crea el Código Circulación que fija límites a vehículos de carga, en función de su tara, pero no afecta a automóviles.
1974: Se establece el límite de velocidad máxima en autopista a 130 Km/h, la finalidad es el ahorro de combustible con la crisis del petróleo.
1976: Se reduce a 100 Km/h.
1979: Se aumenta a 120 Km/h.
Actualidad: Sigue a 120 Km/h.

Si has llegado hasta aquí, entonces ya me crees, y te has quedado pasmado sabiendo que hasta 1974 los coches no tenían una velocidad máxima genérica limitada, y que cuando ésta se fijó en 1974, lo hizo a 130 Km/h en autopista, o sea hace más de 40 años. En esa época un coche medio podría ser el Seat 124, que alcanzaba una velocidad máxima de 145 Km/h, es decir, 15 Km/h más del límite en autopista.

En pleno años 2016, el límite de velocidad máxima en autopista sigue siendo de 120 Km/h, una época, donde el coche más vendido es el Seat León, que en su versión más popular, alcanza los 194 Km/h. Si fijamos la misma proporción que había en 1974 con el Seat 124, debería fijarse un máximo de 174 Km/h en autopistas para ese Seat León. Y lo que es mejor, si retrocediéramos a 1973 o antes, no tendríamos límite, podríamos circular con total normalidad a esos 194 Km/h que rozarían los 210 Km/h en el marcador.

¿Qué ha pasado? Pues que la mortalidad y los accidentes no han hecho más que aumentar, y que al mismo tiempo, cada vez toleramos menos estas eventualidades. La razón, es que el parque automovilístico, ha aumentado exponencialmente:
1926: 80.000 automóviles.
1934: 150.000 automóviles.
1974: ~5.000.000 automóviles.
1976: ~6.000.000 automóviles.
1979: ~7.500.000 automóviles.
Actualidad: ~28.000.000 automóviles.

En cambio, la longitud de las carreteras, no ha aumentado en la misma proporción:
1970: 139.212 Km de los cuales 82 Km eran autopistas de peaje.
2014: 166.284 Km de los cuales 3.019 Km eran autopistas de peaje.

Ya vemos que apenas tenemos un 25% más de trazados, para un volumen de vehículos que ha aumentado un 600%. Lo que si hemos hecho, ha sido incrementar el porcentaje de autopistas de pago, otra medida más para recaudar.