La nueva Grip 2011, apodada como Classic, viene a complementar a la anterior Grip 2010 denominada Trend con la que coexiste. Lanzada durante marzo del presente año, ha representado un rotundo éxito de ventas para la marca, que ha visto como sus expectativas se veían superadas.

Se trata de una pluma estilográfica asequible, que como su nombre indica, viene a reforzar los valores más clásicos de la marca, pero con novedades destacables que veremos a continuación.



Está disponible en tres colores, el negro, el plateado, y el azul, su principal característica, es que está fabricada completamente en plástico, salvo el clip y el plumín obviamente, por lo que se suma a la Pelikano Super Grip de Pelikan. Que el cuerpo sea de material plástico, es el factor más importante que contribuye a su excelente ligereza de este instrumento de escritura, solamente 11 gramos (15g posteada).

El otro cambio importante es su país de origen, algo que lo delata la leyenda de Made in Europe en vez de Made in Germany. Si miramos con más detalle el packaging, veremos que se producen en Eslovenia. A colación del packaging, es también nuevo en Faber-Castell, un blister de plástico que deja ver el producto, y que mantiene el reconocible color verde de la marca.





Está disponible con plumines de grosor Medio (M), Fino (F), y Grueso (B). Me recomendaron este último, y fui el que escogí. No iban errados, puesto que su trazo es similar al de la Faber-Castell Basic con grosor M. El plumín es de acero con punta iridiada, incorpora el grabado de la marca y el identificador de su grosor. Este elemento si que es Made in Germany. Son detalles que no acostumbramos a ver en estilográficas de este precio.



La escritura es buena, con un flujo de tinta adecuado, que desliza sin rascar. No se si con menos grosor ocurrirá lo mismo. El cuerpo es también muy cómodo gracias a la pequeñas protuberancias redondeadas. El agarre es un poco más blando que el cuerpo, pero no es gomoso, por lo que desaparece el temor a que se deshaga con el paso del tiempo.

Si estamos acostumbrados a plumas de metal más pesadas, podemos sentir que nos falta apoyo. Como si fuera demasiado ligera para el uso que le estamos dando. A los pocos días, esa sensación remite y nos habituamos totalmente a ella.

El clip, que es metálico como decía antes, funciona muy bien, sin apretar mucho ni poco. Personalmente habría preferido el clip en color negro en vez de plateado, porque parece que rompa la linea moderna del conjunto.

El capuchón sale y entra con el conocido sonido del plástico. Ni tiene porque ser algo malo, aunque deberemos valorar como se comporta en cuanto a duración y longevidad.



Estéticamente es bonita y es original, aunque quizás su apariencia es demasiado de barato. Sin embargo el material tiene un tacto agradable y es muy resistente, condiciones fundamentales en una pluma de uso diario.



Su precio oficial es de unos 20€, razonable considerando que las Faber-Castell Basic o Essentio cuestan casi el doble. Sin embargo, y al menos en el momento actual, las Basic se pueden comprar rebajadas mucho más baratas, y en ese caso me iría a por éstas.

Omitiendo este factor, me parece una buena alternativa para la escritura diaria sin muchas pretensiones. Tiene unas formas atractivas, escribe muy bien, y resistirá el uso y el transporte sin envejecer prematuramente.