Es habitual ver a personajes famosos, ya sean de ficción, o celebrities, luciendo de manera espontánea, o con más frecuencia, interesada, diferentes productos y servicios.

Frank Martin conduce BMW o Audi, Lewis Hamilton lleva IWC, mientras que Leonardo Di Caprio lleva TAG Heuer.

En muchos casos, son ejercicios de product placement, o embajadores de las marcas, de este modo, es mucho más complicado entontrar estas políticas en nichos de mercado que ni son de momento de lujo, ni tienen un gran potencial como el afeitado clásico.

Sorprende que el Straight razor shaving, o sea el afeitado clásico, tenga tanta notoriedad en los medios y famosos. De hecho, la selección de a continuación, es tan solo una pequeña muestra de las que siento mayor empatía.

Aquí tenemos por ejemplo a James Bond interpretado por Daniel Craig en la película Skyfall. Aunque en los libros de Ian Fleming, no se especifica, es probable que durante los años 50 y 60 al menos, el agente 007 practicara el afeitado clásico.

El segundo ejemplo es de la pionera serie de televisión Corrupción en Miami, donde en el capítulo “El retorno de Calderón”, el detective James “Sonny” Crocket, interpretado por Don Johnson, hace gala de su habilidad con la maquinilla de seguridad.

En la siguiente vemos a William Adama (Edward James Olmos) en Galactica

La lista podría ser casi interminable: Tony Curtis en La carrera del siglo; Harrison Ford en El fugitivo; Liam Neeson y Leonardo DiCaprio en Gangs of New York; … De hecho, si tienes algo de tiempo para navegar por la web, en Shaving in movies and television, encontrarás muchísima filmografía. Sin duda con mucha más presencia de la que hasta yo mismo podría haber intuido.

Es fácil comprobar como tras ver estas imágenes, la disciplina del afeitado clásico, pasa lentamente de ser algo de otra época, a una actividad llena de clase y glamour, propia de gentlemen.