Hace casi dos años que os hablaba de FileOptimizer, y 1 año sobre su gratuidad, de modo que tocaba actualizar un poco.

Desde entonces he lanzado 15 versiones nuevas, bien fueran mayores, o menores, lo que da un total de 25 actualizaciones en los casi dos años que tiene de vida.

Con la recientemente lanzada versión 6, habréis notado que el ritmo de desarrollo se ha frenado un tanto, y es que funcionalidades que tenía previstas introducir, como la optimización multihilo o el soporte multiidioma, siguen en la lista de tareas pendientes. La razón es muy sencilla, cada vez tengo menos tiempo libre, y cada mejora requiere más esfuerzo de implementación al tener más código escrito.

Sin embargo, sigue siendo puntero en cuanto a eficiencia, con notables incorporaciones como la compresión zopfli que mejora aún más el grado de compresión en archivos deflated (PNG, ZIP, …); el reciente añadido de mozjpeg, que reduce sensiblemente el tamaño de las imágenes JPEG; o las compilaciones personalizadas de Gifsicle que mejoran el grado de compresión en GIF. Esencialmente se trata de mejorar la eficiencia en los formatos más populares.

Por supuesto no se dejan de lado nuevas alternativas, como el recientemente añadido soporte WebP, ni los formatos antiguos, donde por ejemplo la versión 6.00 añade soporte PCX. Su empuje ha hecho asimismo avanzar a otras herramientas vinculadas, como zRecompress.

Quizás lo que más me haya llamado la atención, es que han aparecido bastantes reempaquetados, que a modo de warez, y no me preguntéis el motivo, distribuyen desde servidores de descargas la versión “full”. Muy extraño teniendo en cuenta que sólo hay una versión, ya es full, y es gratuito, y con descarga directa. De hecho, hasta su código fuente lo es. Lo atribuyo a una prueba más de su éxito.

Gracias a las sugerencias de los usuarios, se han ido añadiendo nuevas opciones y capacidades, al mismo tiempo que se resolvían problemas que se me habían pasado por alto.

Para actualizar un poco las cifras que di en su día, actualmente tiene una media semanal de 800 descargas, y una base de usuarios activos que tienen activada la comprobación automática de actualizaciones de 3.500 por semana. Es decir, no solamente hay una cantidad muy respetable de descargas, sino que además los que lo descargan, lo utilizan con regularidad.

Al mirarlo en retrospectiva, debo destacar por un lado la pantalla de opciones. Ésta incluye la posibilidad de resetearlas a sus valores por defecto, como ya hiciera en XPlorer, y en mi opinión, es una opción que todo software debería incorporar. Ofrece una posibilidad de dejarlo como vino de fábrica sin necesidad de desinstalar, lo cual es útil cuando hemos tocado algo que no sabíamos muy bien que era. Además, y en aras de esa facilidad, las opciones se diseñaron para estar todas desactivadas por defecto, de manera que si vemos algo activado, es señal que lo hemos modificado nosotros. Así, podemos saber muy fácil si se modificó algo o no.

La otra es su soporte nativo de arquitecturas x64. Llevo más de 8 años abogando por la transición a los 64 bits, así que no son sólo palabras, sino también hechos. El paquete incluye el ejecutable principal tanto en 32 como en 64 bits, y la mayoría de plugins están optimizados también para las dos arquitecturas, aunque ello haya requerido que los haya debido compilar yo mismo.

Es una marca histórica personal, que haya logrado alcanzar la versión 6, y me siento especialmente orgulloso. Al mismo tiempo, sigue siendo la herramienta de optimización sin pérdidas que más formatos soporta, y que mejores grados de reducción consigue según análisis de terceros.

La puerta sigue abierta al futuro, con nuevas actualizaciones de sus plugins, y por supuesto nuevas incorporaciones en las que estoy actualmente investigando: optimización HTML, CSS, Javascript, e incluso assemblies .NET.

De nuevo gracias a todos lo que usáis File Optimizer, y a los que no, os animo sinceramente a probarlo. Podéis haceros con él en la página de descargas de Sourceforge.