Hace unos meses publicaba Reflexiones acerca de FileOptimizer, donde os explicaba el gran esfuerzo que hace falta para mantener un producto como FileOptimizer, siendo totalmente gratis. En aquel momento, acababa de aparecer FileOptimizer 9, y desde entonces, hemos llegado ya a FileOptimizer 10, que además, celebra su quinto aniversario. 5 años en software, son un mundo, en particular, si hablamos de un desarrollo que está mantenido solamente por una persona, y de la que la cantidad de actualizaciones se cuentan por decenas, con una evolución palpable.

A tenor de sus estadísticas, no puedo estar más satisfecho con la popularidad que está adquiriendo.

Mi vida personal, está ocupada con uptime para DOS, o con PatchPE, a lo que debemos sumar otros inconvenientes que necesitan mi atención. Todo ello, sin contar mi vida profesional, mis amigos, mi familia, y las ocupaciones domésticas.

Hay que entender, que es un proyecto por hobby, que desarrollo porque me apetece, y que desinteresadamente, pongo a disposición de los usuarios, un comportamiento que no se da en sectores diferentes de la informática y las artes.

Cuando observo usuarios, que lo único que hacen es exigir, y muy pocas veces agradecer, llego a sentirme como si fuera tonto. Me explico, destino tiempo, y esfuerzo, que podría dedicar a otras actividades, para poner a disposición de quien pueda interesar, mi trabajo. No pido nada a cambio, aunque lo agradezco. Entonces, llega un punto, en el que paso más tiempo aguantando quejas, o resolviendo trivialidades, que haciendo lo que verdaderamente quiero hacer.

Para que os podáis hacer una idea, os pongo algunos ejemplos:
– Me preguntan donde se guarda FileOptimizer.ini o FileOptimizer.log: No sería mejor que utilizaran la herramienta que tiene Windows para buscar archivos, en vez de contactarme, y hacerme perder tiempo leyendo el correo y respondiéndolo, cuando tu mismo podrías resolverlo si pusieras algo de empeño.

– Sin haber probado el programa, critican que no esté traducido al español, y cuando les doy la posibilidad de colaborar en su traducción, simplemente se olvidan del asunto.

– Se quejan de que su herramienta antivirus, detecta falsas amenazas en FileOptimizer, entonces les indicas que lo reporten a los desarrolladores en cuestión, y de nuevo ahí termina el asunto, sin hacer nada.

– Se ofrecen para difundir FileOptimizer publicando un artículo en Wikipedia, una iniciativa que me parece estupenda, pero que una vez más, y llegado el momento de hacerlo, se olvida, y se queda estancada.

– Me informan de errores en el programa, que en realidad, son causados por plugins de otros autores. Cuando les pides que se lo reporten al autor correspondiente, dando incluso detalles de cómo hacerlo, el asunto se queda parado.

– Me sugieren nuevas funcionalidades, que yo gustosamente implemento. Me ruegan una compilación nightly para poderlas probar, y gustosamente la genero. Pero después de todo, cuando les toca probarlo, no hacen nada en absoluto.

– La lista podría continuar páginas y páginas reportes de errores incompletos, propuestas que quedan también abandonadas, …

Son quejas sistemáticas, que corroboran esa actitud de lo mucho que nos gusta quejarnos, y de lo poco que nos gusta hacer. Que indican que esas cosas que les parecen tan importantes, en realidad no lo son, porque no son capaces de mover un dedo para cambiarlas. Son importantes, mientras otros se las resuelvan gratis, y ellos no deban hacer nada. Pero las cosas no son así, en este mundo que vivimos, todo cuesta dinero, así que tal vez deberíamos aprender más a agradecer, y menos a exigir.

Imagina que alguien dedica miles de horas a fabricar zapatos. Se organiza de modo que consigue que otra gente le ceda los materiales, e incluso a veces, los paga de su propio bolsillo. Entonces, te ofrece un par, y tu, de manera libremente, decides si aceptarlos o no. Se que te costará de creer, pero salvando las distancias, esto es lo que hago con FileOptimizer. Lo lógico, sería que tu agradecieras su gesto, que le dieras uno o dos euros por las molestias, o que al menos, te dedicaras a hablar a tus conocidos de esa iniciativa. ¿En cambio que es lo que haces? Pues te quejas de que el color no te gusta, de que los has metido en la piscina, y el cuero se ha dañado, etcétera. ¿Recuerdas que fuiste libre de aceptarlo? ¿Recuerdas que el señor zapatero dedicó mucho esfuerzo sin recibir nada a cambio? Piénsalo de este modo, ¿qué has hecho tu a cambio para devolver el esfuerzo a la comunidad? ¿Para hacer del mundo un sitio mejor?

En lo que a mi respecta, he decidido que en adelante, ignoraré todas estas peticiones. No voy a perder más tiempo en algo que no sea el desarrollo de FileOptimizer, aunque ello implique que mi nivel de soporte, y mi respuesta al “cliente” empeore. Incluso es probable, que mi soporte requiera que los usuarios hayan donado, para así al menos tener una prueba de su implicación real con la comunidad.

Si estoy comprometido con FileOptimizer, lo único que pido a cambio, es que las demandas y peticiones, provengan también de usuarios comprometidos.