Había trabajado con Borland Interbase recién salida la versión 5, y no había vuelto a usarlo desde entonces.

La versión 6 se liberó como Open Source, y actualmente Borland vende ya la versión 7.1, que sigue siendo un producto comercial.

La versión de código abierto evolucionó a Firebird 1.0, y ahora está apunto de aparecer la versión 1.52 con mejoras en el rendimiento y la estabilidad de la base de datos.

Por motivos de trabajo, he estado evaluando Firebird, como posible sustituto de PostgreSQL y de MySQL con tablas InnoDB para proyectos de mediana y gran envergadura.

Me ha sorprendido lo compacto del sistema, y sobre todo las características que soporta (triggers, stored procedures, excepciones, dominios, …). La velocidad de ejecución sigue siendo bastante buena.

Firebird puede ejecutarse con un bajo consumo de recursos, mientras que tiene todas las prestaciones disponibles en SGBD más grandes y caros.

Parece soportar con facilidad grandes cargas transaccionales de concurrencia, y es capaz de funcionar en varias plataformas, al mismo tiempo que se ciñe muy bien a SQL-92, y regular a SQL-99.

Tengo mis dudas en cuanto a escalabilidad del sistema. Ni la arquitectura clásica, ni la superserver, parecen solucionar satisfactoriamente este apartado. No permite upsize a varios servidores con balanceo de carga, y solamente la antigua estructura clásica soporta SMP.

Usando el excelente frontend Marathon es realmente sencillo trabajar con Firebird. A nivel de administración, y gracias a que motor es fundamentalmente auto-tuneable se reduce de forma drástica el tiempo de instalación, configuración y ajuste. A medida que el servidor va funcionando, se van ajustando de forma automática ciertos parámetros internos para mejorar el rendimiento previsto con los recursos existente.

A nivel de interoperabilidad, no hay problema en conectar desde PHP, Java, Delphi, o cualquier otra tecnología que tenga conectividad ODBC.

Salvo el problema de la escalabilidad, Firebird, me parece como mínimo una excelente alternativa para entornos pequeños y/o de desarrollo. En aplicaciones más complejas tendré que explorar con más detalle sus límites antes de aventurar una decisión.

Probablemente los desarrolladores se centren tarde o temprano en la mejora de este punto. Si esto ocurre pronto, Firebird podría ser sin duda la apuesta a hacer para más del 90% de los proyectos.