Gracias al soporte de CCNI Radio, Droid de ZonaCasio y un servidor, hemos emprendido una tarea que combina nuestro cariño a Casio, junto al de la radio, si bien actualizado en forma de podcast.

El programa de Shock the Radio, dedicado en las primeras entregas a la emblemática Serie 5 (Five Series) de Casio G-Shock, pretende entretener a la vez que pone en el contexto de nuestras vidas y recuerdos esas maravillosas piezas de Casio.

En la sección de podcasts de CCNI Radio los tenéis disponibles, así como las transcripciones en ZonaCasio. Los audios están también disponibles para escucharse en linea directamente desde Instaaudio.



No obstante, me gustaría hacerme eco de todo el, espero que interesante, contenido que hemos ido desgranando.

Shock the Radio – Five Series #1: Speed

8 de abril de 2018

Estrenamos “Shock the radio” con un espacio que dedicamos a las series 5 de G-Shock, al cual hemos llamado “Five Series”. Por las imágenes no hace falta ni que os mencionemos a qué le hemos dedicado este primer espacio y, además, tenéis a continuación su contenido (o la parte central del mismo) en un coloquio/entrevista/reflexión o como lo queráis llamar, entre Guti y un servidor.

Si lo descargáis, podréis escuchar también unos pequeños cortes del presidente de Casio en Colombia, y también una breve intervención de Adan que gentilmente nos ha “prestado” de su canal en Youtube, STC.

Para descargar el primer número de Five Series en el podcast de Shock the radio, acceded a esa sección en CCNI Radio y a continuación abrid la carpeta relojería, dentro de ella encontraréis otra llamada “Shock the radio” donde los iremos colocando. ¡Disfrutadlo!

CCNI: Empezaba la década de los 90 y lo hacía con una película de acción en donde la participación de su dupla protagonista, Sandra Bullock y Keanu Reeves, fue crucial. Un guión muy logrado, y el papel magistral de Dennis Hopper como “el malvado” ex-policía experto en explosivos Howard Payne, colocó a esta cinta en los primeros puestos de la cartelera. Se trataba, cómo no, de “Speed”, cuya idea de un vehículo que pierde el control no era novedosa en sí misma (lo hemos visto incluso en aviones de pasajeros), pero sí lo era el guión, cargado de acción y con un final estrepitoso y fulgurante a bordo de un vagón de metro.

Pero si todos tenemos algo grabado en la memoria de esa película son las primeras escenas, con el mismo Keanu Reeves, que interpretaba al policía Jack Traven, tras haber desvaratado los planes de Payne, entrando en la cafetería una -en apariencia- apacible y tranquila mañana de un soleado día, y saliendo a marchas forzadas de allí consultando su reloj. En su muñeca un G-Shock digital, el DW-5600 (DW-5600C-1V con caja de metal, antecesor del actual DW-5600E), que se convirtió -por si ya no lo era bastante- en un objeto icónico.

En este podcast de “Five Series”, dedicado a eso, a los modelos de la Serie 5 de G-Shock, vamos a hablar de todo ello con nuestro invitado habitual, Guti, de la conocida publicación “la bitácora de Guti”. Bienvenido Guti.

Guti: – Gracias a CCNI por contar conmigo. Espero estar a la altura.

CCNI: – Se puede decir que una de las películas modélicas de G-Shock fue esa precisamente, “Speed”… Empecemos con una pregunta bastante lógica: ¿Qué significó para ti? ¿Recuerdas por dónde estabas en aquellos primeros años noventa?

Guti: – Speed, con aquellas traducciones libres que se hacían antaño (“Máxima Potencia”), representó la primera película de Keanu Reeves que me interesó. Reeves era el chico guapo que a mi modo de ver no salía de ahí. Con “The Matrix” volvería a cambiar. Sandra Bullock era la típica niña buena y al menos yo no la conocía en esa época. La película con mucho ritmo me recordó a esos films de los 80 y los 90 del estilo a “Límite 48 horas”. Películas sin demasiadas pretensiones pero que resultaban entretenidas. Ahora es justo lo contrario, películas con muchas pretensiones y que aburren. Recuerdo el estreno de la película, verano de 1994 y yo estaba en uno de los muchos cines que había en mi barrio, y de los que no queda ninguno. Con 18 años la vida era muy diferente en aquellos días.

CCNI: – Algo que llama la atención de “Speed”, o que a mí me lo llamó en su momento, es que durante años se tendía a confundir el DW-5600C de Keanu, con el DW-5600E que vendría poco después. Quizá, obviamente, por su estética, ¿verdad?

Guti: – Si por supuesto. Además G-Shock no era para nada lo que es ahora. No eran relojes tan conocidos. Si bien Casio tenía mucha fama en relojes digitales, pocos sabían sobre su submarca. Tal vez precisamente el DW-5600C de “Speed” fuera el reloj que empezara a dar popularidad a G-Shock, que hasta entonces al menos en España sólo se usaban en entornos profesionales.

CCNI: – Aparte de las magníficas escenas del principio del filme, de las que hablábamos antes, con Keanu Reeves saliendo de la cafetería mientras no dejaba de mirar su reloj, ¿qué otra escena recuerdas como más impactante, o que te haya resultado más llamativa?

Guti: – En su momento me llamó la atención el conjunto. El product placement no era algo frecuente y ver un Casio en el cine me llenaba de orgullo. Las dos o tres veces que la he visto después, mi escena favorita coincide al completo con la vuestra. Un reloj con un papel de protagonista durante los primeros minutos.

CCNI: – Yo pienso que si Keanu Reeves no hubiera aceptado el papel, o se lo hubieran propuesto a otra persona, creo que un aspirante muy acertado habría sido Tom Cruise, mientras que en el papel de la chica le habría venido magníficamente a Angelina Jolie, ¿qué piensas tú? ¿Crees que Keanu y Sandra fueron una inmejorable pareja de protagonistas para “Speed”?

Guti: – En absoluto. A Keenu no le pegaba ese papel, aunque admito que lo hizo bastante bien. Me quedo con Tom Cruise como vosotros. Un actor que ya tenía experiencia en papeles de ese estilo, y al que luego hemos visto llevando algunos relojes más de Casio. Sandra sigue sin gustarme ahora, es un poco como Julia Roberts. En cambio Angelina Jolie si que me gusta mucho, pero viendo lo jovencita que se la veía en su siguiente trabajo (Hacker), donde también había un Casio de protagonista le hubiera quitado algo de fuerza. ¿No creeis? Por decir alguna, yo diría Courtney Cox.

CCNI: – Obviamente, si nos trasladamos a aquel 1994, ni Keanu Reeves ni Sandra Bullock eran lo que son ahora, sobre todo en el caso de Reeves tras su paso por la trilogía de “Matrix”, que le catapultó definitivamente al estrellato. Personalmente creo que esa es una de las ventajas que tuvo Speed: contar con actores aún no consagrados, que se esforzaban de verdad por ofrecer lo mejor de sí mismos, ¿opinas igual, Guti?

Guti: – Tenéis mucha razón. Speed fue la película que desencasilló a Keeanu, y que de no ser por ella se habría quedado en un “Rob Lowe” más.

CCNI: – Volviendo al G-Shock DW-5600, era lógico que en aquellos años las muñecas de muchos hombres vistiesen digitales, por desgracia dudo que eso pudiera ser ahora, y seguramente habríamos visto algún modelo mecánico analógico, o un ana-digi de G-Shock. En ese sentido el DW-5600 del oficial de policía Jack supuso uno de los últimos brillos estelares de un reloj digital como protagonista de una película, tan habituales en los años ochenta. Eso colaboró a crear, indudablemente, esa atmósfera tan “retro” y nostálgica en “Speed”, ¿piensas o mismo?

Guti: – Es uno de los aspectos que más me atraen. Era una época donde un reloj digital representaba tecnología, algo parecido a lo que son los smartwatches ahora. Pero tecnología que podía usarse y era fiable, algo que aún no han logrado los relojes inteligentes. Además era un reloj que aparecía en la película de manera desinteresada. Hoy en día Jack habría lucido un Hamilton pagado por el Grupo Swatch. Retomando lo que decía antes vimos a Cruise en Misión Imposible con un DW-290, un DW-6900 y un MTG-910. De nuevo volvieron los digitales con él, de hecho MTG eran sinónimo de digitales, y ahora son lo contrario.

CCNI: – Algo que muchos no saben es que el Casio DW-5600C fue un reloj homologado para vuelos espaciales por la NASA. Dejó su impronta. ¿No crees?

Guti: – El marketing es muy poderoso. Todos conocen los Omega que fueron a la Luna, aunque pocos saben que en realidad los Poljot rusos llegaron antes, o que el Casio DW-5600 fue certificado por la NASA. Algo muy meritorio considerando que costaba como 20 veces menos que el Omega.

CCNI: – Y ya para finalizar este espacio de “Five Series”, ¿la película hubiera sido distinta sin el G-Shock DW-5600? Me refiero a que, obviamente el G-Shock no tiene un papel crucial, pero ese detalle, esos “pantallazos” de todo un “clasicazo” de los digitales, le da mucho más carisma, “fuerza” y espectacularidad, sobre todo para quienes amamos los relojes y, especialmente, los digitales. ¿Algún otro reloj podría suplir al DW-5600, sin perder ese “carisma”?

Guti: – Si me preguntas si hubiera sido diferente con un reloj analógico, rotundamente sí. Un reloj digital con los segundos en movimiento acentúa esa idea de tiempo. Sin embargo si hubiera llevado un Seiko digital, no habría cambiado demasiado.

CCNI: – Pues muchas gracias Guti, por acompañarnos, y como siempre desde “Five Series” recomendar a nuestros oyentes que no se pierdan las novedades y la actualidad tanto en javiergutierrezchamorro.com, como en zonacasio.com. Desde este lado os emplazamos hasta el próximo programa, esperando que éste os haya resultado muy entretenido. ¡Disfrutad vuestras “Five Series”!

Shock the Radio – Five Series #2: Las bull-bars

14 de abril de 2018

Este es un tema que tenía ganas de abordar desde hacía tiempo, inicialmente como un reportaje para ZonaCasio, pero creo que será más ameno y entretenido si lo hacemos en este espacio de Shock the Radio, el de las Five Series. Me estoy refiriendo a las bull-bars dentro de G-Shock, o más concretamente dentro de las cinco-series.

Inicialmente ninguno de los G-Shock fue concebido para incorporar bull-bars, algo que vendría bastante después y que se convirtió en una moda, tanto es así que muchos de los G-Shock, y también de los Baby-G, ya venían de fábrica con ellas. De hecho las Bull-Bars no llegarían a las “Five Series” hasta 1997, con el DW-5600ED y ya con el módulo 1545, o sea: los basados en el DW-5600E.

Droid – Como siempre en este espacio de las “Five Series”, contamos con Guti para acompañarnos. Lo primero que habría que explicar es qué son las bull-bars o “face protectors”, ¿verdad, Guti? Explícanoslo tú, para empezar.

Guti – Hola Droid, y gracias nuevamente por contar conmigo en Shock the Radio. ¿Vamos a relojear?

Las bull-bars o face protectors son como su nombre indica protecciones para la esfera del reloj que la protegen, en especial el cristal ante eventuales golpes o impactos.

Droid – Las bull-bars enfatizaban esa imagen de relojes duros y resistentes, ofreciendo una protección extra que, sin embargo, a mí siempre me costó bastante entender y mucho menos aceptar, porque soy uno de los que no le gustan nada y me parecen todo un incordio. ¿A ti te agradan?

Guti – Así es, las bull-bars dan un toque reforzado al reloj, una imagen de dureza y robustez. Estéticamente si que me gustan, recuerdo en mi niñez que se pusieron de moda ese tipo de añadidos, y yo lo llevaba en mi reloj de aquel tiempo, un Cauny de cuerda heredado. Te puedes imaginar que era de plástico gomoso, y no pegaba para nada con el reloj tan clásico, pero estaban de moda las personalizaciones y los aditamentos. Desde los alerones en los coches, hasta aquellos cordones fosforescentes que poníamos en las zapatillas. Era pura tendencia más que pragmatismo o sentido práctico.

Sin embargo siempre me han parecido bastante inútiles o innecesarios. En un reloj digital, impiden la visualización de partes de la pantalla, y además por su carácter decorativo, muchas veces resultan más frágiles las propias bullbars que el cristal que pretenden proteger. No es el caso de Casio, pero todos recordaréis esos face protectors baratos que perdieron la pintura negra, que se oxidó el metal o que se doblaron. Era peor el remedio que la enfermedad y quedaban fatal.

Droid – Uno de los detalles que obligaron a G-Shock a rediseñar el frontal -bueno, en realidad todo el bisel, o “bezel”, como prefiráis llamarlo- de las “five series” fue la incorporación precisamente de esas bull-bars, lo que les llevó a “sobre-elevar” las dos partes centrales con las palabras “G-Shock” y “Protection” del plano del bisel, con el fin de alojar bajo ellos mejor y más firmemente la zona central de las bull-bars, ¿este rediseño te agradó, o eres de los que le tienen cierta manía y prefieres el diseño anterior, más plano?

Guti – No me gustó ese cambio, pero en la práctica tenía una ventaja. Que evitaba que la resina de la caja y el bisel acabase deformándose por la presión que ejercían las bull-bars. Tengo una imagen grabada de un DW-6900 con unas bull-bars aftermarket, y al cabo de pocos días ya se notaba la marca de las mismas sobre la resina.

Droid – Curiosamente en el DW-5700 el molde tomado para las nuevas reediciones de este 2018 es “el antiguo”, así como en algunas ediciones especiales de los 5000, ese guiño a lo clásico es bastante de agradecer, pero ¿qué piensas sobre el no rediseño del bisel en los 5700 para las bull-bars? ¿Ahorro de costes por parte de Casio, o simple desgana?

Guti – Me parece que son ambos motivos. Hemos visto como últimamente Casio no innova demasiado en digitales por decirlo suavemente. Si saben que ese reloj se venderá con menos cambios y menos trabajo, ¿por qué invertir más? La antigua Casio de los 80 no se habría comportado así, pero la nueva sí, lo cual es una lástima para los verdaderos aficionados de la marca.

Droid – El significado de “bulls-bars” siempre es motivo de controversia, “protector facial” (face protectors) es un nombre que nunca me resultó acertado, pero lo de “barras de toro”, en referencia a las barras de protección ante los toros tan populares en Estados Unidos, tampoco se puede decir que sea lo más acertado o lo más específico sobre su función, y hablando de esta, ¿de verdad le ves una función práctica, y no un simple “accesorio” estético? Yo es que dudo mucho que ante un impacto las barras eviten que se parta el cristal mineral, la verdad…

Guti – Exactamente. El nombre se ha tomado prestado de las bull-bars en los automóviles, principalmente americanos. Esas protecciones que tenían por objetivo proteger el frontal del vehículo ante posibles colisiones con animales. De hecho muchos aducían que era una forma de proteger el motor ante un atropello. Era un absurdo, porque si consideramos el típico pick-up estadounidense de 2.000 Kg, aunque sólo circulase a 40 Km/h cuando choca con un toro de 400 Kg, las barras deberían resistir una fuerza de varias toneladas por metro. Sencillamente no servirían de nada.

Cuando comentaba lo de los alerones en los coches, recuerdo también que en nuestro país se pusieron también de moda las bull-bars. Ancladas al paragolpes, o bien con la intención de proteger los faros. Al final ocurría lo mismo que con las bull-bars baratas. Esas protecciones se doblaban y se oxidaban, y llegaron a extinguirse cuando los dueños se dieron cuenta que era peor el remedio que la enfermedad. Es decir, su beneficio era puramente estético.

Me viene a la memoria aquellos remedios como aquellas cintas que se ponían en el guardabarros para descargar la electricidad estática, jeje.

Droid – Existe una variante de barras metálicas, o de “protectores metálicos” para ser más exactos, que incluyen almohadillas de goma o resina, con lo cual si las bull-bars estándar ya molestaban y eran ostentosas, pues imaginaros esos otros modelos… La intención es doble: que la propia barra no raye el cristal y, obviamente, amortiguar los golpes frontales, pero en contrapartida si un G-Shock ya dispone de bastantes elementos a mantener (correas y bisel, al menos), añadiríamos dos “preocupaciones” más, como son las almohadillas y la propia barrera metálica. Tal como están los recambios en G-Shock, no parece buena idea que se las pongamos a nuestro reloj o elegir un modelo con ellas, ¿verdad?

Guti – Mencionas un aspecto muy interesante. Y es el de los recambios G-Shock. Si Casio pretende cobrar 20€ por una correa de resina para un DW-5600E que cuesta 60€, nadie cambiará la correa. Obviamente eso va en detrimendo de la imagen de relojes duraderos que tenía antaño. En cuanto a las almohadillas son incómodas tal y como bien apuntáis porque restan todavía más legibilidad. Llevados al extremo, todo debería ser una bullbar y entonces no veríamos el cristal para nada.

Creo que pretenden eliminar un problema de la forma equivocada. Si queremos proteger el cristal, tenemos en G-Shock los biseles de resina sobreelevados que los protegen. Esa era su función, y fue la forma en que Kikuo Ibe y su equipo lograron que el reloj resistiera impactos desde 10 metros de altura, lo que incluía el cristal. No montaron bullbars en ningún momento, es decir, a nivel de protección fueron innecesarias, lo que nos confirma que son simplemente un accesorio estético, que como estamos viendo, aunque es muy táctico, da más problemas de los que solventa.

Droid – Hablando un poco sobre su mantenimiento, obviamente al ser un elemento tan básico y simple los cuidados no son demasiados: desarme de cuando en cuando, y limpieza. Sin embargo a mí, que he tenido algún modelo de reloj con ellas, lo que más me desagradaba es el descascarillado de la pintura, por lo tanto creo que el mejor consejo que podríamos dar a los que piensen en llevar un reloj así, es que lo elijan en metal desnudo, sin pintar o, de ser pintadas, que sean con un recubrimiento sólido y resistente, como DLC. ¿Se te ocurre algún consejo más que darles a los amantes de las bull-bars? ¿Recomendarías “repintarlas” a las que estén dañadas?

Guti – Claro, el recubrimiento DLC evitaría esos desconchones de la pintura, que eran inevitables tras “proteger” el reloj del primer impacto. De cuidados, me preocupa más lo de las marcas en la caja, y eso tampoco es algo que tenga solución.

Sinceramente, para mi las bullbars son como las serigrafías en una correa. Algo que puede que embellezca el reloj, pero que lo hace más proclive al envejecimiento prematuro.

Droid – Podría decirse que las bull-bars es seña de identidad de G-Shock, sin embargo no es del todo así, otras marcas e incluso modelos dentro de la gama Collection de Casio las llevaban. A mí no dejan de recordarme a esas barras tan ostentosas de las defensas de los automóviles en los años ochenta (por cierto, se denominan también bull-bars y por fortuna ahora están prohibidas, eran un auténtico peligro en caso de atropello), supongo que al igual que hay preparadores que venden biseles de G-Shock llenos de diamantes, también hay amantes del “tuning relojeril” que quieren este tipo de accesorios cuanto más grandes y aparatosos mejor, ¿una muestra más de ese lado de “G-Shock-moda”, alejándose de aquel “G-Shock-herramienta” de los años ochenta, Guti?

Guti – Lo defines muy bien con eso del “tunning relojeril”. Estamos de acuerdo, los bull-bars son una personalización, no algo que aporte mejoras sobre el diseño, que ya es esencialmente bueno y resistente en los G-Shock.

Puede que con cristales de plexyglas como llevan la mayoría de Collection, las bull-bars estuvieran justificadas. Pero siempre hay soluciones más sencillas. Comentaba el bisel de los G-Shock, pero tenemos más. Evitar los cristales muy abombados y que tan poco nos gustan, porque al final los hace la parte más probable de llevarse un golpe o un roce.

Droid – Y ya para terminar, en las Five Series de caja cuadrada creo que molestan menos las bull-bars que en los modelos de caja redonda, aunque solo sea por la misma forma lateral del reloj, y creo que en relojes como el GD-400, la integración es perfecta, y demuestra que de verdad están diseñados para llevar bull-bars, ¿tú crees que podríamos ver en un futuro un Serie 5, como los DW-D5600P, pero con las bull-bars integradas totalmente en su frontal, como en el caso del GD-400 que mencionaba?

Guti – Estaba pensando justo eso. Si hay un modelo en donde las bull-bars no hagan perder funcionalidad al reloj, es el GD-400. Como en el DW-5600P, no cubren información en el LCD, pero además en los GD-400, tampoco cubren las leyendas en la esfera, que es uno de los aspectos que menos benefician al DW-D5600P. A los aficionados nos gusta ver el reloj, y fijarnos no solamente en la hora, sino también en esas inscripciones de WR20BAR que le dan contexto al reloj.

En cambio me parece positivo precisamente lo opuesto, que no sean fijas y que el usuario pueda ponerlas o quitarlas fácilmente en base a sus preferencias estéticas. Muchos aficionados estarían dispuestos a pagar 2 o 3€ más porque el reloj las llevara.

Claro que puestos a incluir cosas, preferiría que trajeran una correa y un bisel de reemplazo. Un poco como otros relojes, e incluso otras gamas de Casio, que a veces incluyen una correa puesta, y otra de cortesía.

Droid – Muchas gracias, Guti, por estar una vez más con nosotros compartiendo este espacio de las Five Series, dentro de Shock the Radio, para nuestros oyentes (y también lectores), y nos veremos en la próxima. Esperemos que sea prontito.

Guti – Me ha encantado poder compartir este rato con vosotros. Espero que a los lectores y los oyentes también, porque al menos yo, estoy impaciente por la siguiente entrega del programa.

Shock the Radio – Five Series #3: Los relojes soviéticos

21 de abril de 2018

En esta edición de las “Five Series” dedicadas a los relojes G-Shock vamos a tratar un interesante tema que seguramente sea de mucho atractivo para muchos de vosotros: se trata de los relojes de los ochenta, pero enfocándonos a los relojes soviéticos.

Muchos pensaréis qué tienen que ver los relojes G-Shock con los relojes soviéticos. El caso es que en la URSS fabricaban muy buenos relojes y era habitual ver digitales -copias de relojes occidentales-, como los Elektronika, para el mercado interno, un mercado bastante cerrado hasta los noventa, en donde todo eso se derrumbó como un castillo de naipes.

En estas “Five Series” de Shock the Radio vamos a abordar este interesante tema con uno de los grandes aficionados de la relojería rusa, como lo es Guti, desde un prisma un poco diferente, desde el prisma G-Shock, por supuesto. Porque no deja de ser llamativo que los rusos lo hayan copiado todo en cuanto a relojes de cuarzo, excepto los G-Shock o, al menos, su concepto. ¿Nunca os ha resultado esto curioso?

Droid – Una de las razones por las cuales puede que G-Shock no haya sido copiado en Rusia (y cuando hablamos de Rusia nos referimos a la URSS de la época, claro), es que cuando los G-Shock empezaron a ser conocidos y famosos la URSS ya no existía prácticamente, y aparte de eso en Rusia los G-Shock no creo que hubieran sido muy conocidos, ¿verdad, Guti?

Guti – Hola otra vez Droid, y por supuesto a todos los oyentes. Porque hoy tenemos una temática verdaderamente interesante y original. Hasta donde yo sé, a nadie se le ha ocurrido comparar G-Shock con los relojes rusos. Suena muy interesante. ¿Vamos a relojear?

Creo que tienes razón, la Prestroika fue en 1987, y en aquella época G-Shock apenas tuvo éxito comercial. Recordemos que Casio estuvo a punto de acabar con ella varias veces. Sin embargo, ese mismo año es cuando apareció el DW-5600C, el punto de inflexión del que estuvimos hablando en la primera entrega con “Speed”. El 5600C fue el modelo que comenzó a traer el éxito a G-Shock.

Si por algo destacaban los rusos era por copiar aquello que funcionaba, un poco como los chinos hoy, solo que en mi opinión ellos lo hacían mucho mejor. No tenía sentido clonar o mejorar algo que no había cuajado, que no tenía demanda como fue el caso. Pero el otro punto importante es que si bien G-Shock eran tradicionalmente relojes muy resistentes, ello no quería decir que fueran duraderos. La Unión Soviética buscaba el concepto de duración en primer lugar, y luego el de resistencia, de manera que tampoco creo que les encajase demasiado la idea.

Droid – Una pregunta que yo creo que todos nos hacemos, teniendo en cuenta que en cajas y en construcción era envidiable el diseño ruso, y la construcción rusa, ¿crees que los G-Shock, si hubieran sido fabricados en Rusia bajo la marca Elektronika, éstos hubieran seguido el mismo concepto y diseño que los G-Shock de Casio? ¿O tal vez los rusos hubieran hecho algo distinto? Por ejemplo, un bisel aún siendo intercambiable, más longevo o incluso un bisel metálico con protecciones internas de resina como ha hecho Casio en sus últimos GMW-B5000.

Guti – Probablemente a nivel de ingeniería y construcción el enfoque habría sido muy diferente. Por ejemplo los Vostok Amphibia, pese a estar inspirados en los relojes de buceo suizos de la época de los 40 y 50, no era una copia. Una idea que implementaron era que la presión del agua en la esfera es la que comprimía la caja con la presión. A mayor profundidad, más hermética era. Algo que era efectivamente muy ingenioso, y más fácil de fabricar que las técnicas clásicas de sellado. Eso permite incluso hoy en día que Vostok ofrezca relojes mecánicos con resistencia al agua de 200M a precios que rondan los 60€ solamente.

Así no creo que hubieran usado resina, los relojes rusos que han usado resina son bastante recientes, principalmente por su poca durabilidad y la necesidad de recambios, algo que encarece mucho el soporte del producto a lo largo de su vida. Tiene sentido lo del bisel metálico, pero conociéndoles, podría haber sido hasta de madera, jeje.

Droid – Quizá uno de los aspectos más controvertidos e impactantes, es que en Rusia los relojes -que es algo que la filosofía occidental parece no acabar de entender- estaban hechos para durar, un reloj tenía que durar toda la vida y si podía pasar de generación en generación mucho mejor. El concepto ese de un reloj resistente, duradero, que fuera para toda la vida, e incluso para heredarlo los familiares del comprador, un reloj con esta filosofía, ¿se adaptaría a G-Shock? Lo digo porque G-Shock son relojes duros, son relojes que aguantan impactos y demás, pero longevos, lo que se dice longevos, no deja de ser un reloj en este sentido bastante limitado, porque necesita sus recambios, necesita su mantenimiento, las correas “se autodestruyen” -como algunos dicen-, obviamente esta filosofía no es la rusa de la época, choca totalmente con ella, y por ello al resultar tan contradictorio, ¿G-Shock no habría tenido el impacto en Rusia, como sin embargo sí lo tuvo en Estados Unidos, lo cual es muy curioso? De manera que de haber surgido este reloj en Elektronika, ¿habría tenido el mismo impacto e interés para la sociedad rusa de la época, que lo tuvo en los occidentales?

Guti – Efectivamente Droid. La filosofía G-Shock, más que soviética u oriental parece algo totalmente capitalista. Ofrecer un reloj que no se rompe ante los impactos, pero si se rompe con el tiempo. Siempre he pensado cuado Kikuo Ibe cuenta la anécdota que le impulsó a desarrollar G-Shock. Ya sabéis, tenía un reloj de su abuelo con mucho cariño, y un día se le cayó al suelo y quedó destrozado. Se dijo que sería maravilloso tener un reloj que no se rompiera al caerse, que fuera resistente, y así ahorrarse disgustos. Pues bien, un G-Shock no se habría roto, pero ya no tendríamos correa ni bisel para él, algo que incluso destrozado, el reloj de su abuelo seguiría teniendo.

En Casio dieron prioridad a la resistencia antes que la durabilidad, mientras que en la Unión Soviética, donde los recursos y la industria tenían otras prioridades, lo hicieron al revés. Se hacían muchas pruebas de duración simulada, y de ahí salían también los cupos. Es decir, que si consideraban que un Lada 2100 duraba 20 años, no sería fácil que te hicieras con otro antes de ese tiempo. Obviamente suponiendo que ellos hubieran considerado que por tu función en el país lo necesitases.

No se hasta que punto G-Shock triunfó por su resistencia a golpes, o por su estética. Creo que si alguien como yo va a la montaña, probablemente se llevará antes un económico F-91W más que un GW-5610. La única necesidad real de G-Shock es cuando tu vida pueda depender de la resistencia del reloj. Por ejemplo si vas al espacio, si estás en un conflicto bélico, o si necesitas sobrevivir en una isla desierta. Imagino que esa es la causa por la que actualmente G-Shock no se venda como resistencia, sino como relojes de consumo enfocados a skaters y raperos.

Con el B5000, las cosas pueden ser diferentes, tal vez sea la primera vez en la historia reciente de Casio (antes estuvieron los MRG), en que puedan aunar la resistencia a los golpes, con la durabilidad del reloj, y eso si que es un éxito.

Droid – Lo que más suele llamar la atención en cuanto a tecnología rusa de relojes digitales, es que a éstos se les podía ajustar su precisión, lo que indica que eran muy avanzados para su época. Esto en un G-Shock, ¿se adaptarían bien a lo que debiera ser un G-Shock?

Guti – Sí, y además en muchos de ellos se les podía modificar el contraste al LCD. Sin embargo esta función, junto al ajuste de precisión que indicas, no era tanto una función avanzada, sino una alternativa para permitir montar LCD y cristales de cuarzo de peor calidad. En electrónica hay muchos productos terminados que se desechan al no cumplir las especificaciones, pasa en microprocesadores, en pantallas, es algo habitual. Pues bien, ellos decía, si el LCD no ha quedado muy bien, pero el usuario puede darle más o menos contraste, ya no hay que tirar ese producto, y puede seguir siendo útil. O si la precisión de esta unidad es algo mala, pero dejamos que quien lo compre lo ajuste fácilmente, pues lo mismo. Era un ahorro, nada más.

Ahora bien, siendo características tan sencillas, ¿no sería un magnífico bonus que Casio, Seiko o Citizen (Q&Q) implementaran el ajuste de contraste y de precisión?

Droid – Otro aspecto de los relojes rusos es que se comercializaban en una caja de plástico y sin correa ni armis, porque ésto era un accesorio caduco que iba cambiando con el tiempo, mientras que el reloj daba la idea -y el concepto- de elemento duradero. ¿Cómo solucionarían esto en un G-Shock, teniendo en cuenta que los G-Shock disponen de una correa que es parte estructural de lo que es la protección del reloj, en concreto frente a los impactos en la parte posterior? ¿Cual sería la solución que habrían adoptado en la URSS? ¿Tal vez cambiando la forma de la caja, o con algún añadido de resina en la parte posterior, hubiera servido para suplir ese elemento de amortiguación de impactos?

Guti – No sé que decirte. Creo que habrían ido a por brazaletes de acero o correas textiles. Accesorios que tuvieran una gran duración, aunque el reloj quedara menos protegido. Obviamente la correa de un G-Shock está diseñada para amortiguar el golpe en la caída, pero Casio nos ha vendido cosas como los MRG, o los MTG con brazalete. Estamos de acuerdo en que la resistencia a golpes no será tanta, pero imagino que es cuestión de espectativas. En vez de resistir una caída desde 10M de alto, y una duración de correa de 3 años, tal vez la gente preferiría que aguantase caídas solamente desde 1M, pero que la correa durase 20 años. Es decir, cuando algo se cae desde tan alto, todos esperamos que se vaya a romper. Las desgracias que ocurren a un reloj son como mucho desde nuestra altura, porque se caigan al suelo. Me pregunto si era tan necesario rizar el rizo.

Droid – Algo que no deja de llamarme la atención es que cosas como el sonido de los pulsadores desactivable, el Illuminator… Son tecnologías que, aún siendo sencillas, llegaron muy recientemente al mercado. ¿Por qué eso tampoco lo ofrecían los módulos rusos, Guti? ¿Porque copiaban tan estrictamente y tan fielmente de los japoneses y de los occidentales que copiaron hasta las cosas malas? ¿O no le prestaban atención los rusos a ese tipo de detalles, y para ellos aquello de cinco alarmas, snooze y todo eso les traía sin cuidado, y lo que perseguían era un reloj funcional al cien por cien sin florituras ni accesorios superfluos?

Guti – De todas las funciones que dices, lo del sonido desactivable es lo que no me explico. Es decir Illuminator requiere LED, que es una tecnología reciente y relativamente avanzada, era normal que los módulos rusos de la época no lo tuvieran. Ellos seguían con las microlámparas, y recordemos que los Elektronika más recientes, no dejan de ser esencialmente tecnología de los 80, más aún que un Casio F-91W. En cambio la capacidad de eliminar el sonido a los botones es algo que iba mucho con el carácter de economía rusa. Si no lo necesitas, desactívalo, y la pila durará más tiempo.

Droid – Uno de los estándares más conocidos de G-Shock es su famosa resistencia a la inmersión hasta 200 metros, los rusos sin embargo se tenían que conformar con WR, y los que llegaban. Esto choca curiosamente con la idea de reloj resistente, pero es una de tantas contradicciones de los rusos. Aún así si los rusos se pusieran a ello habrían matado moscas a cañonazos y para ellos resistencias de 300 metros de sumergibilidad la ofrecerían sin problemas (lo demostraron en su época con los sistemas informáticos de sus sondas lunares, mucho mejores que los estadounidenses), por lo que un WR 200 metros para Rusia sería alcanzable, pero era muy raro curiosamente encontrarlo en aquellos digitales de la URSS, ¿no es llamativo?

Guti – Sí que es algo curioso. La explicación es que ellos se guiaban por la utilidad. Si eras un buzo profesional militar, no necesitabas un reloj digital, tenías los Vostok Amphibia. Lo que quiero decir, es que a nivel de necesidades, ¿qué sentido tenía un digital con tanta resistencia al agua? Tengo Casio G-Shock, y relojes de buceo de otras marcas, nunca he ido a más de 3 metros de profundidad y dudo que lo haga. Creo que eran perfectamente capaces de hacerlo, sólo que consideraron que encarecería la producción, y no compensaba.

No le estoy quitando mérito en absoluto a G-Shock, para el ocio era lo que el capitalismo necesitaba. Porque diría que antes del DW-5000, si te gustaba bucear, o te gastabas una morterada de dinero en un reloj suizo o ibas sin reloj. Y eso con G-Shock cambió.

En cambio en Rusia, para la gente normal, se conformaban con Water Proof (2 ATM), que tradicionalmente es menos que Water Resist (3 ATM). O sea, toleraba el agua de la lluvia y poco más. Los WR de Casio, además de que suelen exceder las especificaciones, ya de entrada te permiten lavarte las manos con ellos puestos.

Otro detalle que no has mencionado, es que mientras Casio G-Shock tenía pilas de larga duración con 7 o 10 años, los Elektronika eran pilas pequeñas de 2 o 3 años. El reloj debía abrirse para cambiarla, muchas veces por parte del propio usuario, que arruinaría gran parte de ese hermetismo a 20 ATM. Es otra de esas cosas inexplicables. Si quieres que las cosas duren, móntales una pila más grande. Cierto es que buscaban relojes planos que era la tendencia de aquella época, pero bueno, ¡que Casio ya tenía el F-87W con pila de 5 años!

Droid – Para la URSS, G-Shock quizá era un concepto demasiado “capitalista”, ¿podríamos considerar -salvando las distancias, que son muchas, lo sé- los Elektronika, o por lo menos algunos de sus modelos de Elektronika, como los G-Shock “a lo ruso”, lo máximo a lo que podrían aspirar en Rusia respecto a un reloj duro y robusto, una interpretación de G-Shock aunque no se denominasen así?

Guti – En parte sí. No porque no pudieran fabricar nada mejor, sino porque los recursos se iban a otros lados. Ellos se conformaban con el “Shock Proof” en la acepción tradicionalmente relojera, y que existía mucho antes de G-Shock. El reloj resiste impactos, sin entrar en detalles de como son esos impactos. No consideraban que un burócrata en la oficina necesitase más para ser sinceros.

Obviamente, muy alejados del Triple 10 de G-Shock; aunque habría que ver cuantos G-Shock actuales resistirían esa caída desde 10M de altura, viendo que ya muchos ni siquiera tienen pilas de 10 años.

Droid – Para finalizar, yo creo que Elektronika, y en general el mercado ruso de la tecnología relojera digital, creo que no pudieron ni siquiera copiar ni llegar a los Marlin, mucho menos -pienso- habrían podido copiar a G-Shock, sin embargo no creo tampoco que fuera porque no pudieran, sino simplemente porque no les apeteció, nadie les dijo que esa filosofía en un reloj serviría para algo, y sobre todo no perseguían el destacar ante nadie ni ponerse ante nadie en el mercado -no lo necesitaban- sino que eran pocas las opciones: o cogías tu Elektronika, o te buscabas la vida como podías. Por todo ello, pienso que en la URSS dejaron de lado, ignoraron o simplemente ni les interesó, el concepto de G-Shock occidental que tanto éxito le dio a Casio -pero que también tuvo que ganárselo, porque les costó unos cuantos años hacerse un hueco en el mercado-. Si Rusia hubiera seguido avanzando y en la URSS se hubiesen podido dar cuenta y presenciar cómo los G-Shock se usaban incluso por la NASA en viajes espaciales, ¿piensas que se habrían visto en la necesidad de desarrollar ellos mismos “su” G-Shock como tal, aunque fuera desde un prisma y desde una visión totalmente novedosa, pero un estilo G-Shock para su mercado, si a finales de los ochenta y en los noventa no hubiesen tenido el caos que tuvieron?

Guti – Estoy de acuerdo contigo. No les interesó algo como un Marlin soviético. Los motivos, supongo que serán de utilidad. Los Eletronika eran de metal sí, pero no de acero. Eso hacía que fueran duraderos, pero menos que uno de acero, en cambio eran mucho más baratos de producir. Tampoco creo que tenga sentido fabricar una caja de reloj que puede durar 100 años, y quizás con una caja de latón sería suficiente. No lo se, los Elektronika que tengo están en muy buen estado. A todo esto, también montaban cristal mineral, algo que no encaja con la filosofía que hemos escuchado de que el plexy era mejor porque el usuario podía pulirlo. Supongo que ellos también tenían inconsistencias, o simplemente llegaron a otras conclusiones.

Quiero pensar que si hubieran seguido, ahora tendríamos G-Shock de la vieja escuela en Elektronika, cosas como el DW-5600C pero todo de acero. Con pilas de 10 años, y sin tener que pagar disparates por ellos. Sin necesidad de que incluyeran Tought Solar o Bluetooth. Es la vena romántica, que tiene el otro extremo, y que sería que Elektronika hiciera “cosas” como los GD-110 de colores. Imagino que sería un punto intermedio, pero obviamente nadie sabe ni sabrá cual podría haber sido.

Droid – Pues muchas gracias, Guti, como siempre, por tu compañía, por habernos ilustrado tan bien y haber compartido este rato de amena charla en torno a los G-Shock en las “Five Series” de Shock the Radio, y esperemos que también vosotros os lo hayáis pasado estupendamente en este espacio dedicado a la tecnología rusa con atención especial a G-Shock.

Guti – ¡Un placer camarada Droid, y hasta el próximo “Shock the radio”!

Shock the Radio – Five Series #4: Las tiendas premium y los Casio G-Shock

27 de abril de 2018

Muy buenas a todos y bienvenidos una edición más de estas Five Series aquí, en Shock the Radio. Esta edición del podcast de las Five Series va a ser un tanto atípica, diferente del resto que llevamos haciendo hasta ahora, porque no podemos contar con la compañía de Guti, por desgracia. Por causas de fuerza mayor él no puede estar hoy con nosotros y tanto en ésta, como en la próxima edición, no podremos disfrutar de su compañía porque, como os digo, no estará.

De momento en esta edición he decidido no traer a ningún invitado. En un primer momento consideramos la posibilidad de traer alguna persona que en cierta forma supliera, aunque sé que iba a ser muy difícil llegar a su nivel, pero que nos aportara un poco de sus conocimientos, pero he decidido finalmente que no, por varias razones. Una de ellas es porque estas Five Series desde el inicio las concebimos como un podcast en el cual participamos los dos, aunque él responde preguntas os habréis fijado que en realidad las explicaciones, más o menos, las damos los dos, y lo concebimos como un programa entre Guti y yo. No por ninguna cuestión en particular, sino porque el resto de personas que podrían haber participado como os imaginaréis, y como supondréis por lógica, tienen sus compromisos y es difícil en estos tiempos que corren que esas personas pudieran comprometerse en un podcast con una cierta periodicidad. Cada uno tiene sus responsabilidades y cuando tiene un poco de tiempo libre lo que menos le apetece es comprometerse con otras cosas y habitualmente pues prefieren pasar ese tiempo divirtiéndose o simplemente descansando.

Y por otro lado, y otra de las grandes dificultades es que personas que conozcan los relojes hay muchas, pero personas que conozcan los G-Shock en profundidad y conozcan la historia de G-Shock hay muchas menos, y encima, añadiendo que tienen que conocer las Five Series hay menos todavía. Son muy pocas personas, por lo menos en España. Yo llevo bastantes años dedicándome a ello, y también conversando con gente de este mundillo, y puedo deciros que solo hay un puñado de personas, no muchas, que puedan hablar de G-Shock con propiedad y, sobre todo como os decía antes, en profundidad y con unos conocimientos de la marca reseñables, no solo actuales, sino de toda su historia que como bien sabéis es muy amplia y dilatada en el tiempo.

Quizá una de estas personas sea Jokerblue, que todos conocéis bastante porque participó en algunos especiales, y también en algunos podcasts de ZonaCasio pudimos contar con él. Pero en el caso de Jokerblue sí que me hubiera encantado tenerlo, y poderle dar esta oportunidad pero claro, es un trabajo que tienes que hacer “por amor al arte” podríamos decirlo, y aunque lo hacemos con ganas y con gusto, y yo creo que Jokerblue también lo haría, sus condiciones personales por desgracia no son las que mejor podrían darse para que él pudiera realizar esta tarea en estos tiempos.

Otra de las personas que también se cuentan entre esa gente con grandes conocimientos de G-Shock es, por supuesto, Adan, que es uno de los representantes de esta submarca de Casio más carismáticos y más conocidos, pero Adan está ahora mismo en otras tareas, se ha alejado -aunque sigue teniendo su corazoncito con su parte de G-Shock- se ha alejado un poco de esto y ahora se dedica a otras cosas, aunque en su muñeca sigue llevando un G-Shock, por supuesto. Ya decidió Adan hace tiempo que apartaría -no le daría un cierre absoluto, pero arrinconaría en cierta forma el tema de los G-Shock-, porque él creyó, y se lo respetamos, que había llegado a cierto grado en el que un poco se hartó, y un poco se sintió hastiado, yo creo que un poco “de vuelta” con todo lo que ocurrió y que tampoco os lo voy a repetir, muchos de vosotros lo sabéis y lo conocéis, y tenéis el placer de haberle leído e incluso escuchado, porque le hemos invitado a algunos podcasts y amablemente él accedió a participar, y hay que reconocérselo y yo se lo agradezco desde mi más sinceridad y desde lo más hondo de mi corazón porque tener a Adan es un privilegio, para cualquier experto en G-Shock, y para cualquier amante de la relojería, sobre todo de la relojería digital, y contar con alguien como él, que encima es español, es un privilegio y aquí hemos podido disfrutar de su compañía, y se lo agradecemos muchísimo. A Adan sí que es cierto que le ofrecimos un espacio dentro de Shock the Radio, no en las Five Series, pero sí en el canal, y él dijo que bueno, que si lo veía y le apetecía, y se daban las circunstancias, aportaría algún podcast, pero claro, no como algo periódico, tampoco se lo vamos a exigir porque además él está en otras ocupaciones y no es plan de abusar de su amabilidad ni de su amistad. No queremos romperle la rutina, ni de él ni de nadie, ni interferir en su tiempo libre que además todos ellos donan de forma altruista y hay que agradecérselo, cómo no.

De manera que en esta especie de podcast “raro” que nos va a salir, había decidido pues bueno, hacer algo diferente, algo distinto, que seguramente muchos de vosotros agradeceréis, y que sobre todo os resultaría enormemente entretenido. Lo que tenía pensado llevar a cabo era algo relacionado con las Five Series, por supuesto, porque este programa trata de las Five Series, lo que quería hacer en este número del podcast en el que, como dije al principio, por desgracia no podemos contar con Guti, era tratar un tema que seguro os agrada. Porque, ¿cual es el modelo más representativo ahora mismo de las Series Cinco, el que rompe todos los esquemas, del que todo el mundo habla y del cual todos están enamoradísimos? El auténtico rompecorazones de G-Shock y con el que todo el mundo soñaba… Pues, bueno, primero lo diré: es el GMW-B5000. Rompe esquemas como os decía, porque sienta las bases de un antes y un después en G-Shock, ofreciéndonos un modelo de metal, con un exterior de metal, y encima en un diseño típicamente old-school, algo inusual y que muchos llevábamos esperando -y demandándoselo a Casio- durante años.

El GMW-B5000 es un modelo, si no fuera por el precio y por el cristal, primero se barruntaba que sería de zafiro, y al final es mineral, pero sigue siendo todo un relojazo con un módulo impresionante, impactante, tiene de todo y con la última tecnología, es una bestialidad de reloj, precioso como bien sabéis, y la verdad es que ha llenado de ilusión a todos los que aman a G-Shock, y a todos los que amamos también las Five Series, la Serie cinco, y a todos los que amamos los digitales porque parecía que Casio los estaba arrinconando, olvidando, y es cierto que en cierta forma está potenciando los ana-digi, pero por fin lanza un digital “de verdad” junto con el Rangeman GPR-B1000, y por supuesto sin olvidar el GWF-D1000, el “suculento” Frogman, los cuales son la cúspide de los modelos digitales de última generación, además digitales “puros”, no hablamos de smartwatches ni nada de eso, y con ellos Casio demuestra una vez más que nadie le puede hacer frente y sobre todo en digitales, y sobre todo en relojes como los G-Shock, porque son insuperables y es así de claro, hay que rendirse a la evidencia y la evidencia es que no hay relojes mejores que los G-Shock.

Pues como decía uno de los modelos que rompe esquemas, y del que todo el mundo habla -y yo creo que seguiremos hablando durante bastante tiempo- y del que habla todo aficionado que se precie es el GMW-B5000, y yo me preguntaba: bueno, tanto fervor hay sobre él, tanta pasión sobre este modelo, que los distribuidores oficiales me estoy refiriendo, los partners o “tiendas oficiales premium”, deben estar súper-ilusionados con él, porque es un modelo que se venderá bien y será un exitazo más de los G-Shock.

Me consta que hay distribuidores que sí que conocen este modelo, están detrás de él, lo buscan, lo listan en sus webs, y están constantemente encima de él. Son distribuidores y tiendas que, por desgracia, se cuentan con los dedos de una mano: son muy pocos, porque ya sabéis cómo está el mercado de la relojería, no hace falta que os descubra nada ahora, y con esos no me voy a meter. Pero hay otros que aún teniendo el sello de distribuidor oficial, si uno busca dentro del listado de la página web de Casio, los “partner premium” que mencionaba antes y que además tienen un sello específico para ellos, que salió hace pocos meses, para identificarlos y especialmente para que puedan vender estas variantes de G-Shock, pues si uno busca en ese listado se da cuenta de que es enorme. En la web de Casio España lo podéis consultar y está dividido por provincias y es gigantesco. Y yo me pregunto: ¿pero de verdad esta gente que salen ahí como distribuidores oficiales premium -son distribuidores no solamente oficiales, quiero destacar esto, porque distribuidores oficiales hay muchos, son distribuidores oficiales y premium, es decir: son distribuidores para la gama más elitista de G-Shock-, pues como decía, me preguntaba: de verdad todos estos distribuidores saben y conocen los modelos que venden, y los modelos más representativos que está lanzando la marca, o aparecen ahí por aparecer?

Pues ya que teníamos este espacio disponible de las Five Series dentro de Shock the Radio, me he dicho que por qué no hacíamos unas pocas llamadas y lo comprobábamos, y así de paso se lo mostramos a nuestros oyentes, y también a nuestros lectores. Y ni corto ni perezoso, y ya que no está Guti para pararme los pies, pues pensaba hacer esta especie de pequeña locura, y lo miramos y comprobamos. Así que dicho y hecho: me he puesto a llamar a distribuidores oficiales “premium”, recalco el término “premium”, porque ese tipo de distribuidor no es un bazar cualquiera, son distribuidores específicos, muy especiales, que solamente ellos pueden vender en España los modelos premium de G-Shock.

A estos distribuidores, que se le presuponen con una alta capacitación e información sobre los modelos de Casio, me preguntaba que del GMW-B5000 tienen que conocer de sobra sobre éste modelo, porque os lo decía antes: es el modelo rompedor, uno de los más bestiales de G-Shock y uno de los que más se van a vender, por lo tanto tienen que conocer el modelo, y tienen que saber informar a los clientes que les llegan y saber venderles bien el reloj. Sobre vender, algunos venderán mejor y otros peor, pero al menos, ¿conocen de lo que hablan? Es decir: ¿conocen el producto de G-Shock, y conocen lo que venden?

Así que me he puesto a llamarles, aprovechando que está a punto de llegar cuando grabamos este audio, necesariamente tienen que conocer ese modelo y poder dar detalles de él. Pues así es, yo he realizado algunas llamadas, les he preguntado, y mi idea era ponerlo luego en este audio, obviamente sin poner el nombre de la tienda, porque no queremos penalizar ni tampoco ir contra nadie, no es nuestro cometido, sino que la intención es que veáis qué ocurre en el mercado, aunque muchos de vosotros ya lo intuís, porque también visitáis tiendas de G-Shock y cerca de vosotros probablemente, sobre todo si vivís en una gran ciudad, seguro que hay algún distribuidor oficial premium y sabréis de sobra cómo se mueve el percal, pero por eso mismo he decidido comprobar si de verdad los distribuidores que en España se llaman “premium” se merecen este calificativo y el tener el sello de Casio de tienda autorizada.

Lo que he hecho en las llamadas pues es preguntarles sobre el modelo, sobre el GMW-B5000, si no lo conocen pues poco hay que hacer, y si lo conocen les he preguntado detalles sobre el mismo, si era de metal, disponibilidad, precio. Decir que como bien sabéis Casio ya lo ha presentado oficialmente, no solo en Baselworld, sino en sus páginas oficiales, y ellos la información de su lanzamiento me consta que la tienen desde hace tiempo. Si no lo saben es simplemente porque no les interesa o no les apetece, así de claro.

En resumen, que ahora mismo tienen que conocer el GMW-B5000 de sobra, o deberían. Por supuesto no antes que muchos de vosotros, que muchos de los lectores de ZonaCasio, pero a estas alturas en donde G-Shock ya ha publicado casi todo sobre él -sino todo-, deberían conocer este modelo y saber sus muchísimas virtudes.

Tengo que señalar una serie de aspectos que he hecho durante las llamadas, y es que algunas veces he llamado a las tiendas simulando ser un cliente que no sabe nada de G-Shock, incluso pidiendo información sobre la marca, dando a entender que era un completo desconocido en el mundo de la relojería. Lo que quiero es intentar no aparentar ser una persona que sabe de relojes, así que hablo como si fuera un “aficionadillo” sin mucha información, una persona de a pie, corriente, que está preguntando por un modelo que vio por ahí y del que ha oído hablar. Una persona que le interesa ese reloj, consulta la página de Casio y mira los distribuidores, y llama, porque normalmente en el listado de Casio no aparecen las páginas web de las tiendas, solo sus teléfonos, así que cualquier visitante interesado que acuda a la página de Casio normalmente llamaría también a la tienda (o acudiría a la dirección física, que es otra posibilidad).

Lo que quería hacer ver, y sobre todo dejar claro con esta experiencia, es la importancia de la formación, y de la información que tienen las tiendas autorizadas, que son representantes premium de G-Shock y en muchos casos son los primeros que tienen que defender el producto, en concreto los relojes premium de G-Shock. Entiendo con esto que si uno es distribuidor premium de G-Shock, el GMW-B5000 tienen que tenerlo como el modelo que todos sus empleados, los de la tienda, tienen que conocer no solo su existencia sino al menos, al menos, sus características principales y sus ventajas respecto a los clásicos Five Series.

Dicho lo anterior, me consta que hay unas pocas tiendas, porque no quiero que paguen justos por pecadores, que hay unas pocas tiendas en España que siguen la actualidad rabiosamente de Casio, y están en constante contacto con la marca, y además se ve que siguen su trabajo y aman lo que hacen, y viven esos relojes con pasión. Son unas pocas tiendas, por desgracia no son la mayoría, la mayoría son simples vendedores que a veces no saben ni lo que te venden y encima de no tener información, no se puede decir que sean especialmente defensores de G-Shock o conocedores de esta marca. O delicados con Casio, o con G-Shock en este caso, si lo queréis ver así.

Son distribuidores “premium”, ahí lo dejo. Estamos hablando de gamas elitistas con relojes que pueden irse a los dos mil euros, los MRG por ejemplo. De manera que tendrían que conocerlos, y un modelo como el GMW-B5000, no solo por eso, sino también como decíamos antes por la pasión que despierta y lo que supone para G-Shock y para la Serie Cinco, que supone un antes y un después, los distribuidores premium tendrían que ser los primeros no solo en conocer bastante el producto, sino también saber informar sobre él.

Shock the Radio – Five Series #5: El Casio GMW-B5000

17 de mayo de 2018

Droid-. Una pregunta un poco graciosa, para empezar: ¿la review que has publicado en tu bitácora puede considerarse “tu review más rápida jamás publicada”? ¡Jajaja! Lo digo porque por tu forma de llevar el blog, sé que reviews de “aquí te pillo y aquí te mato” no suelen ser habituales, es decir, escribirlas y publicarlas casi al instante.

Guti-. Es cierto. Supongo que la mayoría de lectores no lo saben, pero tiendo a redactar los artículos y dejarlos programados a uno o dos meses vista. Esto me impide estar más tranquilo sabiendo que si me surge algo el blog no se quedará sin contenidos. Pero además es que ese proceso me permite revisar el post unos días después de haberlo planificado. Lo puedo revisar sin estar “contaminado” con su escritura, desde otros ojos, lo que me da mayor tranquilidad en cuanto a su calidad.

En el caso del GMW-B5000D se juntaron dos cosas. La primera es que llevaba desde febrero que lo encargué esperando que me lo entregaran. Fueron casi 3 meses de espera, y de hecho fue una práctica, me refiero a reservarlo antes de lanzarse que como bien leísteis en ZonaCasio, la marca había prohibido explícitamente a sus distribuidores.

La segunda razón es que el B5000 estaba despertando muchísima expectación, y siendo uno de los pocos afortunados que lo consiguió, me pareció justo darle una cobertura rápida, y así desentrañar sus detalles.

Droid-. Siendo uno de los primeros análisis “en vivo” de un modelo tan esperado y deseado como el GMW-B5000, supongo que habrá tenido una gran acogida. No te voy a preguntar datos de visitas, que seguro que son muy elevadas, sino: ¿te alegras de no haber seguido la costumbre de programarla para más adelante, y saltarte un poco el calendario de publicación de tu página? Algo excepcional, pero creo que la ocasión lo merecía, ¿verdad?

Guti-. Me gusta ser una persona muy transparente. El artículo lleva unas 2000 visualizaciones en mi página y diferentes medios donde se publicó, por ejemplo foros. No tengo porque ocultar que ha sido un éxito de audiencia, lo cual me alegra mucho porque quiere decir que era un contenido muy esperado y que ha cubierto una necesidad de saber de él que no estaba satisfecha hasta el momento.

Como tu bien sabes Droid, confeccionar una reseña de este tipo requiere mucho trabajo. Es algo que la mayoría no es consciente, piensan que son 10 minutos. Esos 10 minutos son casi los que me llevó hacer las fotografías del artículo. Suma luego retocarlas, recortarlas, escribir cerca de 2.200 palabras de texto, colocar enlaces y formato y repasarlo, y fácilmente se han ido ya 3 o 4 horas de trabajo en total. Un esfuerzo que al igual que tu en ZonaCasio, cedemos desinteresadamente a la gente, y que aunque en algunos casos se valora y se agradece notablemente, para la mayoría no tiene mayor transcendencia, y eso tal vez es lo que más me moleste. Quiero decir, que sacar de tu tiempo libre esas horas para hacerlo es un sacrificio, que hago y que hacemos porque creemos en ello.

Respondiendo a tu pregunta, naturalmente. La ocasión lo merecía, pero también considero que con menos premura podría haber quedado algo mejor.

Droid-. Metámonos ya en harina respecto al GMW-B5000. ¿Realmente se nota el STN tanto? Quiero decir: muchos modelos de G-Shock (el mismo GLS-5600, mi favorito) al mirar el display de lado… Bueno, digamos simplemente que es “un horror”, ¿ha logrado G-Shock con el STN paliar ese tipo de defectos? A ti que te gustan los dígitos con un contraste muy firme, ¿el GMW-B5000 los tiene? ¿Te satisface en ese sentido?

Guti-. Desde Casio y medios menos imparciales, interesados o apasionados dirán que STN es la revolución y que la diferencia es enorme. La verdad es que no es así, es una mejora incremental, y no se nota demasiado en el día a día. Pero si sumamos que ya de por si en los 5600 el LCD es muy legible con unos dígitos de buen tamaño para lo que nos tiene acostumbrados G-Shock y como si fueran en negrita con el STN nos damos cuenta de la mejora que ello supone.

Creo que fue en Los días de la semana en español, en el G-Shock GMW-B5000 donde publicasteis las fotografías del reloj. Una de ellas, mostraba el GW-5000 al lado del GMW-B5000D en un ángulo de visión bastante inclinado y un tanto forzado. Esa fotografía intentaba capturar la diferencia de visibilidad, y se notaba. Para que os hagáis una idea, debo decir que en la realidad es ligeramente superior a lo que se aprecia en ellas.

Por otro lado no es nada nuevo, en Casio ha habido ya displays con tecnología STN, como por ejemplo en el PRW-3100 donde gracias a lo enorme de sus dígitos, la visión era excelente. La única pega es que no eran de color negro.

Droid-. Me pongo en el lugar de un padre de familia, un aficionado a la relojería en general, y a los G-Shock en particular. Apenas llega a fin de mes con su hipoteca, colegio de sus hijos, gastos del coche… Pero ahora sale el GMW-B5000 y por fin puede tener ese modelo duradero en digital tan soñado, de manera que se pone a ahorrar veinte euros al mes a costa de sacrificio y sacándolo de sus caprichos (no bajar al bar a ver el fútbol con los amigos…). ¿Qué le dirías? ¿Le va a compensar adquirir ese modelo, o hay alternativas mejores para casos así? Y en tu mismo caso: cuando lo tuviste en la mano, ¿te olvidaste de lo que cuesta?, o es de ese tipo de relojes que lo coges y piensas: “¿me he gastado el dinero en “ésto”?”.

Guti-. Indudablemente es un reloj caro. Yo diría que con una tarifa de entrada de 499€ es muy caro. Ocurre que Casio no tiene competencia. Ambos hemos tenido ocasión de tener relojes de otras marcas construidos en acero, muchísimo más baratos, pero con un módulo genérico chino que cortaba totalmente las alas. Así que aceptas su precio, o como mucho, negocias un descuento para que el sacrificio económico sea menor.

Siendo objetivos, creo que este GMW-B5000D es también un capricho. Si alguien busca un reloj duradero, tenemos relojes de acero y buena calidad por 100€, tanto en Casio como en otras marcas. Incluso en el extremo y si seguimos con Casio, ese padre de familia necesitaría casi dos años en pagar el B5000, con ese dinero se podría haber comprado cuarenta F-91W o similares, que estoy convencido que serán más longevos que el B5000.

Claro que para la mayoría de nosotros, la vida está llena de pequeños caprichos. ¿Ir al bar con los amigos a ver el fútbol? ¿No sería mejor que estuviera con su mujer y con sus hijos y además así se ahorrara el dinero? O lo del coche que decías, tal vez pudiera conducir más suavemente y ahorrar combustible y desgaste, o utilizar el transporte público. Pienso que al final tenemos muchas cosas de las que no somos conscientes, y ello nos impide disfrutarlas. Ojo que no digo que esté mal ir a ver el fútbol si es lo que te gusta. Es cuestión de valorar si esos 20€ son el mejor coste de oportunidad para tu decisión. Puede que los quieras gastar en el B5000, en un regalo para tus hijos, en un patinete de Xiaomi o ahorrarlo. Da igual mientras sea lo que queramos y nos parezca la mejor opción.

Droid-. Tú sabes como pienso, y para mí aunque es un reloj impresionante, una maravilla digital, tiene aspectos que no me agradan (pesa demasiado, cuesta demasiado para no tener al menos cristal de zafiro, el bisel es una pieza “aparte”…), pero imagínate que me lo quieres vender, o se lo vas a vender a alguien en “tu tienda hipotética”, ¿qué destacarías más del GMW-B5000? ¿A qué público está destinado?

Guti-. En mi caso el B5000D está destinado en aquellas personas que quieren un reloj digital de calidad, completamente de acero y con un buen módulo. Por una lado seremos los nostálgicos, esos que reclamamos un Casio Neo Marlin. Pero no debemos olvidar aquellos que quieren un reloj digital que resulte elegante, o los que socialmente valoran que sea caro y premium.

Si te lo quisiera vender, bueno a ti se que sería imposible, pero lo enfocaría más como la relojería tradicional. Un reloj digital para toda la vida, a sabiendas que eso no es exactamente así, porque al Bluetooth no le doy más de 5 años.

Como te decía antes, es un capricho. Y si te lo puedes permitir, te compensa y te va a hacer feliz, comprarlo. En caso contrario, no le des más vueltas, porque tenerlo o no, tampoco va a hacer que tu vida cambie.

No digo que sea algo malo, para mi ha sido justo eso, un capricho.. Quería un reloj digital, de lineas clásicas, con un módulo relativamente completo y de metal. No había más donde elegir que este B5000, y me hice con él.

Droid-. Sé que desde que lo tienes, te has peleado sin parar con su Bluetooth. Es un atractivo para muchas personas (sobre todo jóvenes o “viciados” del smartphone), ¿realmente tanto decepciona el Bluetooth del GMW-B5000?

Guti-. Exacto Droid. El Bluetooth lo veo como un reclamo que justifique su precio. Una característica que sin demasiada utilidad, vende, y que pretende hacernos ver que es caro por tener Bluetooth. Y bueno… ¿hay relojes chinos con Bluetooth por 10€ no?

Al final lo que ocurre es que el BT tiene fecha de caducidad. ¿Recordáis la comunicación por IR de Nokia? Un avance que ahora está obsoleto y no sirve de nada actualmente. Cuando hablamos de relojes, tenemos en mente que sean duraderos. Yo lo tengo, y la gente de la calle tampoco concibe que el reloj quede obsoleto al cabo de 1 año o 2. En cambio si aceptan eso en un teléfono.

Además, Casio nunca ha sido brillante desarrollando software. Lo contaba con bastante detalle en mi review, y me viene a la memoria el artículo de BlueWatches la aplicación alternativa para Casio Bluetooth.

O sea que en el mejor de los casos estaré unos meses sin poder usar el BT con mi teléfono, y en pocos años, Casio abandonará su App (o Google y Apple cambiarán algo en sus API de BT). En cualquier caso es una función efímera, pero que por fortuna no tiene mayor impacto. El 95% del reloj se puede usar perfectamente sin BT, y además la batería nos durará más tiempo.

Algunos dicen que ha sido una especie de prueba tecnológica. Personalmente lo dudo. Este GMW-B5000D hace menos cosas que los GB-5600 de hace unos años, y Casio es una empresa madura. No harían pruebas con un reloj de ese precio.

Droid-. Todos queríamos un reloj así, y ahora que lo tenemos no hacemos más que ponerle críticas, ¿eso puede darle la razón a Casio respecto a no hacerle a sus fans mucho caso con lo que les piden o desean?

Guti-. Siempre decimos que el reloj perfecto no existe, todos le pondríamos, quitaríamos o cambiaríamos algo. Pero hay cosas de sentido común que generalmente no han gustado ni a los entusiastas ni a los entendidos. ¿Algo de razón tendrán no?

Te pongo un ejemplo, que no se pueda activar las sincronización Multiband independientemente del Bluetooth, es algo que hubiera sencillo de hacer. No lo han hecho, y entonces nos encontramos con que el GMW-B5000 que debería ser superior a GW-5000 y al GW-M5610, hace al menos con eso, menos cosas que los modelos inferiores.

El resto, pues es pedir por pedir. Yo pedía cristal de zafiro, y bueno, quiero pensar que desde Tokyo hicieron sus cábalas y de algún modo razonable lo desestimaron. No lo sé.

Droid-. Si no fuera el GMW-B5000, si éste no hubiese salido, ¿cual de los 35 Aniversario te tentaría realmente, de los modelos que se han ido lanzando hasta ahora? ¿A cual le ves más potencial (sin incluir el GMW-B5000, obviamente)?

Guti-. No me gustan las ediciones especiales en nada. Creo que son objetos que pretenden ser exclusivos precisamente por ser limitados. Eso no los convierte en especiales, sólo en escasos. Sé que es algo que Casio, y sobre todo G-Shock hace mucho, señal de que se venden, y con un margen económico superior. Me alegra por ellos, pero no va conmigo.

En cuanto a tu pregunta, si tuviera que escoger uno sería el DW-5035D, que en realidad no es muy diferente al también limitado DW-5030C del 30 aniversario. Al final hablamos de unos 200€ por un reloj de caja de acero, pero que monta uno de los módulos más básicos de G-Shock, el mismo que el del DW-5600E que podemos comprar a unos 60€. Mejor hazte con un GW-5000 por un poco más de dinero, o si de verdad quieres esencia, hazte con un DW-5600C o DW-5000C que encontrarás en excelente estado al mismo precio que el DW-5035.

Droid-. Tengo muchas manías con los relojes que me molestan, y sé que a mucha gente también, así que vamos con unas cuantas de esas dudas que no suelen aparecer resueltas en ningún sitio. En muchos G-Shock cuando metes “la uña” bajo el bisel, sobre el cristal, se nota que queda un espacio. Con el paso del tiempo, y sobre todo si se usa el reloj en atmósferas de polvo o sucias (lo habitual con un G-Shock, dicho sea de paso) se acumula bajo el bisel mucha porquería. ¿El GMW-B5000 lleva el cristal “bien pegado” al bisel, o hay ese espacio?

Guti-. Sí, yo también tengo muchas manías jeje. Lo del espacio entre el bisel y el cristal, me imagino que es normal. Al ser el bisel de resina reemplazable, nunca va a ajustar perfectamente, y efectivamente hace que se acumule suciedad en su interior, y que debamos desmontarlo para limpiarlo con cierta frecuencia.

A mi de los 5600 siempre me ha molestado que la correa nunca ajuste perfectamente en las asas, y la causa es la misma. Si bien en un accesible DW-5600 lo podríamos asumir, me imagino que en un GMW-5000 con correa de resina y 400€ muchos lo verán como algo inadmisible, como un fallo de calidad.

En las versiones de acero, y hablo por mi GMW-B5000D ese problema no ocurre. Como el bisel es fijo está casi a ras del cristal. Veremos si con el tiempo cuando el soporte de Alpha Gel que lo aguanta vaya cediendo ocurre o no.

La solución definitiva hubiera sido construirlo todo de una pieza como tu mismo sugerías. Habría sido creo que más práctico y más barato, pero obligaría a renunciar a la denominación G-Shock. Sería el enfoque de un reloj tradicional, así que de resistencia a los impactos nada.

Por supuesto queda por ver como de resistente es realmente el B5000D, es algo que personalmente no me importa. Dudo que nadie que gasta ese dinero en un reloj se lo vaya a llevar a una misión militar. Habría sido suficiente con que fuera un Casio Pro-Trek o incluso un Sport. Claro que entonces no podrían haber cobrado esos precios.

Droid-. Otra “duda existencial” más: si meto la uña entra el bisel y la caja, bajo el lateral, ¿el bisel “se mueve”, o está perfectamente anclado? ¿Es fácil que se ensucie esa zona?

Guti-. No se mueve, y con una semana que lo tengo está impoluto, pero eso es lo normal. El tiempo dirá.

Droid-. Una pregunta con muy, muy mala leche: ¿el GMW-B5000, o un digital MR-G de los noventa, Guti? ¿Con cual te quedarías?

Guti-. Ya que vamos así con mala leche, te voy a dar una respuesta igual. Ninguno de los dos, el W-780. Me explico, tanto los MRG como los GMW son unos relojes magníficos, pero hacer eso a precios altos no tiene ningún mérito.

Lo verdaderamente innovador en Casio eran esos relojes completamente de acero, con módulos bastante completos y que vendían por lo que ahora serían 100€ o 150€.

De las dos opciones que me das no tengo una respuesta clara. Sí puedo afirmar que los MRG fueron en los años 90 mucho más innovadores con su construcción de titanio, un material que me encanta y que considero óptimo para relojería, y que se vendían a precios equivalente más contenidos que el B5000.

Sin embargo los tiempos cambian y la tecnología avanza (¡hasta en Casio!), así que la escasa duración de pila de los MRG, o unas funciones tan alejadas de este GMW-B5000 hacen que me quede con él. Por eso tengo un B5000, y aunque me han ofrecido MRGs, nunca me he decidido.

Droid-. Evidentemente este GMW-B5000 es heredero de aquel ensayo de reloj metálico en oro de G-Shock, el Five Series de 18 kilates en oro macizo. ¿Realmente hacía falta ese despropósito? ¿No es algo más propio de Rolex, pero un poco fuera de lugar en G-Shock, y aún mas en los G-Shock de las “five series”?

Guti-. Sí, el que llamaron Casio Dream Project. Pues bueno, yo creo que no era necesario, o que al menos no era el único camino. Es decir, podían haber diseñado el B5000 desde cero, pero en efecto es más notorio si lo diseñas, y el prototipo lo difundes como “Dream Project”. Así la prueba te ha dado notoriedad.

Yo no lo hubiera hecho de ese modo. El término despropósito está muy bien escogido, esas cosas no me van. Pero luego ves que Apple también lo hizo. Mal de muchos consuelo de tontos que se decía. Porque igual de absurdo es un G-Shock de oro, que es un metal blando, que un smartwatch del mismo material que al cabo de 2 años deberás vender a peso perdiendo el 90% de su valor de compra.

Droid-. Yo tengo una duda que me corroe, ¿por qué no una variante en titanio? ¿Y por qué no una variante en aluminio, barata, ligera, robusta…? ¿Por qué no anodizado en colores -rojos, verdes, azules…-? ¿O eso “lo dejamos” para el 40 aniversario?

Guti-. No se qué decirte. Estamos igual. Ya decía que el titanio es el material ideal para la mayoría de relojes. Con los tratamientos de endurecimiento actuales, mantiene las ventajas de ligereza, antialérgico y aislamiento térmico con una dureza igual o mejor que el acero. La cerámica irrayable también me gusta mucho pese a pasar como con el zafiro, que la dureza extra es a cambio de una mayor fragilidad.

Diría que Casio tiene serios problemas de competitividad. Parece incapaz de montar cristales de zafiro o fornituras de titanio a precios de mercado, y por eso lo evitan. Si el B5000 de titanio costase 1.000€, yo no me lo habría comprado. Por otro lado está el factor que si ya se ven capaces de cobrar esos 1.000€ por un simple recubrimiento DLC en el GMW-B5000TFC, tampoco tienen ninguna necesidad de construirlo en titanio.

Como amante de Casio y los relojes, me gustaría un reloj así, como el B5000D, pero de titanio y con cristal de zafiro, pero sin exceder los 300€. Estoy convencido que se podría hacer, pero Casio no quiere, y lo más sorprendente es que sus más cercanos rivales (Citizen y Seiko) tampoco quieren, al menos en digitales.

Sobre los colores es un poco lo mismo, si por un recubrimiento IP el suplemento es de 100€ como en el modelo dorado (GMW-B5000TFG), ese sobre precio no justificaría el cambio de color. Estaría muy bien no obstante. Le daría un carácter completamente distinto al reloj. A mayor variedad, mayores ventas, es lo que pienso.

Droid-. Volvamos al padre de familia que ha ahorrado para su GMW-B5000. No nos ha escuchado, así que no ha dado ni una y haciendo oidos sordos a los consejos de su mujer y a los lloros de sus hijos por dejarles un mes entero sin comer sus yogures favoritos, se ha comprado el GMW-B5000. Pero ahora tiene una urgencia de verdad y tiene que sacarlo, ¿podrá venderlo fácilmente? ¿Podrá sacarse un sobresueldo especulando con los GMW-B5000? ¿Lo ves un reloj ideal para ello?

Guti-. Al menos ahora lo tendría muy fácil. Por las pocas unidades que se distribuyeron, recordad lo de dos por tienda, está en rotura de stock en todas las tiendas, o sea agotado. El reloj es actualmente deseable, y es fácil encontrar la versión plateada de 500€ al doble de su precio en eBay.

Dado que según se explicaba pertenece al catálogo regular, se espera que vayan entrando nuevas unidades, y su precio en el mercado alternativo descienda. Pero repito, ahora podría venderlo fácilmente y ganar algo de dinero. De hecho hasta yo mismo he recibido una oferta sin buscarla.

Me preocupa más lo de que esté agotado, porque no creo que sea indicativo de un éxito inesperado, sino más bien de un lanzamiento prematuro, o de una falta de producción masiva y eficiente en la factoría de Japón.

Droid-. Otra cuestión: los días de la semana en segmentos. Yo mejor no doy mi opinión, dinos tú que piensas a ese respecto.

Guti-. Bueno, tú ya diste tu opinión, ¡jaja! Yo también la di, pero la repito. Lo suyo hubiera sido que la zona de matriz de puntos fuera el día de la semana, y dejar con segmentos la del día del mes. No se porqué no lo hicieron así, ni tampoco porque no hicieron ambas zonas dotmatrix. Casio tiene esa tecnología, y energéticamente no habría supuesto apenas nada.

El resultado con el día de la semana en español es un tanto forzado. Con el paso de los días me he ido acostumbrando y ya no lo veo tan raro, pero se ve una chapuza. Como si hubiera sido una función que implementaron a última hora para incrementar su atractivo, y que en muchos Databank más baratos, Casio resolvió bien. Pese a todo, es la primera vez en un G-Shock digital cuenta con esta característica.

No quiero dejar de remarcar que el formato de fecha es configurable (M.DD y DD.M), una trivialidad pero que es la primera vez que vemos en G-Shock, y que siempre me ha gustado.

Droid-. Sé que una de las cosas que más te desagradan del GMW-B5000 es que solo puedes saber si esta lleno o vacío “de gasolina”, mientras que con la “app” se puede conocer el nivel de carga con hasta siete estados. Teniendo en cuenta que lo mejor para la durabilidad de un acumulador es mantenerlo siempre a tope, ¿no es un fallo garrafal de Casio? Si llega a ser otro tipo de dispositivo, podrían haberlo solucionado con una actualización de firmware, sin embargo en un reloj de este estilo, tendrá que quedarse así ya para siempre, ¿no han querido un poco mezclar “churras con merinas”? Es decir, mezclan una tecnología bien probada -la digital clásica- con lo último (apps para smartphones), y nos damos cuenta que hay cosas que parecen haberse saltado o pasado por alto, ¿verdad?

Guti-. ¡Diste en el clavo Droid! Esa es la segunda función que sus hermanos menores tienen y el B5000 no. Es un problema garrafal si consideramos que además la App funciona fatal. En mi teléfono, no funciona en absoluto, se cuelga al arrancar. En un teléfono de gama baja que cumple los requisitos mínimos bien justos la he podido usar, pero con una velocidad de respuestas desesperante.

Es el punto oscuro de Tough Solar, y que Casio debería haber previsto. Ellos también saben que sus Apps durarán como mucho 5 años y luego dejarán de funcionar. En cambio, han decidido dejarnos sin esa importante función.

Al final uno se resigna a todo, y si se daña el acumulador, pues 30€ y al SAT (CTL1616, juntas y estanqueidad), es un fallo, y es importante, en un reloj de este precio, pero visto de otra manera, al final es un desembolso ínfimo comparado con lo que cuesta el reloj, pero con serias molestias para el usuario que tendrá que desplazarse o enviarlo.

Droid-. Para terminar: en tu último viaje al extranjero sé bien que has confiado en un robusto y fiable DW-5600, ¿viajarías ahora con el GMW-B5000? O dicho de otra forma: ¿el GMW-B5000 es el candidato ideal para desterrar a todos los demás digitales que usemos, o hayamos usado?

Guti-. Tu ya sabes que cuando viajo me gusta llevar un reloj digital. La señal horaria, una función que me encanta y siempre llevo activada me ayuda a ser consciente del transcurso del tiempo sin tener que mirar el reloj. Algo a lo que estoy muy acostumbrado en mi vida, pero que cobra importancia cuando viajas y debes estar pendiente de horarios en un momento en que tu cuerpo no está demasiado centrado en ello.

Por trabajo me llevaba el PRW-3100T, un reloj que era suficientemente elegante para ello, y cumplía con mis necesidades. Si es por motivos de recreo, suelo llevar al menos dos relojes, un digital por lo que os comentaba, y también un analógico mecánico que sabes que también me gustan mucho.

Escojo los relojes en base a lo que necesito, pero también al trato que les voy a dar. Si voy a hacer rafting por ejemplo, cosa que nunca he hecho, no me llevaría un reloj caro o que no resistiera al agua de manera suficiente. De la misma forma si viajo a zonas donde no hay la misma seguridad que aquí, es mejor no llamar la atención. No digo que vaya a pasar algo, pero es buscarse problemas porque si. En ese sentido un DW-5600E negro pasa completamente desapercibido, es la imagen que muchos tienen de reloj digital de plástico barato. Incluso el GW-5000 colaría. El GMW-B5000, no. Ser de metal atrae miradas, quizás no parezca un reloj de 500€ o más, pero definitivamente no aparenta ser un reloj barato y llama la atención.

Droid-. Muchas gracias por acompañarnos, por tus palabras, consejos y recomendaciones, Guti. Ha sido un placer contar una vez más contigo en estas Five Series.

Shock the Radio – Five Series #6: El 5 Series perfecto

26 de mayo de 2018

Guti-. Bienvenidos al programa Five Series en Shock the Radio. Esta vez, habiendo invertido los papeles. Yo soy Guti, y conmigo está Droid. ¿Vamos a relojear?

Droid-. Hola Guti, se me hace raro el papel de entrevistado y no de entrevistador, es mucho más fácil estando al otro lado, así que me perdonen nuestros seguidores si no estoy a la altura.

Guti-. A lo largo de este programa hemos tocado casi todos los temas relacionados con la serie 5 de G-Shock. La película Speed, las bull-bars, los digitales rusos, la poca profesionalidad de algunas tiendas y un debate en profundidad sobre el GMW-B5000. No era algo fácil para mí, así que he optado por lo que es la esencia y los recuerdos de los DW-5000 y sus sucesores.

Droid-. Me pillas en un brete, seguro que de eso sabes tú mucho más que yo.

Guti-. El primer G-Shock que vi en una tienda fue precisamente un DW-5600C con el módulo 691. Un reloj que pude comprar hace unos años, pero que en su momento no me gustó. Estaba acostumbrado a los digitales más clásicos, y el DW-5600 me pareció exagerado. Droid, ¿cuál fue el primer G-Shock que viste? ¿Que opinión te mereció? ¿Te gustó?

Droid-. Para mí los G-Shock siempre fueron inalcanzables, de manera que si los veía en el escaparate de los bazares (aquellos bazares de los ochenta y noventa, ¿eh?, todos seguro recodamos alguno) ni me fijaba en ellos. Supongo que serían los clásicos de las Five Series, cómo no, pero mi vista se iba hacia los Collection (que por aquel entonces no se llamaban así, simplemente “Casios”), y lo que más recuerdo es que me fijaba en sus zonas gráficas. Un reloj sin zonas gráficas, bajo mi punto de vista, “no molaba”. Las animaciones que les ponía Casio en el display eran lo más, me encantaban. Aún hoy me siguen fascinando, aunque por desgracia en muchos modelos ya las han ido abandonando, una pena porque desde siempre era una seña de identidad de Casio. Por fortuna, tengo la combinación perfecta de ambas cosas: animación y G-Shock, en el GLS-5600.

Guti-. En mi caso poco después de eso, sólo tuve Casio serie F que usaba en vacaciones, el resto eran analógicos, también de Casio. Así que pasó mucho tiempo, hasta el 2010 o así que no tuve mi primer G-Shock, un GW-6900. La decisión no fue fácil, era un reloj caro para lo que yo estaba acostumbrado en relojes digitales, y no fue hasta que encontré una oferta en Amazon con más de un 40% de descuento sobre el PVP que no me decidí.

Luego fue un no parar y pocos meses después tenía también un serie 5, el GW-M5610.

Escogí el GW-6900 en primer lugar porque estéticamente siempre fue mi favorito, quizás porque me recordaba al TGW-100. El 5610 vino naturalmente, las mismas prestaciones que el 6900, pero en el diseño clásico de G-Shock. ¿Cuál fue tu primer G-Shock y porqué escogiste ese modelo en concreto?

Droid-. Pues más o menos como tú, eran relojes caros para lo que yo entendía que debía ser un digital. Mi primer G-Shock tengo que hacer memoria, porque he tenido tantos que es difícil llegar al primero (se nota que no me marcó demasiado, jeje), pero te puedo decir que me decepcionaron y me pasé unos cuantos años prácticamente con un G-Shock por mes, usándolos y dejando de usarlos, ¿la razón? O muy grandes, o muy difíciles de pulsar sus botones, o muy pesados, muy aparatosos… O sea, tenían todo lo que yo no quería en un digital. Quizá mi reconciliación con G-Shock, por decirlo de alguna manera, fue cuando tuve el G-7800: un módulo descomunal, una correa muy bien diseñada, un aspecto a futurista auténticamente alucinante. Aún hoy lo echo mucho de menos. Sin embargo reconozco que los que más me llenan son las Series Cinco, el resto o tienen un “defecto” u otro (y a veces varios defectos a la vez, bueno, me refiero a “defecto” no como tal, sino porque tienen cosas que no me agradan).

Guti-. Ya habíamos hablado como era nuestra vida en aquellos tiempos. ¿Pero como pensabas que sería tu vida y la vida relojera del futuro? Porque yo pensaba que el futuro serían los relojes digitales llenos de funciones. De Casio y también de otras marcas. Nunca me hubiera imaginado que los “buenos relojes” serían mecánicos, y que Casio sería el único que iba a quedar en el negocio, al menos con módulos decentes.

Droid-. Es cierto, es muy curioso lo que ha ocurrido, es un panorama un tanto decepcionante, sobre todo para los que nos gustan los digitales. Teniendo en cuenta que me pasé muchísimos años con el F-91 llevándolo para todas partes y usándolo para todo, y que ni me preocupé en buscarle “las cosquillas” (de hecho hasta el cronógrafo me sobraba en él), no me esperaba un futuro en los digitales demasiado prometedor, como por desgracia ha ocurrido. Tanto es así que durante unos años (a finales de los noventa) dejé de usar reloj y solo utilizaba el móvil, y llegó un momento en el que te aseguro que creía que ya ni se usaban relojes digitales. Cuando empecé a necesitarlos de nuevo (por trabajo) volvieron todas aquellas sensaciones y volví a encariñarme con ellos. Curiosamente esta historia, con diferentes variaciones obviamente, es bastante común entre los usuarios de Casio más antiguos.

Guti-. Sin embargo lo que diferencia a ZonaCasio de otros medios, y por tanto a este Shock the Radio es que valoramos el reloj y la esencia, sin importar el precio o el prestigio social. Así que ¿cuál ha sido tu 5 Series más especial? Para mi ha sido el DW-5600C con módulo 691 que te comentaba antes, la pura esencia de G-Shock porque además de todas sus virtudes originales, era comparativamente más barato que el DW-5000C.

Me encapriché de él cuando leí que uno de ellos había estado en el manillar de una moto a la intemperie durante 25 años y su pila aún duraba.

Droid-. Yo tengo un problema con todos esos modelos G-Shock de los ochenta (y que me perdonen nuestros seguidores), y es que no me gustan los relojes pesados. Y los G-Shock que mencionas lo son, y bastante. Para eso prefiero un digital clásico, como el W-780 o un Marlin, que te ofrece lo mismo en una caja de metal y además mucho más liviano (encima con armis, que al ser de láminas dobladas, es también ligero). Por sentimiento (fue un regalo de mi hermano) al DW-5600E le tengo mucho cariño; por desgracia me tuve que desprender de él. Así que de G-Shock y dentro de las Cinco Series, podría decirse que las variantes de resina (sé que algunos me vais a matar por defender un modelo de resina frente a la caja de metal, pero es que me encanta esa caja de resina, siempre he sido mucho más de resinas que de metal). Dicho esto, si en lugar de un DW-5000C o un DW-5600C de acero, hablásemos de uno de titanio, entonces las cosas cambiarían mucho, porque yo como tú, tengo una gran debilidad por el titanio, y ese tacto tan cálido de ese metal es insuperable, digan lo que digan.

Guti-. Además la evolución nos ha llevado a relojes aún más grandes, incluso en G-Shock. Esa moda o tendencia tiene el precio de que ya no son relojes para cualquiera. Por ejemplo el GPR-B1000, creo que sería imposible que cupiera bajo la ropa, al menos en mi muñeca. ¿No crees que hemos llegado al extremo, y que eso explica porque estamos volviendo a modelos más contenidos como el B5000?

Droid-. El GPR-B1000 creo que es más bien grande por la necesidad de la tecnología que lleva, en todo caso los G-Shock siempre se vendieron bien “hiper-vitaminados”, recordemos los DW-6500, o los DW-8195. Seguramente que te acuerdas también que en los ochenta los G-Shock eran relojes considerados “grandes” para lo que se llevaba, y recuerdo muy bien que algunas personas no se los ponían por eso. Si bien ahora nos pueden parecer algunos de medidas contenidas, en aquella época no, y añadirle el bisel de goma exterior era algo que, por raro y tan poco visto, resultaba muy extraño. Ahora todo el mundo está acostumbrado y lo tenemos asumido, pero ver un bisel de aquel estilo rodeando toda la caja convertía al reloj en un objeto casi blindado, y no olvidemos que debajo había la caja de metal con fondo a rosca. Además, llegó en un momento en donde los Marlin comenzaban a escasear (digamos más bien que dejaron de fabricarlos) y casi todos los modelos de metal, aquellos A_”loquesea”, se vendían como tales, pero en realidad eran cromados y, por ello, muy ligeros. No debemos olvidar que en los ochenta los G-Shock casi nadie los quería, aunque ahora sean objetos de arte, moda, e incluso casi de leyenda.

Guti-. Es curioso como se ha transformado la idea de G-Shock. Hemos pasado de relojes robustos y más o menos baratos, a relojes aparentes y casi de lujo. ¿Tú como lo ves?

Droid-. Es cierto que desde determinados aspectos es así, pero por otra parte también se han vuelto bastante asequibles. Hace poco veía el precio de los novísimos GBA-800, unos G-Shock que acaban de lanzarse y que encima cuentan con tecnología Bluetooth, además de, como bien sabes, un sensor de movimiento (acelerómetro). Pues esos modelos están por debajo de los cien euros, lo cual nos deja bien claro que G-Shock sigue teniendo relojes sumamente competitivos y muy buenos.

Ahora bien, hay “otra” G-Shock que aspira a codearse con las grandes marcas y comercializar modelos Premium de varios miles de euros (o dólares). Creo que es un reto muy grande, pero ojalá lo consigan y puedan establecerse ahí, eso sí: sin olvidarse de sus relojes asequibles de siempre.

Guti-. En el programa de relojes rusos aclarábamos la diferencia entre un reloj resistente y un reloj duradero. G-Shock es resistente, pero en general no duradero. Salvo quizás el B5000 del que también hemos hablado. ¿Crees que las necesidades del público han cambiado? Es decir quizás un reloj resistente era importante en los 80, pero que ahora se busca algo duradero.

Droid-. Creo que es más bien al revés: un reloj duradero era importante en los ochenta, porque por lo general había muchos modelos duraderos, y tenías que competir contra ellos. Ahora se busca más la resistencia. Desde los años noventa se ha ido afianzando esa idea (culpa de Swatch, hay que decirlo) de relojes “de usar y tirar”, así que si un G-Shock es resistente, pero te dura una temporada o un verano, a muchos clientes les vale. Muchos adquieren los Apple Watch y aunque sean relojes duraderos por su exterior, tanto en su sistema operativo como en sus correas sabemos que no van a durar, y los compran como rosquillas (Apple ya desbancó a Rolex hace meses en las ventas de relojes). La gente pide eso, un reloj que sea guapo, bonito, y muchos no buscan que dure, sino que sea “cool” porque a fin de cuentas hoy en día, para una gran mayoría, el reloj es simple elemento decorativo, para aparentar. Si uno está siempre con el mismo y están cansados de verle todos un año tras otro con el mismo modelo, ya no puede presumir tanto. Ocurre algo parecido con las gafas: hace años tenías opción a un modelo duradero, ahora lo que te venden son gafas con colores y formas de temporada, e incluso te animan a que tengas unas cuantas y las vayas cambiando según tu estado de ánimo o tu ropa. Sobra decir que todo eso no va conmigo, y soy de los que prefieren un modelo duradero y robusto a caduco, la moda me importa un pimiento, honestamente.

Guti-. El éxito de G-Shock sorprendió hasta a la propia Casio que estuvo a punto de cancelar la submarca, por aquellos días gama. ¿Qué crees que aportó el DW-5600C para cambiarlo todo? ¿O piensas que tal vez fuera debido a cambios que no tuvieron que ver con el reloj? Yo lo que pienso es que el factor precio influyó, pero también la tendencia social de dar más importancia al ocio, y por tanto destinarle más recursos.

Droid-. Es una pregunta muy difícil, quizá solo podamos conjeturar con ella, y creo que puedes tener mucha razón en tus conclusiones. Aún así no debemos olvidar que G-Shock no triunfaba ni en Japón, y que fue Estados Unidos quienes lograron popularizarlos. Quizá mucho tenga que ver con lo que hablábamos antes, las modas. Y por eso aún hoy en día -y creo que hacen bien- G-Shock está tan ligado al mundo de la moda, de raperos, de “rarillos”, de cantantes, de actores, de deportistas… Los obreros y currantes que usan G-Shock hoy no lo hacen porque sean mejores que otros, de hecho lo lógico es que usaran F-91 mucho antes que preferir un G-Shock. Casio quiso colocar a G-Shock como “reloj-herramienta”, pero curiosamente solo les funcionó cuando empezaron a verse como “reloj-estilo”. Por eso los sensores y demás no son exclusivos de G-Shock, y los vemos también en Outgear y en Pro Trek. G-Shock es otra cosa, aunque ahí están los Master of G que demuestran que pueden ser una perfecta herramienta, pero en el fondo tiene mucho de marketing. Si fuera solamente un reloj-herramienta, entonces sería mejor un Pro Trek, aunque solo fuera porque te puedes olvidar de cambiar piezas y biseles.

Dicho lo anterior, que nadie me malinterprete: para algunos son excepcionales relojes-herramientas, y ese lado, por fortuna, Casio se lo ha ido conservando, porque forma parte de su ADN, pero un G-Shock es mucho más (sino no estaríamos hablando de ellos aquí, por ejemplo).

Guti-. ¿Por qué crees que la serie 5 ha tenido tanto éxito? Yo creo que porque es un diseño que prima la funcionalidad. Su forma rectangular aprovecha el espacio en el LCD, y su tamaño contenido lo hace apto para casi cualquier tarea. En el fondo me gusta que un nuevo B5000 sea tan identificable al DW-5000 de 1983. Como si nada hubiera cambiado.

Droid-. Sí, es cierto, a mí también me gusta por eso, y porque sigue el concepto y el diseño de los old-school clásicos, como debe ser un digital. No sé por qué los fabricantes a partir de los años noventa se empeñan en fabricar todos los modelos con cajas redondas, bueno, sí se por qué: en parte por el éxito de los analógicos, y para seguir su estética. Sin embargo en un digital son mucho mejores las cajas rectangulares, porque como bien mencionas, aprovechan mejor el espacio. Parece la solución ideal en todos los sentidos, pero no lo es: desde que ocurrieran los accidentes con el De Havilland Comet de 1949 se sabe que los cristales cuadrados crean mucha tensión en las esquinas, mientras que el diseño de un cristal circular reparte mucho mejor las fuerzas y al distribuir mejor la energía es más resistente en caso de impacto. Casio tuvo muy presente eso, y por ello si retiramos el bisel vemos que los G-Shock old-school tienen una forma de cristal que no es cuadrada realmente -aunque lo parezca-, no posee aristas en las esquinas. Si miramos una ventanilla de un avión, y un Five Series sin el bisel, nos daremos cuenta de algo que a simple vista pasa desapercibido: su forma es muy similar, y los lados son redondeados. El cristal de un Five Series y la forma de la ventanilla de un avión es casi calcada. Éste diseño no es casual, y el hecho de ser como la ventanilla de un avión es para repartir mejor las fuerzas. No debemos olvidar que un G-Shock debe resistir hasta 200 metros de profundidad, por ejemplo. Ese diseño fue una innovación en su día, y sigue siendo insuperable para relojes de caja rectangular u old-school. Si ponemos un old-school típico, un W-202, un A500 o un B650 vemos que no se parecen en nada, las esquinas de los G-Shock Five Series son muy suaves y redondeadas, sin aristas ni ángulos rectos, y no es así porque sí, sino que tiene un sentido muy claro y una razón de ser.

Guti-. El G-Shock de mis sueños es digital, Tough Solar, un módulo similar al del GB-5600, una App a la altura, y una construcción en titanio con cristal de zafiro. Se que el tuyo será algo diferente. Sin BT y con pila. ¿Cómo sería?

Droid-. Te confieso Guti que cuanto más años tengo más aprecio las cosas sencillas, el evitarte molestias con módulos raros y “esquizofrénicos” tipo multihorarios y todas esas tonterías. Conectividad con un smartphone no lo quiero ni loco, porque me haría depender de un smartphone, y no hay producto más caduco que ese, por lo que le estaría poniendo fecha de caducidad al reloj y le quitaría todo el sentido y todo su atractivo -bajo mi punto de vista, claro, respeto mucho a la gente que, como tú, pensáis que una App sí es muy útil-. Antes apreciaba mucho los módulos Data Bank, pero cada vez menos. Mi módulo casi perfecto sería el de un G-7800 con hora en todos los modos, o el de mi GLS, pero sin electroluminiscencia (prefiero con mucho el LED), y le quitaría el horario mundial poniéndole un doble horario. También le pondría una pila de larga duración, con circuitería de bajo consumo, y la posibilidad de aplicarle varios grados de contraste al LCD, o sea, como tenía el G-7800. De hecho pienso que el G-7800 fue el mejor módulo que Casio hizo en digital, a partir de ahí todo les fue cuesta abajo. Además, no lo olvidemos, un módulo completamente dot-matrix y muy personalizable. Sin embargo es muy llamativo, porque fíjate: el G-7800 apenas tuvo repercusión. Debería haber sido un superventas, y no lo fue en su día (yo creo que tuvo más éxito años después, cuando ya salió del catálogo). La gente no entendió -por lo general- ese reloj, y por desgracia tampoco estaba ahí ZonaCasio para explicar sus bondades. Creo que si el G-7800 saliera ahora, otro gallo muy, muy distinto, nos cantaría.

Sin embargo, y volviendo a lo que comentaba al principio sobre la sencillez, sé que cuanto más años vaya amontonando a mis espaldas más voy a apreciar módulos simples, sin complicaciones ni rodeos, como los de la familia de los DW-5600. Ese módulo está genial, si no fuera porque a mi parecer carece de algo básico: pulsadores silenciables, e iluminación por LED.

De manera que a día de hoy, y con lo que tenemos, lo más completo y más sencillo a la vez (es decir: que puedas usarlo para muchas cosas, pero sin comerte demasiado la cabeza a la hora de configurarlo) es el GLS-5600. Además, con LCD resistente a bajas temperaturas. Y con zona gráfica animada. Una preciosidad.

Guti-. Seamos conformistas y pidamos algo razonable a Casio. Yo le pediría mayor stock de recambios y consumibles, y a mejor precio. ¿Y tú?

Droid-. Me gusta tu petición. Yo le pediría más correas de nylon, y que nos ofreciera piezas como adaptadores y biseles hechos en titanio y no de resina, para todos los que queremos un Five Series con caja de resina pero sin el quebradero de cabeza de tener que mordernos las uñas temiendo que un día se quedará sin esas piezas. ¡Ah!, y en nombre de Adan -si me lo permites- casquillos metálicos interiores para los tornillos, y así las cajas de resina nos durarían toda la vida (si no le pido esto a Casio, Adan me corta el cuello, jeje).

Guti-. ¿Piensas que el público necesita un G-Shock? Yo cada vez lo veo más innecesario, un reloj relativamente resistente y relativamente duradero es más que suficiente. Lo que siempre comentamos de los Marlin. ¿Qué piensas?

Droid-. Pero Casio a los Marlin les tiene auténtico pánico. No digo miedo ya, roza el pánico, y seguro que si en Japón alguien se lo menciona, automáticamente lo echan de la fábrica. Los Marlin serían relojes geniales para muchos de nosotros, no sé si Casio vendería muchos o pocos, pero nos alegrarían a unos cuantos. Creo que en parte Casio teme que si fabrica un Marlin, tendría que ser su último reloj y cerrar la factoría a continuación. Ya no venderían nada más. No creo que ocurra así (la gente seguiría enfrascada en su Apple Watch), pero por si acaso, y de momento, no quieren tentar a la fortuna. El GMW-B5000 se acerca mucho a lo que sería ese reloj, pero en muchos aspectos (entre ellos el precio) en la realidad está muy lejos.

Sobre G-Shock, yo creo que el público sí necesita un G-Shock, y que tú digas que no o que lo crees innecesario claro…, lo dices después de haberte hecho con un GMW-B5000, qué gracioso eres, ¡jajajaja!. Es como si te veo conduciendo un Ferrari (bueno, en tu caso un Porsche) y le vas diciendo a la gente por la calle: “¡no os compréis un Porsche! ¡No lo necesitáis! ¡Dejádmelo para mí!”, jajaja. G-Shock va a seguir teniendo mucho tirón, porque no hay relojes en el mundo tan personales, con tanta identidad, y con tantas variaciones. Y con tantas versiones que pueden satisfacer a mucha gente, de muchas culturas, y de muchas escalas sociales. Son fantásticos. ¡Larga vida a los G-Shock!

Guti-. Ya para terminar Droid. ¿Que G-Shock crees que llevaría Byron Smith?

Droid-. Esta pregunta sí que no me lo esperaba… No sé, supongo que cualquier Casio digital serviría, cualquier Collection, cualquier F-91 (aprovechando que hay mucha variedad), pero por su nombre tan aristocrático, seguramente algún MT-G, ese tipo habla como si tuviera mucha pasta, aunque vete a saber, recuerda aquello de “dime de qué presumes…”.

Guti-. Muchas gracias Droid. Creo que ha sido una entrevista tremendamente interesante. Esperemos que nuestros lectores piensen igual.

Droid-. Esperemos que sí. Gracias a ti Guti, siempre es un placer hablar contigo de relojes y creo que, por fortuna, tú y yo estamos bastante lejos, porque si fuésemos vecinos nos acabarían dando las tantas cada vez que nos cruzásemos en la escalera, ¡jajaja!