Si hablamos de Suites Ofimáticas en la historia de la informática, probablemente la Serie Assistant de IBM sería el comienzo.

Sin embargo, si nos vamos a la innovación técnica, probablemente Framework de Ashton-Tate se llevase el premio gordo.

Creado en 1984 por Robert Carr, era una verdadera suite de oficina integrada, que incluía procesador de textos, hoja de cálculo, base de datos, gráficos, y un módulo de comunicaciones.

Desde su primera versión, ofrecía un entorno WYSIWYG que daba una imagen bastante aproximada el contenido. Obviamente no era tan preciso como Wordperfect 6 para DOS, pero si muy superior al resto de competidores presentes y futuros. La representación gráfica, se aplicaba al entorno principal, y a todos los módulos, siendo capaz incluso de generar gráficos estadísticos en 3D.

Framework estaba construido de manera monolítica, como hoy vendría a ser LibreOffice, es decir todos los módulos estaban incluídos en el programa principal, de manera que los intercambios de información entre uno y otro, y los cambios de tareas, se hacía de manera muy ágil. El inconveniente era un mayor consumo de memoria, que sin embargo, era marginal en Framework al estar escrito casi en su totalidad en lenguaje ensamblador.

Por aquellos días los usuarios, entre los que me incluyo, no estaban acostumbrados a este enfoque, y preferían realizar sus tareas de oficina con programas dedicados como Wordperfect, Lotus 1-2-3, o dBase. Los que usábamos suites ofimáticas, solíamos acudir a paquetes integrados como Works. La razón era que por aquellos días, uno escribía un documento, o desarrollaba una hoja de cálculo, pero no se veían las posibilidades de crear un documento que contuviera ambas.

En 1985 se lanzó la versión II, ya totalmente de la mano de Ashton-Tate, y posteriormente la III de 1988 y la IV de 1991. Las nuevas versiones eran meramente mejoras, que no agregagan apenas funcionalidades nuevas, lo que sumado al relativo bajo éxito de ventas, que por motivos desconocidos tuvo Framework, lo llevó a su abandono.

Después de eso, pasó a manos de la pequeña compañía Selections and Functions, que lanzó las versiones V, VI y VII todas ellas para DOS; y VIII, IX y X, que a pesar de tener una interfaz de usuario similar, funcionaban sobre Windows.