Los motores de juegos en 3D son un término informático que lleva en voga algo más de una década, y que nos puede parecer ciertamente novedoso.

Freescape, desarrollado entre mediados y finales de los 80, por Incentive Software en un Amstrad CPC, y posteriormente portado a plataformas tanto de 8 bits (ZX Spectrum, Commodore 64); como de 16 bits (Atari ST, Amiga, PC-CGA y PC-EGA), es considerado el primer motor de 3D para juegos de ordenadores domésticos.

Aunque a principios del desarrollo, se consideraba una tarea imposible, o al menos llena de retos, los resultados del primer título que lo usaba, Driller (1987), fueron realmente buenos.

Freescape permitía un verdadero entorno 3D, con libertad de movimientos sobre el terreno. En los casos más limitados, 40 Kb. de memoria, debían bastar para almacenar el motor, los gráficos, los escenarios, y la lógica del juego.

El motor permitía movimientos de desplazamiento sobre el escenario completo, y de rotación en los 360º, aunque con ciertas limitaciones por motivos de rendimiento.

A día de hoy, los resultados gráficos parecerán sin duda pobres, y la jugabilidad que proporcionaba, con 3 FPS en el mejor de los casos, fuera de los estándares de calidad. Sin embargo debemos recordar que Freescape, había estado diseñado para máquinas de 8 bits, donde todos los cálculos y el dibujado corrían a cargo de la CPU. Una CPU, que ni siquiera era capaz de realizaar multiplicaciones ni divisiones, y mucho menos, operar con números de coma flotante.

A Driller, le seguirían Dark Side (1988), Total Eclipse (1988), Castle Master (1990), Castle Master II: The Crypt (1990), y Total Eclipse II: The Sphinx Jinx (1991).





Las interacciones se programaban con Freescape Command Language (FCL), un sencillo lenguaje que permitía definir acciones entre objetos, y sobre el jugador con ellos. En las máquinas de 16 bits, FCL permitía animaciones.

Después, se puso a la venta 3D Construction Kit (1991), que ponía en manos de los usuarios la potencia de Freescape, para poder crear sus escenarios virtuales 3D, y desarrollar incluso juegos. Un años después, aparecía 3D Construction Kit II (1992), y de este modo terminaba la saga de Freescape.