Garfield, mi gato preferido, al igual que muchos de nosotros, también tiene una relación muy especial con los ordenadores, aunque claro, a su manera.