Ayer estuve probando GMail Drive, una herramienta para Windows, que simula un disco duro remoto de 1 Gb de capacidad, utilizando el espacio que ofrecen las cuentas de correo de GMail.

Una idea original, y que abre nuevas posibilidades.

GMail Drive, tiene varias virtudes:
– Se instala transparentemente, de forma que en nuestro PC, aparece automáticamente una unidad virtual llamada GMail Drive, donde podemos leer y escribir como si fuera una unidad local de nuestro ordenador. Ideal para traspasar archivos de un PC a otro, guardar archivos temporalmente para tenerlos accesibles desde cualquier ordenador con conexión a internet…
– 1 Gb de espacio.
– Bajo consumo de recursos.
– Es gratuito, al igual que las cuentas GMail.

Y por supuesto tiene algunos inconvenientes:
– En cuanto Google detecte que el uso de programas como este aumenta, modificarán levemente el protocolo interno de GMail para impedir su funcionamiento.
– En las descargas de archivos, no se soporta la continuación de transferencias como hacen los gestores de descargas, lo que le resta utilidad al trabajar con archivos de cierto tamaño.
– Puede dar problemas con GMail Notifier, si configuramos el disco virtual en una cuenta de GMail, y utilizamos el notificador en otra cuenta diferente.
– De momento no permite utilizar varias cuentas simultaneamente para poder multiplicar el espacio disponible, y sobre todo para poder realizar más conexiones de carga y descarga concurrentes. Esto último seguro que mejoraría el rendimiento del servicio de forma significativa.

En pocas palabras, una herramienta que es muy útil y cómoda, pero que como pasa habitualmente, es mejorable.