Con el sugerente apelativo de Marlin este reloj digital de la marca relojera nacional Havet me conquistó. Además después del Kronos Racing Chrono, me apetecía descubrir esta marca, y el Havet Marlin era algo totalmente diferente a lo que tenía.

Con algo menos de un año desde su fundación, Havet apuesta por un espíritu joven que se traduce en unos relojes que huyen a propósito de los convencionalismos, intentando que cada uno de ellos tengan algo diferente. Si muchas marcas se definen como de tendencias de moda, en Havet, intentan ir un paso por delante y romperlas. Como muestra de su innovación, se venden de manera exclusiva desde su propia web. La experiencia la obtienen de su fundador, el que hace 20 años comenzara con la relojera Step One que diseñaba y distribuía guardatiempos para Mango, Devota & Lomba o Antonio Miró.

Quizás eso fuera lo que más me atrajera del Havet Marlin, la sensación de ir contra-corriente, de demostrar personalidad.



Se entrega en una pequeña caja de cartón de embalar que protege el envío, y que va marcada con la marca Havet aumentando así la expectación. Al abrirla, encontramos una agradable caja de cartón. Como suele ser habitual el reloj viene equipado con protectores plásticos para evitar daños. En el interior nos encontramos con la tarjeta de garantía válida por 2 años como exige la ley. Sin embargo, no hay rastro del manual de instrucciones, que caso de quererlo, debemos obtenerlo desde la página del producto (880 Kb. en formato PDF). Una lástima, porque éste es apenas media página en A4 que perfectamente se podría haber incluido en el paquete.





Una vez abierta, nos viene un pensamiento a la mente: el reloj es precioso. El cristal mineral que cubre la esfera negra, le da un brillo espejado que si bien no se aprecia en las fotografías de la marca, un toque moderno, elegante y misterioso al mismo tiempo. Me alegra que en Havet hayan optado por este tipo de cristal en vez de uno de resina más barato. No solamente da una transparencia mejor, sino que además es más resistente, que en relojes sin bisel protector debería ser casi obligatorio.



La caja es acero inoxidable con 38mm de diámetro, así que es apto tanto para hombres como para mujeres. Ofrece una resistencia al agua de 3ATM, es decir que resiste la lluvia y las salpicaduras. Lo que más me gusta de ella es que es completamente redonda y que bien podría pertenecer a un reloj analógico. Pero que en el caso que nos ocupa, monta un LCD digital invertido. Es un contraste muy bonito, una caja tradicional, con un reloj digital en su interior.

Pese a su aparente solidez, es bastante ligera y muy plana, con solamente 7,2mm de grosor, lo que refuerza su aire de reloj tradicional de vestir. Para no desentonar, el departamento de diseño de la marca encabezado por Celso Bravo (que en el pasado colaboró con la relojera portuguesa Parfois), ha elegido que los dos pulsadores o botones del reloj estén camuflados. Se sitúan en lo que serían las 9 y las 3 de un reloj analógico, pero frontalmente no se ven. De esta forma, mantiene la suavidad de las lineas sin ningún elemento que las rompa.



Salvo la esfera que como decía es de color negro brillante, todos los otros componentes son metálicos y de color antracita, incluyendo los botones. Pese a que están escamoteados, son muy agradables de usar, y no hay dificultades con ellos. Con el paso de los días nos damos cuenta de otra ventaja extra, y es que al estar tan resguardados se evita que se pulsen accidentalmente.

La tapa trasera, algo que habitualmente no vemos pero que es un elemento importante es de acero inoxidable, con un acabado pulido brillante muy bonito. Las serigrafías nos indican la información esencial del reloj, incluyendo el número de modelo HV-0319. La fijación es a presión, lo ideal hubiera sido a rosca, pero no es de vital importancia en un reloj como este que con el paso del tiempo no deberá enfrentarse al agua.



La malla metálica tipo milanesa de 18mm de ancho es cómoda, y mantiene ese tono gunmetal o pavonado que amplifica la estética del reloj. Es bastante ligera, así que en conjunto cuando lo llevamos en la muñeca resulta muy cómodo. Es ajustable por el usuario de manera fácil. Nada que ver con el proceso de tener que quitar eslabones en un brazalete de acero tradicional. Estética a parte, esa es a mi modo de ver la principal ventaja de estos brazaletes. El cierre va firmado por Havet, que es siempre un detalle de agradecer.

Sin duda esta combinación del Havet en color antracita es mucho más agradecida que la anterior terminada en acero inoxidable, haciendo que el reloj parezca completamente distinto.

El display digital no es demasiado grande, lo que nos hace percibirlo como una pieza sencilla y minimalista. El toque original lo proporciona su tecnología de matriz de puntos (dotmatrix). En vez de usar segmentos para los número, se componen en base a píxeles. Esos puntitos le dan mucha personalidad. Sin bisel ni elementos centrales que distraigan la atención destaca el logotipo de la marca. Ciertamente, se podría haber aprovechado mejor el espacio, probablemente perdiendo ese bonito efecto de brillo que comentaba al principio, pero ganando en legibilidad.



El módulo digital que monta ofrece lo básico. Horas, minutos y segundos e indicador de PM. Mediante el pulsador de MODE, podemos consultar la fecha en formato mes/año. No se trata de un reloj que necesite sensores, alarmas o cronógrafos, al fin y al cabo proporciona la misma información que la mayoría de relojes analógicos del mercado a la que agrega un calendario pre-programadom, lo que evita que tengamos que ajustarlo cada mes. El rendimiento obtenido ha sido bueno, con un desfase de +11 segundos/mes. No hay información acerca de la precisión esperada ni estimación de duración de la pila, por lo que me es imposible constatar esa información.



En condiciones de poca luminosidad se echa en falta un sistema de iluminación, más aún teniendo en cuenta que el display es en negativo. No quiere decir que la hora no se vea, pero si que en algunos casos tendremos que acostumbrarnos a buscar un ángulo correcto en la muñeca para que la pantalla reciba la luz del ambiente.

En la tienda online oficial el PVP es de 79€ para las versiones con milanesa, y de 69€ para las que montan correa de piel. Pero puedes aprovecharte del código de promocional JAVIERGUTIERREZCHAMORRO que a la hora de realizar tu compra te ofrecerá un descuento del 10% que no está nada mal. No pagamos sobreprecios exagerados por su diseño, como si que ocurre en otras marcas en las que pocos meses después ese reloj acaba vendiéndose en cualquier outlet de turno a mitad de precio. Sólo la construcción del Marlin ya lo vale.

No conozco otros relojes que se parezcan al Havet Marlin, un complemento verdaderamente original, y que como pretenden desde la empresa nos hará sentirnos diferentes. Además el poder contar con una referencia digital como esta en su catálogo demuestra el dinamismo de Havet, que demuestra que dan cobertura a los gustos de cualquier cliente. Finalmente que sea una empresa de aquí, y diseñado también aquí es un valor quizás intangible, pero que para mi, y probablemente muchos de vosotros sea crucial.