Aunque ya hablé hace algún tiempo de los productos textiles hechos en España, voy a volver a retomar el tema, por una situación curiosa que me ocurrió.

De unos años para acá, vengo defendiendo la calidad, en la forma de productos bien hechos. Lo que yo entiendo por producto bien hecho, es aquel que además de cumplir su misión (abrigar, dar la hora, ser cómodo, bonito, …), es duradero.

La durabilidad de un producto, depende fundamentalmente de sus materias primas o componentes, y de la mano de obra y maquinaria que lo ha producido. Así buenas telas, con malos operario, genera un mal pantalón, o malos módulos digitales, con una buena fornitura, acaban produciendo un mal reloj.

Por motivos filosóficos, he acabado prefiriendo el Fabricado en España, de hecho, cuanto más cerca de donde yo vivo, mejor. Creo que la proximidad, reduce costes medioambientales. Pensad en la cantidad de energía consumida por el transporte de estos productos, sus componentes, y sus materias primas en barco, avión, carretera, … Así que los productos locales, son simplemente más sostenibles. Considero que son mejores unos zapatos de 100€ que duren 1 año, que unos de 10€ que duren 1 mes. Aunque económicamente el escenario low-cost pueda ser a veces algo más ventajoso, acarrea las molestias correspondientes a reemplazar ese artículo con frecuencia, invirtiendo por tanto tiempo de nuestra vida en ello, y con la incomodidad de saber que posiblemente llegarán a su vida límite, en el momento que más falta nos hagan. Así que salvo que sientas la necesidad, artificial por otro lado, de renovar tus productos cada poco, mejor que escojas calidad.

Ahora bien, ¿cómo saber si un producto está fabricado en España?. Pues simplemente mirando si tiene una etiqueta que diga Made in Spain o similar (Elaborado en España; Hecho en España; Producto de España; Manufacturado en España). Ojo, porque Diseñado en España, y otros calificativos parecidos, solamente indican, que el concepto se ha hecho aquí, mientras que el resto de producción se ha ejecutado fuera, probablemente en países asiáticos con mano de obra barata.

Tampoco sirven las leyendas del tipo: Fabricado por Javier Gutiérrez S.A. Barcelona, ya que lo que significa, es que le producto lo ha confeccionado mi empresa en este caso. Sin embargo, mi empresa con la sede central en Barcelona, puede haber adquirido sin problemas una factoría en Vietnam, así que aunque lo haya fabricado yo, de Barcelona, no necesariamente es Made in Spain. Así que repito, para serlo, tiene que ponerlo, así de claro.

En cualquier caso, cabe aclarar, que la etiqueta de Hecho en España, sólo se garantiza que el ensamblado final del producto, se ha realizado aquí, pero de forma similar al Swiss Made, o la Made in Japan, no es garantía absoluta de que todo el proceso se ha llevado a cabo es nuestras tierras.

Hay que tener especial cuidado con las etiquetas donde figura Fabricante o Importador, ya que eso quiere decir, que se ha importado, y por tanto no se ha fabricado aquí. En este tipo de etiquetas, se obliga a que la empresa importadora incluya sus datos fiscales (CIF, razón social, etc).

El caso es que pensaba en renovar mi ropa interior, y decidí recurrir a Abanderado, algo con una tradición patria sin igual. Desgraciadamente, desde que pasaron a formar parte del grupo DBApparel, que ya no producen aquí. De manera que me recorrí dos o tres tiendas de barrio, buscando esos productos fabricados en España. Debo admitir que en general me sorprendió el desconocimiento de las dependientas, con ayuda de las que tuvimos que ir cribando hasta encontrar las enseñas que producían en España.

Finalmente, la labor terminó bien, con bastantes marcas que producían en España, muchas de ellas de Barcelona: Ferry’s (Teixits Blanc-Color, S.L.), Set (Vilaseca, S.A.), Natural Vermont (Vidreres 2000 S.L.), …

En cualquier caso, las marcas de aquí, son también importantes, son a ellas a las que podemos convencer para que vuelvan a fabricar aquí, como ha hecho Paredes con las Competición