Kate Moss, nunca me ha parecido una modelo especialmente atractiva, aunque no con ello quiero decir que esté mal.

El caso es que desde que he descubierto su espíritu racing, participando en diferentes eventos (entre ellos la Gumball 3000), me parece ¡muchísimo más guapa!