La historia de Google

Navegando por la red, he encontrado diferentes enlaces que muestran la historia de Google tal y como se conserva en el Internet Archive.

El archivo abarca desde que el proyecto formaba parte de la Universidad de Stanford hasta hoy en día en el cual está a punto de salir a bolsa.

Aquí van:
Antes de sus inicios.
Sus inicios.
Evolución tal y como lo conocemos.

Curioso, ¿verdad?



2 comentarios en “La historia de Google”

  1. Quien lo iba a decir…, Un par de amiguetes de la universidad con un proyecto que nadie entendía entonces, y fíjate ahora; los reyes del Mambo. Todo aquel que dudo o malmetió su ilusión acabaron mordiendose la lengua e incluso bajándose los pantalones.

    La verdad es que yo con este tipo de "historias" me dan como unos cosquilleos… es como cuando ves una película y te ponen al principio que está basada en echos reales, parece como que le das mas veracidad y dejas de pensar en que es una película. O cuando te hablan de fulanito, te acuerdas, pues ahora se ha comprado una casa y tiene un trabajo de PM. Pues lo vivo como una hazaña, ¿no? como que demuestras que no bajas la guardia porque tu lo ves y lo ves de verdad, incluso con los ojos abiertos, jejeje

    ¿Testarudo? sí, ¿un poco cabezón? no, mucho, la gente te desanima: " donde vaaaass !!!" pero te da igual, y tu con una meta tus ideas claras, llámalo sueño si quieres, ellos lo llamaron Goooooooogle!!

    Joan
    http://www.vendopc.com

  2. Tienes toda la razón del mundo Joan.

    De hecho las buenas ideas, uno de los requisitos que suelen tener para ser buenas, es ser originales y que a nadie se le hayan ocurrido antes.

    Si no se le ha ocurrido a nadie antes, es posible que no la entiendan, y que no les parezca una buena idea.

    Siguiendo con lo de Google que comentas, me viene a la mente la frase aquella de, ¿Como van a ganar dinero sin poner banners, ni vender rankings? Fijo que quiebran en dos días…

    Jeje, y míralos ahora, se estima que la salida a bolsa se valorará en unos 20.000 millones de dólares… ¡No está mal, para tenerse que haber hundido en dos días!

Deja un comentario