El artículo acerca de la historia de Varón Dandy, me dio la idea de completar el análisis que realicé sobre los mecheros Zippo, así que he decidido, escribir sobre la historia de esta legendaria marca.

La historia de Zippo Manufacturing Company comienza con su fundador, George G. Blaisdell, hijo de un propietario de taller de maquinaría, cuando en la década de 1930, en el Country Club Bradford de Pensilvania, se da cuenta de los problemas que tienen un amigo para encender un cigarrillo con su mechero austriaco. Éste funcionaba bien, y resistía el viento, pero necesitaba usar las dos manos para encenderlo, y era demasiado frágil.



Así que en 1932, tomando aquel encendedor como base, le añade una bisagra, y refuerza su construcción. Aquel sería el primer encendedor Zippo, que empezaría a comercializarse en 1933 por 1,95$. Sin embargo, el primer mes, sólo se vendieron 82 unidades. Desde aquel momento, decidió apostar por la garantía de por vida, con el lema: “It works or we fix it free™” (“Funciona o te lo arreglamos gratis”). En 1934, solicitó la patente de su diseño, y le fue concedida en 1936.

El nombre dela marca Zippo, fue también idea suya. Le gustaba el sonido de la palabra “zipper” (cremallera), parecido a lo que le ocurrió a Phil Katz con PKZip. Estuvo probando diferentes combinaciones, y al final se quedó con la que le parecía ofrecía un sonido más moderno: Zippo.

Desde entonces, fueron haciéndose cada vez más populares, gracias a su durabilidad, y la capacidad de funcionar, hasta en los climas más adversos. La Segunda Guerra Mundial, los hizo aún más conocidos, lo que unido a sus apariciones en el cine, lo convirtieron en el éxito que hoy conocemos. Su época dorada sería durante los años 1950, con la altísima tasa de fumadores, sobre todo en USA.



En la década de 2000, sufrieron una importante crisis, precisamente por lo contrario, el declive del tabaco. Pero gracias a excursionistas, coleccionistas y a nuevos productos como los hand warmers, la compañía vuelve a gozar de felices momentos. Se estima, que sólo en USA, hay más de 4 millones de coleccionistas.

Los mecheros Zippo, siguen en el mercado, casi idénticos a como eran los de 1932, y manteniendo sus cualidades de fiablidad, lo que les ha permitido superar los 500 millones de unidades vendidas.