La industria soviética

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética demostró sus elevadas capacidades a la hora de desarrollar dispositivos con elevada capacidad técnica. Hablamos de la tecnología rusa, y también de los relojes rusos.

Recordemos que los soviéticos, eran conocidos por crear relojes de pulsera que durante los años 1950 y 1960, eran capaces de rivalizar con el prestigio de las manufacturas suizas. Sin embargo, los rusos, no se especializaban sólo en relojes, sino que producían un amplio abanico de aparatos de precisión.



Como muestra, tenéis la regla de cálculo Kontrolpribor KL-1, el cronógrafo de mano Agat SOS PR-2B-2-000, el podómetro Zaria, o el reloj de submarino Vostok 5-ChM M3-36. Incluso podemos mencionar segmentos diferentes como el Volkov Commander del que hablé hace unos días.



No todo era Vostok, porque excluyendo los problemas políticos, la Unión Soviética era una superpotencia, que debido a su ostracismo, era capaz de nutrir sus necesidades de manera interna. Su énfasis era generalmente la durabilidad, así que no es de extrañar que hubiera productos con pocos controles de calidad en cuanto a precisión, o pésimos materiales y acabados. No obstante, al ser la variedad tan amplia, nos encontrábamos con excelentes productos, que al ser manufacturados por la industria pública, se comercializaban a precios mucho más bajos que en otros países o regímenes. Claro que pese a esos precios bajos, seguían sin ser asequibles para la mayoría de ciudadanos, pero ese es otro tema.

Con este pensamiento, no puedo evitar compararlo con la industria china actual. Con ciertas diferencias, podemos decir, que el 90% de lo que venden aquí, no de lo que producen, es basura, pero en el 10% restante, tenemos cosas como la Xiaomi Mi Band 2, con buena tecnología, duradera, y muy barata.



Al final, el cambio político que abrazó el capitalismo, acabó con la mayoría de su potencial técnico y tecnológico, dedicándose al más lucrativo y cómodo negocio de sobreexplotar los recursos naturales no renovables, cuan emirato árabe. Me pregunto, si un cambio similar en la sociedad china, acabaría derrumbando también su potencial productivo como ocurriera en la URRS.

12 comentarios en “La industria soviética”

  1. Has dado en el clavo: tenían mucha técnología -y en muchos casos iban a la vanguardia-, pero no era accesible para todo el mundo. En efecto, como China, produciendo artilugios donde el 90% es basura. No obstante así es en todo, el capitalismo no es mucho mejor, sin ir más lejos tengo un caso cerca de una amiga donde le mandan hacer una resonancia la doctora, llega al hospital y le dicen que no, que como eso es caro y se tarda tiempo ya si empeora que vuelva al médico. ¿Eso pasaría en la privada? Obviamente no. La tecnología si no está al alcance de todo el mundo, sino solo de unos pocos que puedan permitírselo, es una basura, venga de China, de Rusia, o de los yankees esos.

  2. Creo que todos los sistemas económicos han prometido en algún momento u otro equilibrar la balanza. Distribuir mejor los recursos. Y obviamente ninguno lo ha conseguido.

    Tal vez el capitalismo los consiguiera a principios de la era industrial, cuando la economía crecía tanto, que todos los que querían trabajar podía hacerlo. O tal vez el comunismo, al menos con el comienzo de la URRS, pero que luego acabaría pervirtiéndose.

    La parte buena, es como esa tecnología rusa de los años 40, 50 y 60, sigue estando en gran parte disponible, y a precios razonables comparado con la economía actual. Un país que tenía inventiva, mano de obra, fábricas, y mercado. Y que destinaban sus esfuerzos para hacer que las cosas durasen lo máximo posible. Hoy en día lo más cercano es China. Tiene mano de obra, fábricas y mercado, pero no inventiva, que la copian de otros productos, y sin ningún esfuerzo en la sostenibilidad ni durabilidad.

  3. No, el comunismo menos que ninguno (como sistema, me refiero). Al principio consiguió lo que consiguió gracias a las masacres de stalin, claro, así cualquiera levantaba la voz, todos eran «felices». El comunismo quizá como concepto teórico tenga su pase, pero luego en la práctica está más que demostrado lo grotesco que es. No muy diferente del capitalismo, por cierto, en donde nos venden la moto de la libertad pero claro, libertad «del capital», o sea, del que pueda pagársela. Es sustituir al «dios estado» por el «dios dinero», así que estamos igual o peor.

    Todos los regímenes totalitarios (y el capitalismo lo es, totalitalismo de las multinacionales y del poder económico) son inhumanos «per se».

    Coincido contigo en que quizá en la revolución industrial se alcanzaba ese utópico estado de una sociedad «todos iguales», con la riqueza más o menos a disposición de todo el mundo, de hecho ahí se consiguieron las mayores libertades. Luego quedó todo en un espejismo, por desgracia.

  4. Hola Guti. Se puede decir mas alto, pero no mas claro. Tienes toda la razón, y te lo digo con conocimiento de causa.

    En la zona donde vivo, habitan muchos [email protected], son buena gente, muy educados y cultos (al menos los que yo conozco), los cuales, casi siempre, opinan igual que tu en todos los comentarios que normalmente haces sobre ese país.

    Sobre tu comentario de la durabilidad:

    Una vecina rusa, al fallecer sus padres, se trajo de su casa de Moscú , entre otras muchas cosas (un piano, dos violines, cuadros, joyas, muebles etc…), y una «nevera», si la hubieses visto, parece que estemos en otra época. Tiene mas de 50 años y sigue funcionando como el primer día. ¿Obsolescencia programada?, jajaja.

    Me gustaría enviarte una foto, pero los veranos los pasa en su país y hasta octubre no vuelve.

    Hola Bianamarán. Como ya te comenté, te leo todos los días (hace mucho tiempo), en ZC, Bianamaran, Duraderos y, últimamente en Revista Relojes. Quería decirte que estos dos comentarios que acabas de hacer, son perfectos. Pienso exactamente igual que tu.

    (PD: Cuídate mucho de tu enfermedad. Desgraciadamente es lo mismo que le digo a mi mujer a diario).

    Buenas noches y saludos a los dos.

    Luis.

  5. bianamaran, con el tiempo he llegado a pensar, que un nuevo régimen político o económico, sólo sirve para alterar el equilibrio de poder. Es decir, que el dominio, pase a otras manos, ya sea económico, como social.

    Es tan fácil como esto. Doy un golpe de estado en ZonaCasio, y digo que lo hacéis fatal, así que me convierto en webmaster, y lleno de buenas intenciones, aplico una nueva linea editorial que funciona muy bien. Una vez tengo ese poder, me acomodo, y me corrompo. Voy sacando provecho de la situación, y acabo con un ZC que es muchísimo peor que el que tu editabas, pero ahora ya tengo el poder.

    Con el tiempo seguimos dándole vueltas al tema. Tu me criticarías, yo te criticaría a ti, y los lectores (el pueblo), no sabrían ni que pensar, porque no saben en detalle lo que ha ocurrido.

  6. Un saludo para ti también Aqualung, y sobre todo, mis mejores deseos para tu mujer. Esto del poder industrial soviético, o si queremos comunista, ya que la antigua RDA funcionaba de un modo similar, siempre me ha gustado. Los bienes eran tan poco accesibles para la mayoría de gente, que había que esforzarse en que una vez los pudieran tener, les duraran mucho tiempo. Eso explica lo de la nevera de hace 50 años, y que sigue funcionando. Si no lograban que fuera duradera, y reparable, al estropearse esa nevera, el gobierno volvía a tener el problema. Esa familia se había quedado sin nevera, y habría que conseguirle otra. Así que era un modo estupendo de solucionar el problema.

    Por fortuna, ya no estamos tan necesitados, y una nevera no suele ser un problema. Pero es una lástima que no continuemos con esa filosofía, y que la obsolescencia programada nos haya conquistado. Tal vez una nevega sea barata y accesible hoy día (por 200€ ya tienes). Pero pasamos por alto el coste medioambiental, y el coste social de asiáticos explotados, y expuestos a componentes peligrosos.

    Hoy en día, da igual que te compres una nevera de 5.000€, no te va a durar más de 10 años. Es decir, en la mayoría de productos, no puedes escoger durabilidad, ni pagándola. Si compras un Ferrari, no te va a durar más que un Fiat, aunque pagues muchísimo dinero. Sólo pagas moda, lujo, y tecnología.

  7. Hombre, no hace falta que des un golpe de estado, Guti, yo te lo regalo 😀

    Gracias por tus palabras Aqualung, te lo agradezco mucho.

  8. del costo medioambiental de la nevera, guti: quien sabe si una nevera de hace 50 años no resulta peor en cuanto a consumo de corriente y de gas freon, y de emisiones, que una nevera moderna, aun cambiándola cada diez años. No todo es el costo de los materiales
    En cuanto a neveras (refris, como les decimos aquí) soy fanático de la Samsung. La anterior me duró 20 años, y la tuve que cambiar por el cierre hermético, no por el motor de la misma. En lavadoras, Mabé, marca mexicana; en realidad, no creo mucho en tenerle lealtad a una marca, pues no dejan de ser entes sin rostro que no me despiertan ningun sentimiento

  9. Creo que los contaminantes en la industria, se han ido reduciendo paulatinamente Kabe, pero no en exceso. No entiendo de neveras, pero si de automóviles, carros. Uno actual, tiene un consumo de combustible que es aproximadamente la mitad de hace 50 años. ¿Cuántos kilómetros deberíamos recorrer para compensar ese ahorro de gasolina?

  10. Muy buen símil el del Ferrari / Fiat, Guti.

    Aunque yo añadiría (entre otras muchas cosas, pero sería muy pesado, jeje), que el Ferrari, al llevar muchísima mas tecnología, lógicamente siempre dará mas problemas, tendrá mucho mas mantenimiento (de los costes, ni hablamos…). Y sobre la durabilidad, al estar fabricado con los mejores materiales existentes, lógicamente aguantará mas que el Fiat pero, a que precio de repuestos, mantenimiento, etc, etc.!!!.

    Yo, desde niño, también soy un apasionado al mundo de los automóviles. Es lo que mas me gusta, (y después la buena música).

    Saludos.

    (PD: Durante años, he tenido la oportunidad de acudir a varias carreras de F1. Es otro mundo…)

  11. Coincidimos en eso también Aqualung. A mi es lo que más me gustaba. Desde que tengo uso de razón, me apasionan los coches. Pero con el tiempo, cada vez lo hacen menos. Me siguen gustando, pero tal y como está el tráfico hoy en día, tal y como están los límites de velocidad, etcétera, cada vez es más complicado poder disfrutar de la conducción. Para mi el automóvil, es mucho más que un medio de transporte.

    La Fórmula 1 es una pasada. Yo he ido 2 veces, y la experiencia es única, sobre todo por el sonido. Aún no he escuchado estos nuevos V6 turbo.

Deja un comentario