Leo en portada del número 3 del diario Gente Barcelona lo siguiente:
La targeta de viajes mensual en BCN cuesta más del doble que en Salamanca.

Me parece una iniciativa loable, proveer de un diario gratuito, que en vez de repartirse por la calle, se deposita en buzones, pero de ahí a descuidar detalles como la ortografía de "targeta" en vez de tarjeta, o que la web, ni siquiera tenga un "en construcción", es otro cantar.