La sabiduría de Bender, llega hoy en día incluso hasta el ámbito de la programación. Y si no, juzgad vosotros mismos.