Pasado el ecuador de la temporada 2011-2012 de Fórmula 1, podemos hacer balance. Hemos visto como las carreras están igualadísimas, con equipos punteros que cada vez son más numerosos como McLaren-Mercedes, Red Bull Racing-Renault, Ferrari, Lotus-Renault o Mercedes, equipos de la zona intermedia que han brillado en más de una ocasión como Sauber-Ferrari, Williams-Renault y Force India-Mercedes.

Así Alonso, sigue demostrando, que es un piloto competitivo, con coches de primera linea, como de segunda, y Hamilton que ha madurado, sigue siendo tan espectacular conduciendo como antaño.

En la parte inferior, gusta ver como Caterham-Renault ha evolucionado acercándose a puestos superiores, y como HRT-Cosworth, sigue avanzando pasito a pasito y con buena letra, que a su vez me permite ver en acción a Pedro de la Rosa, probablemente el piloto de Fórmula 1 al que tengo más cariño.

El mal sabor de boca, lo deja la falta de competitividad de STR-Ferrari, con la ausencia de Jaime Alguersuari, y como Marussia-Cosworth va perdiendo fuelle, y lo mal que se portaron tras el accidente de María de Villota.

Sin embargo, lo mejor de esta temporada, en particular para aficionados que como en mi caso llevamos algunos años siguiéndola, es poder contar con seis campeones del mundo en activo, algunos de ellos retirados de esta disciplina, y que la han retomado recientemente, disputándose de nuevo el título los domingos.

A saber: Fernando Alonso, Sebastian Vettel, Kimi Räikkönen, Lewis Hamilton, Jenson Button, Michael Schumacher.

¿Se puede pedir más? Pues no deberíamos, pero en mi caso lo haré… Hecho de menos a Rubens Barrichello, Robert Kubica y a Juan Pablo Montoya.