La vida es maravillosa cuando la contemplas pasar desde el espejo retrovisor de un Porsche 911 Turbo