Larry Wall, el inventor del lenguaje PERL (Practical Extraction and Report Language), además de un excelente programador y lingüista, destacó por ser un magnífico pensador.

Fuera de la faceta tecnológica, pero aplicable a todos los aspectos de la vida (incluída la tecnología), enunció lo siguiente:

Si tienes un solo clavo, tiendes a ver a los martillos como un problema.