A medida que un restaurante tiene más categoría, inevitablemente sus cartas ofrecen más variedad, y los platos son más caros.

Por ejemplo, en los restaurantes de menú, la carta de vino incluye como mucho 3 variedades diferentes. En cambio en locales de mayor nivel, esta cantidad puede superar las 100 referencias.

Es lógico, los clientes quieren poder elegir el caldo adecuado para su plato, y si la variedad es grande, esto otorga un punto adicional al local.

Lo que si que es curioso, es que independientemente de lo larga que sea la carta de vinos, las referencias al agua, quedan en un simple agua con gas, y agua sin gas.

En este caso, no se mencionan ninguna marca de agua.

Es tan erróneo decir que todas las aguas saben iguales, como decirlo de los vinos.

¿Por que no se ofrece más variedades de agua, para que los clientes puedan elegir?