Internet nos ha traído muchas cosas buenas, pero también muchas cosas malas. O si queréis, algunas cosas muy malas. Está abierta la polémica sobre el juego. Cientos de compañías domiciliadas en paraísos fiscales que proveen sus “servicios de juegos de azar” (gambling) en nuestro país.

A los gobernantes parece que sólo les importa que tributen sus beneficios en nuestro país, y no las consecuencias que estas actividades adictivas pueden acarrar. La televisión, la web, las redes sociales, están llenas de anuncios incitando al juego online. Unas redes donde los más jóvenes acaban cayendo. Ciertamente si está prohibido anunciar tabaco, o bebidas espirituosas, ambos productos de consumo legal, algo parecido debería ocurrir con el juego.

Desde hace unos años, hay alternativas al juego online para aquellos que no las ven con buenos ojos, aquellos que piensan que al ser juegos de azar, no son atractivos. Me refiero por un lado a las apuestas deportivas, y por otro mucho más importante al trading, o lo que siempre hemos llamado negociación bursátil.

Hace unos días estaba en el café antes de ir a trabajar, y había un par de chicos hablando. Uno de ellos hablaba sobre trading, porque era una de las cosas que hacía para entretenerse, y sacarse un dinerillo. En concreto se dedicaba al trading de oro y otros metales preciosos. A los pocos minutos de prestarle atención me di cuenta que apenas tenía conocimientos de lo que estaba haciendo. Yo no soy un experto en economía, aunque el tema me atrae bastante. De hecho ese chico, aún pensaba que hay muchas monedas de curso legal en que el metal vale más que su valor facial. Eso le hacía pensar que invertir en metales era algo muy seguro.

Además, decía aquel chico, todo el dinero que circula en el mundo, se apoya en el oro que tienen guardado los países. Desgraciadamente ese chico estaba muy desinformado, y la moneda hace casi 50 años que no se sustenta por las reservas de oro de los países, sino más bien por la inflación y las espectativas.

Cuando de manera inocente su compañero de mesa le preguntó donde guardaba el oro con el que operaba, él dijo que no lo tenía. Y que lo prefería así, porque si tenía que guardarlo en casa, eso era un riesgo extra. Que él trabajaba con contratos, que era mucho más práctico. Tuvo suerte de que su compañero no fuera tan cotilla como yo, porque yo le habría preguntado quién avalaba esos contratos, y que es lo que decían…

Aquella charla me dio que pensar, y hoy que me levanté temprano, me encontré con un anuncio en un popup de mi navegador. Un anuncio sobre el Método Español o Spanish Method en jcmarkets.net, donde un chico muy agradable llamado como otros tantos Rodrigo García, nos habla de lo feliz que es ganando tanto dinero, y que ahora quiere que nosotros también lo ganemos. Lo bueno es que no hay que hacer nada, y es super-fácil. La verdad que cuesta de creer que Rodrigo no haya acabado con la pobreza en el mundo todavía, debe estar en ello me imagino. Sin embargo el mundo es tan injusto, que tiene que poner anuncios de pago para que sus métodos lleguen a la gente que lo necesita.



En mi vena investigadora como Ligoteo internacional, o Descuentos increíbles en relojería, me puse a desentrañar de lo que iba.

El caso es que tras Rodrigo, está como decía jcmarkets.net, un dominio registrado desde un proxy en Arizona. Es raro, porque Rodrigo no es de Arizona sino español, al menos según nos decía. Si vemos su aviso legal, vemos que está en inglés, Rodrigo debe ser al menos bilingüe, aunque parece copiado de autotraderbot.com, el sitio al que hace referencia y que ya no existe. Seguro que Rodrigo García está tan ocupado ganando dinero que no ha tenido tiempo de actualizarlo.

Ahora vamos en serio, porque la web de jcmarkets.net tiene cosas muy interesantes. La primera es la clásica sección de testimonios que hay en cualquier timo. Para darle credibilidad son mensajes en un iPhone.



Claro, todos sabemos que es muy fácil de trucar, podemos incluso pedir que nuestros amigos nos manden y mensaje diciendo lo que queremos y tomar la captura de pantalla. O también podemos retocar el texto con un editor gráfico como GIMP. Si sois un poco perspicaces u observadores, veréis algunos indicios. Todas las conversaciones comenzaron exactamente a las 8:32 de la mañana, y aunque la primera es de una tal Begoña Bayón, las otras dos son del alguien que también se llama Rodrigo aunque hayan intentado difuminar el nombre. Quizás el propio Rodrigo se mandó esas buenas palabras para convencerse a si mismo. Además, pese a tener tanto éxito él mismo y sus interlocutores, ¡aún se mandan SMS!

Así que van un paso más allá, y nos ponen testimonio en vivo de su página de Facebook y de Twitter.

El problema es que ellos no tienen página en Twitter ni en Facebook. De hecho los botones de “Me gusta”, “Comentar” y “Compartir” no funcionan. Todos los alias que se muestran son bonitos, Paula, Jaime… Nadie se llama BitacoraGuti por ejemplo. Es raro. Pero son comentarios recientes, publicados hace pocos minutos.



Lo que ocurre es que si volvemos a visitar la página unos minutos después, seguimos teniendo esos mismos comentarios recientes. Son falsos, obviamente, por mucho que nos digan “En vivo minuto a minuto con las actualizaciones de los feeds de Twitter y de Facebook”.



Debo aclarar que si que existe la cuenta de Twitter @metodoespanol, pero no es de Rodrigo García, ni siquiera de Jacobo Martínez (que es el nombre que luego aparece en el super-video de guía que ofrecen, y que curiosamente está en español, no en castellano). Esa cuenta la ha creado Carolina Larrazabal de
Opcionesbinariasseñales.com con el fin de dar a conocer la estafa. Además ¿queréis saber quién es verdaderamente Rodrigo García?, pues es una fotografía royalty free llamada “Handsome smiling man isolated over white background”, y que se puede descargar desde shutterstock. Ni siquera es español, ni siquiera es Rodrigo García…

Si vemos un poco más, nos muestran otra interesantísima sección para demostrar que el sistema funciona: “¡Resultados verificados de terceros en vivo!”. Ojo a la palabra “Verificados”, porque eso implica que no pueden ser falsos. La mayoría ganan, es buen sistema. Cierto que alguno pierde, pero bueno, hay poquitos. De nuevo son transacciones recientes. Está claro que el sistema de Rodrigo lo usa mucha gente, y les va bien.



Repetimos la jugada y entramos unos minutos después. Vemos las mismas transacciones, sólo que han modificado la fecha para que parezcan más recientes. Los que verifican los resultados, obviamente, no son demasiado estrictos con eso. Así que de nuevo, ¡es falso!



No hace falta que seas un experto en economía. Date cuenta que para que alguien gane dinero, otro lo tiene que perder. El dinero siempre sale de algún lado. Eso quiere decir que no vas a ganar siempre. Puede que pienses que eres más listo que los demás, y que tu vas a ganarles. Puede que sea cierto, y realmente hay gente que lo consigue. Se les llaman brokers en el sentido tradicional, y te prometen rentabilidades medias de aproximadamente un 10% anual. ¡Ninguno te va a prometer invertir 300€, y ganar 10.000€ en dos semanas!

Piensa que si eres tan listo, entonces el sistema será complicado. Tendrás que manejar muchísima información. Detalles teóricos, prácticos, históricos y así poder hacer previsiones. Si fuera apretar un botón, ni siquiera tu haces falta para hacerlo. El propio software lo podría hacer.

Si tu trabajo consiste en vender cuando el valor ha subido o ha bajado, no necesita una persona para nada. Hace más de 50 años que existe el if…then…else y una máquina lo podría hacer.

Esa página web, sólo dice una cosa de verdad. Si os fijáis en los falsos resultados en vivo verificados, veréis que al ser opciones binarias, es decir, apuestas al 50%, si pierdes, te quedas a cero. Apuestas 100€, bueno, inviertes que es lo que ellos quieren decir, pierdes, y te quedas sin nada. Pero si ganas, algo que es poco probable, entonces no ganas 200€, sino 175€. Alguien se ha quedado una comisión de 25€.

Tal vez no te importe, a mi no me importaría. En el caso de ganar, me conformo con 75€, no necesito los 100€. El problema es que cuando pierdas, cosa que estadísticamente ocurrirá una de cada dos veces, que es lo que quiere decir una opción binaria, te quedarás a cero. A medio y largo plazo no vas a ganar, sólo perderás la comisión que se quedan ellos. En este caso, el falso Rodrigo y sus amigos.

Si algo es demasiado bonito para creerlo, es porque probablemente es falso. Y si además te llega cuando más lo necesitas, con más motivo. Al final es como en
¿Quién gana dinero con los Bitcoin?, nunca lo ganas tu, por muy bonito que te lo pinten.