Llevo ya bastante tiempo hablando de relojes, y nunca me había dado por explicar algo tan elemental como son las partes de las que consta la producción de un reloj completo.

Lo primero que tenemos es la fornitura, es decir los componentes que forman el exterior del reloj: la caja, el cristal, la esfera, el bisel, las agujas, la correa o el armis, la tapa trasera, … Lógicamente la fornitura, cuenta con un proceso de conceptualización, diseño, creación de prototipos, pruebas, ajustes y fabricación.

Lo segundo el es movimiento o calibre. O sea la maquinaria mecánica o electrónica (llamada módulo), que se encarga de medir el tiempo, y representarlo. Nuevamente, el desarrollo del módulo, requiere de investigación, diseño, fabricación, creación de prototipos, pruebas, y ajustes hasta llegar a la fabricación final.

Finalmente tenemos ensamblaje, es decir, integrar todos los componentes para conformar el reloj terminado, que será distribuido y comercializado en un empaquetado concreto. El montaje, se puede realizar de forma totalmente automatizada como en el Swatch Sistem51, o totalmente manual como en muchas marcas de alta relojería.
Aquí intervienen las redes de distribución, la comunicación, la mercadotecnia, las tiendas propias, etcétera. De hecho, ciertas marcas invierten más recursos en esta última fase que en las dos anteriores.

Visto lo anterior, entendemos que manufactura propia o simplemente manufactura, es cuando el proceso completo lo desarrolla de manera íntegra el fabricante, es decir sin contar con proveedores externos. A los puristas, es algo que nos encanta, ya que refleja la esencia tradicional horológica en la que todo el proceso se controlaba de principio a fin. Naturalmente la manufactura propia, tiene a incrementar los costes, en un mundo cada vez más enfocado a la globalización, por lo que es una práctica común en alta relojería, pero no tanto en los relojes de a pie.

En todo caso, haberlos haylos, al menos parcialmente. Se dice que Seiko fabrica todos los componentes de un reloj, incluyendo los aceites y el lumen, es decir tan manufactura es un Seiko 5 de 70€, como un Grand Seiko de 5.000€. La excepción serían las pilas y baterías que habitualmente se encargan a fabricantes especializados.

El caso de Citizen es similar, produciendo la mayoría de los componentes de sus relojes, con contadas excepciones.

Vostok, es manufactura propia al completo, salvo los rubís que se obtienen de proveedores externos. Además los relojes se montan casi casi de forma artesanal.

Tanto Seiko, como Citizen y Vostok entre otros, suministran sus movimientos a otros fabricantes que los integran, siendo los que los adquieren por tanto, no manufactura.

Orient hace lo propio en sus relojes mecánicos que si son manufactura, aunque los de cuarzo equipan maquinarias de Seiko.

Casio a excepción de pilas y baterías, produce al completo sus relojes digitales. Los analógicos montan movimientos de Citizen salvo algunas excepciones, utilizando otros componentes externos como receptores GPS de Sony, …