Hablaba con Jesús, un entusiasta de J’hayber, me contaba que sus zapatillas preferidas eran las J’hayber Isla y las J’hayber Match. Ambos modelos históricos de la marca, pero que dejaron de fabricarse en 2013 aproximadamente.

Me explicaba, que sigue comprando las New Pista, pero que no le gustaban tanto como las Match con aquella doble jota en el lateral. No en vano, hizo acopio de tres pares de J’hayber Match para usarlos diariamente en su trabajo, y aún le queda uno intacto. Sin duda este hecho, debería dar mucho que pensar a J’hayber, pues sería el refuerzo ideal para su actual reexpansión internacional. Aprovecharse de la herencia adquirida a lo largo de los años.

Obviamente, la gama Olimpos, cuenta actualmente con las New Olimpo, las New Olimpia, las New Atenas, o las Zeus, clásicos donde los haya dentro del calzado de la marca ilicitana. Pero, ¿por qué abandonar a tantos seguidores, descatalogando modelos? Me refiero a las Atolón, las mencionadas Match e Isla, y por supuesto también a las que empezaron todo: las Antorcha.

Algunos las escogerán por su indudable calidad y duración, otros, como recuerdo a las deportivas que vestían antaño, y otros por ser un calzado español.

Si ya instaba a J’hayber a ampliar la gama de productos fabricados en España (las Chakave o Walubi no son lo mismo); me cuestionaba la imagen de Dani Martín; o sugería mayor variedad de colores en los Olimpo clásicos (rojo, verde, amarillo, …); hoy quiero reivindicar la reedición de esas leyendas del calzado. Un poco como hizo Calzados Paredes con sus Competición. Antiguos modelos que atraerían a nuevo público, y completarían una familia, que siendo honestos, tiene poca variedad.

No debemos menospreciar ese aporte, los Olimpos, todos construidos en piel, carecen de una variante de tela, como eran los Isla y los Match. Además, su precio de entrada sería más asequible, popularizándolo, y contribuyendo a la entrada de nuevos compradores.