El juego de los Lemmings causó furor a principios de los 90 entre la mayoría de usuarios de ordenadores personales.

Cualquier máquina que se preciase, fuese de 8 o 16 bit, tenía su conversión.

Ahora podéis probar esta versión en DHTML del mismo juego, compatible con la mayoría de navegadores y plataformas recientes. Los requisitos mínimos, dadas las circunstancias, son realmente asequibles: un navegador de internet, un procesador de 500 Mhz… ¡No tenéis excusa para no echaros unas partiditas!

Lo tenéis aquí: www.funnygames.nl/host/games/lemmings.