Con el paso de los tiempos, han nacido muchos lenguajes de programación, que durante su ciclo de vida, se han reproducido, y en algunos casos han muerto.

El primero que me viene a la mente es Logo, que hasta mediados de los 90 iba a representar el gran salto evolutivo en la pedagogía de la programación.

En el entorno empresarial de los grandes sistemas, seguimos viendo COBOL, REXX y hasta RPG, promovidos y/o creados por el antiguo gigante azul (IBM).

Incluso con un nivel alto de adopción como lo fueran en diferentes épocas Pascal, BASIC, Fortran, Lingo, o xBase (dBase, Clipper, FoxPro), hoy sobreviven, pero lejos de ser lo que eran.

Otros como Modula-2, ADA, LISP o PROLOG, simplemente sobreviven en el ecosistema académico con más pena que gloria.

Por el lado contrario, tenemos otros como PHP, que se ha hecho con un elevado número de desarrolladores a pesar de su juventud.

No debemos olvidarnos que en cualquier momento estas viejas glorias pueden resucitar. Y si no que se lo digan a Objective-C que desde los años 80 se intentó impulsar, y que no ha sido hasta la salida de Mac OS X, y sobre todo de dispositivos basados en iOS que está viviendo una segunda juventud.

Como homenaje final, debemos agradecer la herencia de Smalltalk que en los 70 estableciera las bases de la POO tan en boga hoy día; de Simula con conceptos y sintaxis que luego fueron inspiración de otros lenguajes; y de ALGOL, que fue uno de los primeros.