Libretas Cervantes

Hoy os explicaré otra anécdota del estilo a la de comprar un encendedor, porque recientemente me ocurrió algo que quiero relatar. Me dí cuenta de repente que se había terminado el papel donde apunto mis listas de la compra y mis tareas pendientes. En algunas cosas soy ordenado y maniático, así que tengo una lista en donde voy anotando lo que tengo que comprar en uno de los supermercados a los que acudo, y otra en la que anoto lo que voy agotando y debo reponer del otro, que visito aproximadamente una vez al mes.

Casi siempre he usado tacos de hojas para notas, de esos que regalan como propaganda a lo que ahora llamamos merchandising en vez de promoción comercial. Me gusta la papelería y sé valorar el placer de escribir en una MiquelRius (Apli) o en una Oxford (Hamelin Brands), pero usarlas para algo tan transitorio como una lista de la compra o de tareas me daba algo de lástima, además son de formato grande que es donde de verdad me gusta escribir. Pensé que sería fácil, y me acerqué a una papelería de al lado de casa. Buscaba una libreta de tamaño A6 (105mm X 148mm) o incluso A7 (74mm X 105mm), suficientes para escribir la palabra «Macarrones» en un renglón. Debía de ser barata, y tener la mayor cantidad de hojas posible. El resultado de la visita fue una libreta de la que no recuerdo la marca, era A5 con una portada bastante atractiva y costaba 2€. Demasiado para una lista de la compra.

Entonces hice lo que muchos de nosotros hacemos en esos casos, algunos incluso en primera instancia, acercarse al bazar chino más cercano. Con ciertos remordimiento me personé en una bastante grande que me queda cerca de casa, la oferta de productos era igual de grande que en una papelería convencional, así que tras unos minutos examinando productos asiáticos, me encontré a la candidata que lucía un identificativo de «Made in EU». El precio era de 1,20€, así que por casi lo que costaba la de la papelería me pude hacer con dos. ¡Hasta en un bazar uno se lleva sorpresas agradables!

Dos blocs de marca Cervantes, de 16cm X 22cm con papel que debe corresponder al tamaño cuartilla o A5 (148mm X 210mm), y hojas cuadriculadas que son las que me gustan en una cantidad más que adecuada de 80.

Claro que luego te paras a pensar en que Madrid Papel, con ese nombre tan castizo fabrique en Europa en vez de España es raro. Supogo que por eso ahora empieza a adoptar la denominación acrónima de MPI por (Madrid Papel Import).





4 comentarios en “Libretas Cervantes”

  1. Las he visto en uno que tengo relativamente cerca. Pero sí, me huelen a fabricación asiática.

    Pero es que al final salvo los que no (que lo indican y cada vez más, que está muy bien) todos vienen del mismo sitio. Yo al revés, para papel de notas prefiero como mucho el rayado sencillo, y mejor el papel liso, tipo folio. Y el otro día, el mismo del portaminas Molin 0,7 mm. repasé los cuaderno que había así, sencillos, pero de papel liso como los folios que no sé por qué pero no los veo fácil. Y tenían, unos «Basic Block» con la marca Golden en la esquina de la portada principal (en colores bonitos, yo cogí el naranja). Y ya por indagar miré y son de Poessa (tienen web .com), empresa sita en Vizcaya (C/ Cervantes del polígono en el que están, fíjate la casualidad). Pero igualmente, son fabricados en Asia. No lo ocultan en su web, al revés, y en el cuaderno bien claro reza donde el código de barras «Made in P.R.C.»

    Pero al final, viniendo del mismo sitio, si hay empresa aquí y algo más barato… pues otra opción. ¿Por qué no?

    El mío es A5, de 80 hojas también, y papel de 65 gr. No está mal, se escribe bien, y hasta soporta bien la tinta de mis plumillas.

  2. Efectivamente son asiáticas Alejandro. En este panorama, no se entienden muchas cosas. Era un fan de MiquelRius, buena calidad, buen precio, Made in Spain, y resulta que quebraron y fueron comprados por Apli. Parece que aunque lo hagas bien, las cosas no funcionan, y no nos queda otra que conformarnos con este tipo de alternativas.

  3. Es la percepción de valor. Siempre hay una discrepancia entre el valor real de una cosa y lo que la gente entiende que vale.

Deja un comentario