Desde hace algún tiempo, veo cada vez más claro que las herramientas de limpieza del registro de Windows, hacen más daño, que el beneficio que aportan.

Me explico. Con la dura competencia, los algoritmos de limpieza de claves inútiles son más agresivos, lo que permite resaltar en las comparativas la eficacia de un producto determinado. Sin embargo ello también causa falsos positivos, es decir valores que las herramientas eliminan al considerarlos como inútiles, pero que en realidad no lo son.

Estos fallos son más acusados cuanto más poco habitual sea nuestra configuración de software. Está claro que en sistemas recién instalados, apenas ocurrirán este tipo de problemas, pero si por el contrario somos de los que usamos aplicaciones poco habituales, el riesgo se irá multiplicando, hasta que en el extremo, nuestro equipo llegue a ser inusable.

Por otro lado, y al estar diseñado para ser accesible de modo directo con rapidez, eliminar unos pocos valores, probablemente tampoco incremente el rendimiento. Podemos compararlo a una base de datos indexada, donde da igual que haya 1000 registros o 1050, las búsquedas por esos campos van a tardar lo mismo. En cuanto al espacio en disco ahorrado, y dado que el registro de Windows está codificado de manera binaria, raramente una limpieza nos ahorrará más de unos pocos cientos de Kb., que si lo comparamos con el tamaño total medio, va a ser menos de un 1% de ahorro. Una ganancia despreciable por este lado también.

Adicionalmente, los accesos al registro, tampoco es que sean especialmente numerosos, por lo que aunque hubiera con estos procedimientos una mejoría (que no la hay), apenas impactaría en el rendimiento global del sistema.

Donde sí se ganará con la limpieza es al borrar aquellos programas que se cargan y que no necesitamos, o bien que tras haber sido desinstalados, siguen intentando iniciarse, y Windows debe buscarlos, aunque ya no existan.

Desde aquí, mi consejo es evitar este tipo de herramientas. Probablemente sea más eficaz una limpieza superficial a mano, y luego una buena desfragmentación. Si lo que pretendéis es controlar los componentes que vuestro sistema carga, entonces nada mejor que Autoruns.