Me da mucha lástima cuando veo una muñeca con uno de esos populares relojes cromados de Casio que están totalmente desgastados. Con meses, parece que tengan décadas. Son tan delicados que tengo relojes como el AL-190WD que apenas me pongo para que se mantengan en buen estado.

Los relojes cromados, o pintados suelen tener una ventaja, al menos la correa es de acero (armis), y nos evitamos tenerla que cambiar cada pocos años como suele ocurrir con las correas de resina.

Su punto débil es evidentemente esa caja de resina, y en muchas ocasiones, el cristal del mismo material. No nos servirá de nada la pila de larga duración, ya sea de siete o de 10 años, porque mucho antes de agotarse, ya tendremos el cristal lleno de arañazos y la caja pelada.

Si volvemos la mirada hacia atrás, nos daremos cuenta que Casio nos permitía elegir. Teníamos por ejemplo el Casio W-720 con caja y correa de resina, y por un poco más de dinero (un 25% aproximadamente), la versión con correa y caja de acero equivalente, el W-780.

Sin embargo, desde que en 1995 se sustituyera el DW-5600C por el DW-5600E, los usuarios empezamos a perder esa capacidad de elección. Ciertamente el nuevo DW-5600E era más económico, pero se acabó el invertir un poco más de dinero por la versión de caja de acero y tapa roscada.

Los mismo ocurrió con modelos más populares de Collection, del Casio F-87W que llevaba cristal mineral, al actual F-91W que lo lleva de resina, perdimos la capacidad de elección. Hay que reconocer, que en parte gracias a eso, el Casio F-91W cuesta ahora mucho menos que antes, pero nos limita nuestra elección de compra si preferimos mayor calidad o durabilidad. Nos quedamos entre la espada y la pared, si queremos calidad, tenemos que pagar 50 veces más, e irnos a modelos de lujo como el GMW-B5000D.

Las antaño punteras marcas japonesas, han renunciado a la relojería digital de calidad. Citizen con la submarca Q&Q y Seiko con Pulsar y Alba; apuestan por las lineas económicas, y siendo sinceros, son incapaces de rivalizar con Casio.

Ese hueco existente, es decir, esa necesidad no cubierta representada por aquellos que quieren un reloj digital que sea duradero, pero que no cueste cientos de euros es lo que intentan aprovechar marcas como Skmei o incluso Nixon.

Llevamos mucho tiempo diciendo que los relojes baratos están bien, cumplen una necesidad, pero también hace falta relojes con mayor calidad y durabilidad, aunque sean algo más caros.

Muchas veces, cuando voy a comprar algo, siempre me fijo en los anuncios de segunda mano, porque así puedo ver cómo envejece ese producto. Precisamente esto es lo que he hecho, usando Ebay, Milanuncios y Todocolección que son las webs más populares de ventas de segunda mano, he ido capturando instantáneas de relojes Casio Collection. He optado por los modelos “de acero”, que en realidad son de plástico pintado o cromado, para que vosotros mismos podáis opinar. En algunos casos, la vida que haya tenido ese reloj no habrá sido lo más fácil posible, pero en otros si, de manera que en cierta forma, vienen a darnos una idea de su uso medio.

Casio A-156W



Casio A-158W









Casio A-159W



Casio A-163W



Casio A-168W












Casio CA-56W