Por motivos de trabajo, me he visto en la necesitad, por no decir obligación de instalarme la versión de prueba de Lotus Notes 6.

Desde los tiempos de la versión 4 que no lo había vuelto a tocar. Esperaba que las cosas hubieran cambiado desde aquella época, y ahora fuera una aplicación de uso más sencillo y estandarizado.

La primera sorpresa me la llevo cuando veo que el instalador a descargar son 100 Mb. Un punto menos para los chicos de Lotus/IBM.

Una vez abierto, veo que todo sigue igual de lento, y extraño como lo era antaño. Parece que casi nada hubiera cambiado, salvo el nombre claro. Ahora es IBM Lotus Notes 6, en vez de Lotus Notes 4 como era cuando lo usaba.

Decido no desinstalarlo de momento, porque es probable que tenga que hacer más pruebas con él en los próximos días.

El problema, es que cada vez que voy a abrir alguna aplicación desde el menú de Inicio, algo me recuerda que Notes está ahí, presente en mi ordenador, y en mi cabeza…

Me ha resultado grato comprobar que los iconos superiores del menú de Windows se obtienen de los programas predeterminados que usa el equipo. Estaba totalmente convencido que eran simplemente los primeros porque se utilzaban con más frecuencia, independientemente de que fueran las aplicaciones por defecto o no. Y sinceramente, Notes me ha defraudado y lo peor de todo es que no creo que nada cambie con la versión 7.