El nuevo IBM Lotus Symphony recupera el antiguo nombre de la suite ofimática de cuando Lotus Development era todavía una compañía independiente, que se caracterizaba por el diseño de aplicaciones con interficies peculiares, a las que costaba acostumbrarse, pero con una implementaciones magníficas en cuanto a rendimiento.

No puedo negar que me entusiasma el toque de nostalgia que aporta el nombre, aunque puestos a elegir, yo me habría quedado con IBM Assistant Series.

El nuevo Symphony, disponible actualmente para Windows y Linux en fase beta, pretende colocarse a medio camino entre Office, y OpenOffice, para presumiblemente acabar jubilando definitivamente a SmartSuite.

Por un lado, aporta un interfaz de usuario más elaborado, próximo a Office, mientras que por otro, ofrece total compatibilidad con los formatos de archivos de OpenOffice (ODF).

Un concepto magnífico, procesador de textos, hora de cálculo, presentaciones, compatible con Office, OpenOffice, y por supuesto SmartSuite, pero con una lamentable implementación basada en OpenOffice y Eclipse.