Después del éxito obtenido con la Mala práctica 1, aquí va la segunda.

En esta nueva entrega, el error cometido está mucho más delimitado, siendo tan evidente, como sorpredente: ¡Una linea de 341 caracteres de longitud!

Por motivos de legibilidad, edición de código, y también de impresión en papel, no es recomendable escribir lineas de código tan largas, debiendose establecer la longitud máxima en unos 140 caracteres; siendo lo ideal inferior a 80.

Así evitaremos que los desarrolladores que vengan luego (¡ojo, que podríamos ser nosotros mismos!); tengan que ir navegando horizontalmente por el código.