Algo después del Casio A159W-N1DF, me di cuenta de los falsos mitos de Casio, y su Made in Japan. Unos mitos, que hasta yo mismo creía a pies juntillas.

El caso es que no iba a ser capaz de usar el mencionado A159W regularmente. Me lo pongo de tanto en tanto, pero precisamente su Made in Japan, y su exclusividad, me obliga a tratarlo con más cariño del habitual, y eso ya es mucho decir. Opté por comprarme un A158WA, que en Amazon estaba a 13€, el precio del F-91W, algo sorprendente.

Cuando lo recibí, se trataba de una versión bulk, exactamente igual que el A159W, motivo por el que tenía un precio tan competitivo. Prescindía del manual de instrucciones, que a día de hoy debe ser la parte más cara de un Casio Collection, y no le habían puesto la bolsita de terciopelo. No me importaba, al final este sí que lo iba a usar. Entonces, me fijo en su trasera, y en vez de Made in China como la mayoría de relojes, veo un Japan DH. Descartado que fuera una falsificación, o que el vendedor se hubiera equivocado, comienzo a investigar (gracias ZonaCasio).



Resulta que aunque nos intenten hacer creer lo contrario, Casio sigue fabricando en Japón. Las fábricas niponas tienen mucha capacidad, y aunque son insuficientes para satisfacer la demanda global, las aprovechan como complemento a China, Tailandia y Malasia. Ocurre que con su estrategia de falsos modelos premium, el Fabricado en Japón está muy cotizado, e incrementa el precio y el valor de la pieza. Sino, que se lo digan al GW-5000.

Del mismo modo que si TAG Heuer u Omega lucieran un Made in China en vez de un Swiss Made, por simple percepción, sus precios descenderían, eso le ocurre a Casio con los GWF-D1000 o los GPW-2000, deben lucir el hecho en Japón, y además esa etiqueta debe ser exclusiva, no todos los modelos pueden llevarla.

Ahora bien, cuando vemos que un sencillo A158W la lleva, y se vende a poco más de 10€, nos damos cuenta de la falsedad cuando afirman que manufacturar en Japón no es rentable. Hoy en día un reloj se produce de manera totalmente automatizada, más todavía, cuando hablamos de una tecnología de hace 40 años. Por tanto no hay diferencia de coste de producción dependiendo del país de origen. Las máquinas cobran lo mismo en un lugar u otro. Es una prueba de que si quisieran, toda la producción podría estar nuevamente basada en Japón, como lo estaba en la década de 1980.

Pero es también una prueba de lo que la técnica industrial nos permite hoy en día, producir un reloj muy digno, que se vende a 13€, y deja margen de beneficios a la marca, y al vendedor como mínimo. Tal vez al distribuidor también. No me cabe ninguna duda, que podríamos volver a tener algo como el Casio W-780, un reloj fabricado en Japón, con caja de acero, y con cristal mineral, y que su precio de venta, no excedería en mucho los 39,95$ que tenía en la época.

Sin embargo, ¿por qué van a hacerlo cuando pueden vender a ese mismo precio uno con caja de resina pintada, con cristal plexiglás y fabricado en China? Siempre digo que como consumidores tenemos bastante poder, bastaría con que no compráramos esos modelos, con que estuviéramos dispuestos a pagar algo más por tener lo que necesitamos. Por no conformarnos, y exigir.