Os hablé hace un par de años de MRC Jeans, cuando aún se denominaban Mercajeans, ya sabéis, el fabricante de vaqueros hechos en España.

Recientemente inauguraron su nueva web, y el cambio de branding, me parece un movimiento más que acertado. Mercajeans, siempre me sonó a mercadillo, una imagen, que es justo lo opuesto de lo que ofrecen, esto es, textil made in Spain de calidad.

Lo malo, es que no han sido capaces de migrar los datos de usuarios de la antigua plataforma, es decir, aunque estuviéramos registrados en mercajeans.com, deberemos volverlo a hacer en mrcjeans.com, y como en mi caso, habrás perdido el histórico de pedidos.

Pese a todo, continúan con su marca Capitán Denim, pero además, han añadido al catálogo Watusi, dedicada a la marroquinería (cinturones, carteras y zapatos).



Durante este tiempo, he ido repitiendo compras, y además de los Ray Recto Used con los que empecé, he adquirido unos pantalones cortos Smokey Bleached, una cazadora Lennon Used, una cazadora Gino Bleached, y especialmente 5 o 6 más pantalones Ray Recto.

Que los Ray, hayan sido mi predilección, y haya repetido su compra tantas veces, es la mejor prueba para recomendarlos. En realidad, han renovado casi al completo mi surtido de pantalones, y forman parte de mi armario de diario. Ofrecen una muy buena calidad, buena duración y resistencia, y cuentan con el corte clásico y recto o regular que me agrada. Aunque no haya probado todos sus modelos, puedo dar por sentado que mantendrán el mismo nivel.



Tengo vaqueros Ray en acabados Oscuro/Dark, Óxido/Dirty, Used y Camel. En realidad de los óxido y los used, tengo dos de cada, vamos que de todas las variantes, sólo me faltan los Gris y Marino. No entraré en si son cómodos o no, o si sientan bien, todos dirán lo mismo, y en todo caso, es algo que está sujeto a gustos y tipos de cuerpo. Lo que sí diré, es que están bien terminados, algo que no es común en estas prendas, salvo que nos vayamos a precios caros. Me refiero a los ojales de los botones, el interior de los bolsillos, las costuras, y en definitiva esos aspectos que muchas veces se pasan por alto.

La sarga es resistente, y relativamente gruesa. Nada que ver con esos pantalones tejanos, que son tan finos que en unos pocos usos acaban desgastados. Aguantan los lavados sin que se note, y al principio, tampoco destiñen tanto como otros vaqueros, ni siquiera en los que no son azules como el camel. Imagino que ésto, primeramente dependerá de la calidad del tinte que usen en la fábrica, y en este caso, es bueno. Pero también dependerá del desgastado del acabado. Probablemente los que al salir del taller ya hayan sufrido lavados y desgastes, serán menos susceptibles a desprender el color, pues ya lo han hecho en origen.

Me ocurrió con la cazadora Gino Bleached, un tipo de acabado desgastado, que éste era demasiado agresivo para mi gusto, y donde el denim aparecía rasgado en algunas zonas. Con los Ray que salen desgastados (used y óxido), no he notado que sean más endebles que los normales (oscuros).

No he notado que haya habido un descenso de calidad durante estos años, algo que ocurre en muchas compañías medianas y pequeñas, a medida que la demanda empieza a crecer, y supera sus capacidades. Lo que sí que ha crecido, a mi parecer de manera exagerada, es el precio. Si adquirí mis primeros Ray a 24,95€, después pasaron a venderse a 29,95€, y ahora cuestan 39,95€. Tal vez la barrera psicológica de los 30€ sea la que marque la diferencia. Porque me parecen ligeramente caros, incluso si aprovechamos las rebajas, ofertas y promociones puntuales que de cuando en cuando activan desde MRC Jeans.



Si no seguisteis mi consejo, y los comprobasteis por vosotros mismos al realizar una primera compra, os recuerdo que prestéis atención a las tallas. El tallaje es algo que varía ligeramente de un fabricante a otro, y que comprando ropa por internet, complica el asunto.

Debéis fijaros bien en las fotografías y la descripción de los artículos, pues es algo que aún no han mejorado demasiado. Continúan sin ofrecer imágenes de alta resolución, donde poder ver la prenda vestida y sin vestir, y ampliar los detalles; ni tampoco las descripciones, donde deberíamos conocer si es de tiro alto o bajo, de perneras largas o cortas, etcétera. El problema no es grave, porque ofrecen devoluciones y cambios gratuitos, pero si que es un inconveniente. Por ejemplo, me pasó con la cazadora Lennon Used, que tenía unos bolsillos decorativos, pero no se indicaba que así lo fueran, ni se apreciaba en las fotografías. Luego con los pantalones Ray, me ocurrió que el primero tenía cierre por botones, y los siguientes con cremallera. No es algo que me moleste, pero comprendo que haya gente a la que sí. Por eso, prestad atención al producto, y preguntad las dudas que tengáis. Los responsables, son atentos, y os las aclararán rápidamente.