Mühle Rocca R96 Jet DLC

En el año 1945 Otto Johannes Müller en Stützengrün en el estado de la por aquel entonces, la República de Alemania de Sajonia funda la firma O.J. Müller. Sin apenas medios económicos ni materiales comienza a producir brochas de afeitar. Su fama va creciendo rápidamente y comienza a exportar al extranjero durante la década de los 50, momento en el que empiezan a producir también jabones de afeitado. Durante el año 1963 exportan sus productos a más de 40 países. En 1965 muere Otto Johannes y la empresa pasa a manos de su hijo. En 1972 son obligados a vender la empresa al estado, pasando por tanto a ser una compañía pública llegando a contar con más de 3.000 empleados. En 1990 tras la caída del muro de Berlin, se reprivatiza la compañía, adoptando la denominación de Hans-Jürgen Müller. En 2006 llamados Mühle-Pinsel continúan apostando por la calidad del afeitado clásico. En ese tiempo se renombra la firma a Mühle, hasta que en nuestros días.

En la actualizad Hans-Jürgen Müller GmbH & Co. KG, la sociedad propietaria de la marca Mühle y dirigida por Christian Müller, el nieto del fundador ha llegado a un equilibrio en lo que a artesanía y tecnología se refiere, permitiéndoles ofrecer productos de calidad a buen precio. Es lo que ellos llaman «El arte del afeitado», para lo que ofrecen brochas, jabones, lociones, maquinillas y accesorios. Forman parte del German Design Council apostando por diseños que son a la vez clásicos e innovadores.



Tras haber hablado del Epsilon Blue Mediterranean, comenzamos ya con la Mühle Rocca. A finales de 2016 Mühle lanzó la Rocca DLC una maquinilla que causó gran expectación. Denominada como R96 Jet prometía un peine cerrado que iba a resultar intermedio entre los R89 y los R41. Mejores apurados que el R89 de la casa, pero más suave que el R41. Por desgracia ocurrió que las primeras unidades tuvieron algunos defectos en lo que se refería al recubrimiento DLC y en cuanto al encaje del cabezal. Como buenos alemanes decidieron parar la producción de la Rocca hasta estar seguros que todos los problemas quedaban resueltos y que en efecto la maquinilla iba a ser un producto digno de llevar su nombre. Finalmente se solucionó el problema, parece ser que sólo ocurría en casos aislados, y reemprendieron la producción. Los stocks disponibles se agotaron rápidamente, no está claro si el problema era que la fábrica las producía a cuenta gotas o bien que la demanda superó las espectativas. Al final de todo, en 2019 momento en el que escribimos este artículo tenemos finalmente aquí la Mühle Rocca DLC también conocida como Mühle R96 Jet DLC. Por tanto el primer punto interesante de esta maquinilla Mühle es por tanto su novedad, pero ahí mucho más.

Mühle siempre se ha caracterizado por ofrecer una estupenda relación calidad precio. Como sabéis llevo 3 años usando sus cabezales con un mango iKon OSS, lo que quiere decir que su buen hacer está demostrado. Lo más relevante a mi modo de ver es que la firma nos ofrece una maquinilla fabricada enteramente en acero inoxidable, incluyendo los cabezales, todo ello a un precio en Gifts&Care de 99€ (89,10€ si usamos el código de descuento G&C). Comparado con otras maquinillas clásicas que son completamente de acero inoxidable la diferencia es sustancial: Feather AS-D2 (198€), Above the Tie Colossus (218€). Es decir, Hans-Jürgen Müller nos ofrece una maquinilla de acero inoxidable a un precio muy competitivo. Pero no hablamos solamente de acero inoxidable, contamos con un recubrimiento DLC (Diamond-like Carbon) de varias capas como el de la caja del Casio GW-5000. Un tratamiento originario de la industria aeronáutica y de las carreras que dota al acero de base de una dureza similar a la del diamante y que en lo estético, le proporciona un bonito color negro.



Empecemos explicando lo que representa la linea Rocca de Mühle, una gama de productos como maquinillas, brochas y accesorios que plantean un diseño moderno y reconocible, reforzando los valores de calidad y cuidado en los detalles, usando como material el acero inoxidable. En cuanto a maquinillas clásicas, en Rocca se nos ofrecen las siguientes variantes:

R95: Acero plateado satinado con mango recubierto de corteza de abedul (99€).
R96: Acero plateado satinado con mango recubierto de resina negra (79€).
R96 JET: Acero negro recubierto de DLC satinado (99€).

Me parece que la versión DLC es la más atractiva, y a igualdad de precio con la R95, me parece preferible en cuanto a diseño y durabilidad.

Una imagen que se desprende desde el principio con su elegante packaging. Una bolsa de papel con asas textiles que contiene una caja externa de color blanco representando la silueta de las maquinillas Rocca (R95, R96 y R96 Jet.





La etiqueta adhesiva que la acompaña nos muestra los datos relevantes del producto (descripción, referencia y material), así como los datos de contacto de la marca, pero no menciona nada del Made in Germany, una controversia que existe, y de la que no queda clara hasta que punto sus productos lo son totalmente, o simplemente Engineered in Germany.



En el interior encontramos otra cajita de cartón de muy buena calidad, que contiene la maquinilla en si. Como muestra del cuidado al detalle que ofrece Mühle todo el empaquetado incluye el nombre y el logotipo de la marca.





El material que la acompaña es muy completo, incluyendo un bonito catálogo de Muhle en donde podemos comprender su filosofía y sus intenciones, así como una cuchilla de cortesía.



La Mühle Rocca R96 Jet DLC es una maquinilla de dimensiones modernas, tirando a grande con una longitud total de 105mm (95mm de mango) y 14mm de diámetro. Se agarra bien, y el grabado en forma de panal le da una apariencia trabajada. El peso total de de solamente 80g, naturalmente es más ligera que el mango iKon OSS de acero que llega a los 104g, siendo similar a la Mühle R89/R41 «Grande» de 107mm y 90g. El bajo peso se debe a que el mango, pese a ser de acero inoxidable no es macizo. Contribuye a la ligereza del conjunto y al no soportar grandes tensiones no debería ser un factor en la duración de la maquinilla. Estoy habituado a modelos más pesados, pero reconozco que un peso bajo ayudará a muchos principiantes a no apretar en exceso.



El mango inspirado en los diseños clásicos a veces conlleva que su agarre en mojado no sea idóneo. Algo que no ocurre con la Rocca DLC que al ser ligeramente mate, y gracias a los relieves ofrece una buena adherencia en la mano. A la hora de rasurar, nos proporciona mucho feedback a modo de sonido de corte, una característica que facilita mucho su uso, y que evita esa sensación de pérdida de sensaciones que suele ofrecer un peine cerrado.



Puede adaptarse con bastante facilidad a nuestras preferencias de afeitado equipándola con unas cuchillas más afiladas si nos gustan los buenos apurados (Gillette Platinum, Feather New Hi-Stainless); o más suaves si preferimos la delicadeza (Wilkinson Classic).

En efecto se comporta en un intermedio entre la R98 de peine cerrado y la R41 de peine abierto, estando algo más cerca de esta última. Con ella es difícil cometer errores, es permisiva incluso durante el primer uso y con cuchillas nuevas. El comportamiento me gusta, porque ofrece un apurado y unas satisfacciones similares a un peine abierto, pero con mucho menos riesgo. Algunos ponen de manifiesto los problemas del cabezal a la hora de evacuar el agua y la espuma, un hecho que mientras la he estado probando ni siquiera se ha insinuado. Todo bien también en ese sentido.



La cuchilla queda fijada de manera estable una vez cerrada en su emplazamiento, y a nivel de funcionamiento no se detectan tolerancias ni imprecisiones en el sistema de roscado. Prestando atención al cabezal y al protector debemos confiar en la reputación de Muhle y su frase de «MÜHLE product will last a lifetime and beyond» («Los productos MÜHLE duran una vida y más aún»), aunque viendo sus partes interiores no visibles, parece como si el recubrimiento no fuera el mismo DLC del mango.



En donde brilla esta maquinilla clásica es en su diseño minimalista y elegante, aportando un toque de distinción a nuestro armario de afeitado, y resultando mucho más aparente de lo que su precio nos podría hacer pensar. A mi modo de ver, su único defecto es debido a su principal atractivo. El color negro, resultando muy bonito, es fácil que se manche con las sales de los restos de agua, dando una sensación de que no está impoluto como otras maquinillas cromadas.



La Rocca DLC R96 Jet me parece idónea para aquellos que quieran iniciarse en el afeitado clásico con un toque de distinción, y con una durabilidad que si bien puede que no sea para toda la vida, sí que estoy seguro que durará muchos años. Para aficionados más serios, la sensación que aporta de control en un peine cerrado es algo que vale la pena. Si eres de los que probando el peine abierto y el peine cerrado, aún no has encontrado tu aliada perfecta, quizás necesitas un punto medio como el de esta Rocca.




15 comentarios en “Mühle Rocca R96 Jet DLC”

  1. Buen artículo Javier, aunque para mi siempre fue un poco agresiva, no cabe duda que en cuestión de diseño lo han bordado.

  2. Efectivamente en cuanto a gustos, tipos de piel y tipo de barba Ángel, en el afeitado cada hombre es un mundo. Probablemente tu seas más del estilo de peines cerrados suaves, y en ese caso esta Rocca quizás se pase.

    Sobre lo del diseño, es realmente preciosa. Pero no sólo es que esté muy logrado, sino que por primera vez en mucho tiempo por fin tenemos una Muhle de acero inoxidable en vez de Zamak.

  3. Un poco carilla ¿no? Como capricho vale. Pero que otras más económicas durarán igual o más.

    Yo ya probé la que conservo guardada que fue de mi padre, una Gillette de los 70 de peine cerrado (bueno, y quizás de los 60, he encontrado imagen y referencia en Internet), abertura en mariposa y 9 niveles de regulación. Es gemela a esta:

    No está mal. Todo es acostumbrarse, y tan sólo por el precio de las cuchillas clásicas de recambio, puede merecer la pena a mucha gente. Eso sí, esta Gillette no sé por qué pero parece que uno de los filos no lo deja a misma altura del peine por un extremo que por el otro. Por el otro filo no, perfecto. Pero para probar la maquinilla clásica, me sobra. No la había probado nunca, esas hojas me dan muuuucho respeto. Y la verdad es que para ser un sólo filo en cada pasada, me ha gustado como afeita. Casi como una pasa de una de dos hojas o más. Luego para apurar pasas dos o tres veces más, pero vamos… ¿con qué maquinilla no?

    Saldo final: el apurado que me gusta, digamos cuando no quiero apurar al máximo, y dos levísimos gañafones superficiales. No hubo “matanza”. xD Y creo que por subir al 3. Creo que si le pillo el truco, salvo que me deje la barba más larga, con el 2 puede bastar.

    Me quedan 5 Mach 4 Pro Glide que “quemar”, que esa maquinilla ya va para jubilar (se le está pudriendo la silicona o caucho del mango). Y los precios de los recambios, paso. Me afeita muy bien, eso sí… pero que vamos, que me quedaré con la otra clásica de aluminio Gillette Contour Plus con sus recambios más económicos para cuando quiera correr y no jugármela con la abuela. Que la verdad, funciona prácticamente igual de bien que la 4 Pro Glide.

    Si os gusta tener alguna de estas últimas, si veis por ahí este modelo os lo recomiendo. Total, esos recambios son de toda la vida, tampoco son tan caros en comparación, buenas hojas, y la máquina en sí también dura lo suyo al ser metálica. La mía tiene ya 20 años o más. Mientras no les de por dejar de hacer los recambios, es otra opción o la opción para cuando toca afeitado a la ligera y a lo seguro si de la clásica para eso no nos fiamos.

  4. Creo que una ajustable es ideal para empezar con el afeitado clásico Alejandro. Y ya que te «quedas» de que el precio de la Muhle es elevado, disfrutarás los dos artículos que estoy preparando. Una sobre las Gillette Tech, las maquinillas clásicas de los 70 que ahora se fabrican en China para los mercados emergentes, y que se puede conseguir por solamente 2€. La otra es una ajustable, clon de la Merkur Futur, también china, y que sale a menos de 10€.

    Yo soy una reciente incorporación al afeitado clásico. Llevo menos de 10 años con él, pero desde que lo descubrí, y una vez superada la curva de aprendizaje inicial me parece la mejor alternativa. No sólo en cuanto a valores (ir en contra del marketing multinacional, ser más medioambiental y económicamente sostenible), sino en la práctica. Volvemos a recuperar el control del afeitado, algo que perdimos cuando las maquinillas pasaron de las tres hojas.

    En cuanto a la Contour, consérvela bien porque es una maquinilla muy buscada. Conozco gente que la sigue usando desde los años 90.

  5. El precio de los recambios multihojas con multibandas y colorines, es infame, y más cuando les da las rachas de ponerse por las nubes. Las desechables, es venga comprar y mandar a reciclar más de lo que pagas y de sobra.

    Y cuando no, te dejan sin recambios, que me pasó en su día con la Mach 3 que tuve (la rabia es que me pasó al poco de haber comprado la Pro Glide, que si no ya entonces me habría quedado sólo con la Contour.

    La Gillette de momento me va bien, pero como la pueda reservar para guardar lo haré. Además de que por haberme fijado, me da algo de grima el lado por el que no ajusta igual el extremo del filo y otro (y será poco, quizás 0,3 mm. de diferencia, no más) que igual apenas ni influye en la práctica.

    Pero como estas hojas son más estándar, pues no descarto hacerme con otra maquinilla del estilo que se lleve la mayor tralla. Aunque use algún día esta por su lado fino.

  6. Yo no necesité cambiarme al afeitado clásico, yo ya empecé así. La herencia de mi abuelo fueron dos maquinillas de afeitar, un usada y otra (más buena) sin estrenar y así estuve desde los cuatro años, deseando que llegara el momento de tener que afeitarme para poder usarlas. Algunas veces me echaba espuma en la cara y me afeitaba con la maquinilla sin cuchilla. Aguantar todo ese tiempo, para una persona tan impaciente como yo tuvo mérito, os lo puedo asegurar. Así es que cuando llegó el momento, para mí no hubo maquinillas desechables, aparte de algún viaje o en la «mili» y no por comodidad, sino por miedo a perderla. Ahora uso una Edwin & Jagger que me regaló mi mujer hace unos años para dejar reservada la de mi abuelo. Me va muy bien con ella.
    Por cierto, he descubierto unas cuchillas en Alcampo, de su marca de cosmética ( Cosmia se llama), no duran tanto como las Gilette ( tampoco mucho menos), pero por 60 céntimos 10 cuchillas, merece la pena.

  7. Bonita historia Jose Carlos. Un gran inicio, y un gran recuerdo. Pues 0,60€ por 10 cuchillas es el mejor precio que he visto. Y claro, comparadas con las Gillette que son de las más caras (5 cuchillas 3 euros) vale la pena. Yo en eso he ido a un punto medio. Uso las Astra (fabricadas en San Petersburgo como las Gillette) que me cuestan 1,5€ las 10 unidades. Además de la duración, para mi es importante que el fijo sea suave.

  8. En estos días tras bastante tiempo necesitando poco cuchilla con la barba (que tampoco la dejo de lado del todo) me he he hecho un tour por las droguerías del barrio.

    Dios mío, el panorama es desolador en las cuchillas y maquinillas. Para empezar, en recambios de estas hojas de doble filo, o las tienen guardadas a petición de los clientes porque si no la gente las manga, o lo único que se ven es lo típico: las desechables, y las multihojas de 4 de las dos grandes.
    Haber seguro que las tienen, en droguerías y hasta en ferreterías, por eso no dudo ni tengo problemas. Pero en lo que son ya las de recambios de doble hoja no hay NADA, al menos a la vista, que no sean las desechables de siempre, de alguna marca pequeña o de industria auxiliar, o las BIC.

    Sólo en una he visto, y en un rincón casi escondido, en un lineal pequeñito de acicalado capilar y manicura femenina que la marca no la recuerdo (colores blanco y un rosa tirando a fucsia, me suena de haberla leído en algún artículo del blog) una maquinilla clásica con algunas hojitas de recambio. Pero la maquinilla con un aspecto de mala calidad (ni pesaba el blister, así que sería como mucho de aluminio o alguna aleación ligera así, si no de plástico en gran parte, con un acabado cromado con muy mala pinta).

    Menos mal que estoy pertrechado para una buena temporada si no me paso de pasadas mientras me de por ir más afeitado, que si no… ¡uf!

    Tengo que ir probando a pasar con tiempo algún día por los lineales de gran superficie y otra, en alguna otra droguería o tienda de artículos para peluquería y barbería (que alguna hay) a ver qué veo y me encuentro.

    Voy a tener que mirar como oro en paño la Contour Plus II con los 4 recambios que me quedan. Mientras tanto, tiro con la pre-jubilada Pro-Glide Fusion (4-5 recambios he llegado a ver, no menos de 15 pavos… ¿estamos locos?)

    Eso sí, ya que estaba vi un par de tubos de pasta dentífrica Kemphor de 1000 ppm (suficiente y sobrado, más sabiendo la calidad que tienen sus productos) en paquete de promoción por 3 euritos, y un recambio de enjuague bucal concentrado del bueno de la marca. Que con sus indicaciones, para el enjuague que me hago yo a 2-4 gotitas por traguito de agua para enjuague me dura tela también.

    Y por cierto, ¿desde cuándo Floïd es de Revlon? ¿O me acabo de enterar yo ahora?

  9. Es triste, y a mi también me ocurre. Al final el afeitado clásico lo practican cuatro gatos, es oferta y demanda. ¿Para qué llenar la tienda de cosas que luego no se venden? Y sí, lo suelen tener con los artículos de manicura y pedicura. La marca debe ser Beter que tiene una distribución abrumadora, de lo cual me alegra, porque son españoles y tienen casi de todo. La maquinilla es un modelo Made in China, de hecho se vende con otras marcas. Si es la que yo probé con cierre de mariposa, no es tan mala como parece, y por 10-12€, la verdad que está bien. Yo la sigo usando de vez en cuando. No es acero, de hecho pocas lo son, son aleación de zinc.

    En las grandes superficies hay algo más de opciones, pero tampoco te pienses. Wilkinson, Gillete que tienen alguna cosa clásica, pero nada. Sorprendentemente, al menos por mi experiencia, la mejor opción en tiendas físicas son las cuchillerías, ahí si que podrás encontrar algo más. Pero claro, tampoco es fácil encontrar una cuchillería.

    Lo de Floid, lo compró hace unos cuantos años el Grupo Colomer. Y en 2013 Revlon compró a Colomer, o sea, ahora es de ellos. Por fortuna lo siguen manteniendo, porque estas multinacionales ya se sabe, si algo no les encaja se lo cargan. En algún momento lo debió pillar Beautyge, porque es la sociedad que figura en mis botellas, creo que esa era la importadora o distribuidora para España e Italia.

  10. Exactamente, esa era Beter. Pero no era la regulable (no me lo pareció la verdad). Juraría que era la más básica.

    En fin, iré mirando y si me encuentro algo reseñable, lo dejaré caer.

  11. Hoy he ido a aprovisionarme, que con las fiestas hasta me veo apurado si no. Y he ido a una de las droguerías del barrio a las que ya había ido a mirar.

    Bueno, necesitaba desodorante. Y viendo un poco por encima lo que había, buscando BBB, veo por 1,75 € uno de bolita de 75 ml., un frasco generoso en tamaño y de lo mejor en precio, Instituto Español Gotas de Oro Clásico. Empecé bien.

    Enjuague bucal concentrado Kemphor 100 ml, 3,95 €.

    Y al ir para fuera me vuelvo a asomar donde las maquinillas y cuchillas. Y descubro que en el rincón había otro expositor y un lineal cortito en el que no me había fijado, bajo llave… veo multihojas de diversos colores y sabores, maquinillas ídem, y «mi tesoooroooo…»… ¡recambios de Contour Plus II! 5 a 6,25 €. Bueno, es asumible. Las demás no bajaban de 12 euros ninguna.

    Eso sí, había también recambios de Gillette II, y de Sensor Excell (no sé si estas últimas son compatibles con la Contour, creo que no), en torno al mismo precio o 7 euros y pico.

    Cuchillas doble filo no he preguntado todavía. Ya he localizado el paquete de 10 de Personna en Mercadona a 2,25 €. Si no encuentro de otro fabricante mejor, pues probaré con esas para mi vieja Gillette setentera que no creo que en mucho necesite recambio, que la tiene montada nueva no es tampoco, aunque de momento tira bien.

    Y casi he podido arreglar la Gillette en el lado donde la cuchilla no ajusta por igual en uno de los peines. Resulta que es que la maquinilla en su día habría tenido alguna mala caída, y se llevaría el golpe ese peine más o menos desde su parte central hacia el lado derecho (por donde la cuchilla se aprecia que se despega más de él respecto al otro extremo). Total que lo que está es algo doblado por ahí hacia la maquinilla. Cuando me he dado cuenta me he fijado al ver la maquinilla de lado la ligera diferencia de separación entre piezas móviles de la mariposa respecto de un peine al otro.

    Así que me he las he ingeniado con un par de alicates de punta fina (y aún así me ha costado). Con el más grueso he sujetado con una esquina de paño para no dañar por el peine bueno (que es una pieza que conforma ambos), y con el alicates más fino y que no tiene dientes en su punta, pues por el lado opuesto en donde recibiera el golpe de aquella caída, pues e ido palanqueando con cuidado poco a poco sin apenas marcar el peine.

    Aún se puede afinar más, pero ya está notablemente mejor de cómo estaba, ya prácticamente está enderezada en ambos peines, y creo que perfectamente utilizable.

    Y arreglándola se me ocurrió, y probaré a darle una pasadita de prueba en alguna parte poco visible con lija de grano muy, muy fino. Si veo que la aleación no se daña, si no que brilla, le pegaré un repaso para quitarle las dos o tres casi casi microscópicas marcas de óxido que tiene sin llegar a pulirla demasiado. Y se quedaría no nueva, pero casi como restaurada. xD

  12. Claro, es que venía usando antes un botecito de colutorio Lacer típico sabor fresa. Y al ir a tirarlo, me fijo en el vasito y pensé ¿para qué lo voy a tirar? Porque tampoco soy de vaso como tal en el baño ni para los enjuagues ni nada. Y bien que hice. Ahí tengo el enjuague concentrado de Kemphor con el vasito como sombrero guardado. xD Más práctico.

Deja un comentario