Los buenos relojes son suizos o japoneses. Los buenos coches con italianos, alemanes o japoneses, y las buenas estilográficas son alemanas, y para sorpresa de muchos, también japonesas.

En MUJI llevan desde 1980 comercializando productos con una filosofía de la que están orgullosos. Crear objetos bonitos y duraderos, a precios razonables. La estilográfica que nos ocupa, denominada Aluminum Round, o también MOMA, ofrece un cuerpo metálico y minimalista, fabricado con aluminio mate muy ligero.

El plumín, manufacturado por Schmidt, es de acero con la punta recubierta de iridio, como se indica en el grabado “Iridium Point”.

Dicho lo cual, la Muji Aluminum Round sorprende notablemente que un artículo como el que nos ocupa, completamente Made in Japan, y tan bien terminado, podamos conseguirlo por menos de 20$.

Pero vayamos a lo importante, que es en realidad su manejo. La escritura es más gruesa de lo que nos tienen acostumbrados los orientales, que necesitan mayor precisión debido a las particularidades de su escritura. No es que sea gruesa, la considero entre F y M, siendo similar a la de la Select X-Pen. Más gruesa que la de la Faber-Castell Basic con plumín fino y algo menos que la de la IXC Carbone. El equilibrio justo para no rascar, sin echar demasiada tinta.

Puede dar la impresión, que el pulido mate del aluminio, es fácil de rallar con el uso, aunque tras un tiempo, puedo desmentirlo, y se trata solamente de eso, de una impresión a primera vista.

Del mismo modo, parece que el capuchón a presión vaya sufriendo desgaste con el tiempo, pero tampoco es algo que haya percibido durante el uso a lo largo del tiempo.

Gracias a su ligereza, es muy cómoda de sostener, y el tacto del aluminio transmite unas sensaciones geniales en la mano, con esa estética moderna y elegante tipo Porsche Design. Aunque el biselado del aluminio en el agarre funciona muy bien como antideslizante, es demasiado fina, por lo que, sin ser incómoda, no resulta tan cómoda como pudiera parecer. A la hora de taparla, el pequeño diámetro del capuchón, que es totalmente recto, hace que tengamos que poner atención al hacerlo.

Otro problema, es que el cartucho de reserva, para el que hay espacio en el cuerpo, algo que encuentro muy útil, tiene espacio de sobra, así que si agitamos la estilográfica, oiremos el ruido del mismo rozando el aluminio.

Sin embargo, el principal fallo, nada tiene que ver con sus excelentes cualidades, pues como hemos visto, ofrece muchísimo para su precio. Se trata de la distribución del producto, ya que ni la delegación española, ni la europea distribuyen la MOMA, así que hay que recurrir a otras fuentes, que la obtienen desde Estados Unidos, y Japón mayoritariamente. Este es el motivo que explica también, porque es una marca tan desconocida. La buena noticia en este sentido, es que tras contactar con Muji España, transmitiéndoles mis inquietudes, han decidido hacerse cargo de la MOMA en nuestro país, antes de finalizar el año.