Navajas Victorinox

Las navajas suizas Victorinox Swiss Army, son un ejemplo más de los productos diseñados para durar, como los Zippo o las Ray-Ban.

Siempre me han llamado la atención, y desde hace aproximadamente una década, siempre llevo una Victorinox encima. No es que la use precisamente demasiado, pero si que me siento cómodo sabiendo que está ahí, por si en algún momento la puedo necesitar. Es como las Paredes Safety Classic o los Casio G-Shock, te dan la tranquilidad de que ocurra lo que ocurra, estarás preparado.

La historia comienza en 1884 cuando Karl Elsener, abre un taller de cuchillería en Ibach-Schwyz. Seis años después, en 1891, fundan la Asociación Suiza de Fabricantes de Cuchillos, y empiezan a ser el suministrador oficial de navajas para el ejército Suizo, una tarea que culminaría en 1897 con la presentación de la que hoy conocemos como Original Swiss Army Knife.



Desde entonces, siguen ampliando su gama de productos con ropa, relojes (Victorinox Watch), los perfumes (Victorinox Swiss Army Fragrance), …

Algunos preferían Wenger, como un claro competidor con un producto equivalente, del que se decía que el acero era de mejor calidad. Sin embargo desde 2005, pasaron a formar parte del Victorinox desde 2005, por lo que ahora son lo mismo.

La variedad de modelos de Victorinox Swiss Army es enorme, al igual que el rango de precios, que parten desde los 10€ aproximadamente. Como también se distribuyen desde Muela, esto me permite adquirirlas a precios más económicos. Desde hace algunos años que poseo una Camper, como sustituta de mi anterior Spartan, que fue obligada a quedarse en el control de seguridad de un importante aeropuerto internacional.

8 comentarios en “Navajas Victorinox”

  1. ALFONSO MONTOYA QUILES

    Perdona por reflotar ,pero es que una victorinox es un seguro del buen hacer ,ademas es una compañia que te dan garantia de por vida.

  2. Esa Camper espero que sea con el grabado «Camping» en las cachas. Que es la buena y chula. 😀

    Ojo con que «son lo mismo» ahora Wenger y Victorinox que no es exactamente así: la segunda absorbió a la primera, pero salvo un cambio en una o dos herramientas y en el logo, las Wenger siguen teniendo la inmensa mayoría de sus características en las gamas Delemont y Evogrip (esas cachas son desarrollo de Wenger ya en su día), y se siguen fabricando y montando en la factoría original de Wenger en Delemont.

    De hecho las Victorinox Delemont siguen teniendo la hora de corte grande característica de Wenger (con una barriguita más acusada en el filo) y son algo más gruesas en el lomo. Las tijeras tienen el muelle y los microdientes porque es la de Wenger (mejor para usos un poco más duros y más duraderas), los alicates o mordazas también son diferentes (mucho mejor el de las Delemont que montan el de Wenger), las pinzas siguen siendo las mismas (más ocultas que en las Victorinox, se enganchan con la uña por debajo de la cacha), los punzones también son diferentes, las versiones con seguro («S») son tal como eran en las Wenger Evogrip S también.

    Lo que Victorinox les cambió rápido fue el abrelatas (que el de Wenger no tenía destornillador plano pequeño que también sirve para Phillips, pero como abrelatas sí es mucho mejor que el de Victorinox), creo que también la lupa las que la incorporaran y poco más.

    Hay herramientas que siguen siendo exclusivas de ambas casas originarias. Y hacen bien en mantenerlas y bien harían en Victorinox en cuidar eso. De hecho, deberían de haberles dejado a las Delemont el logo de Wenger. Creo que en ese aspecto, los de Victorinox han tenido un patinazo de mercadotecnia. O algo así como el logo de Wenger, y en pequeñito debajo algo así como «con Victorinox.»

    Yo también soy usuario habitual de navajas, sobre todo de multifunción en el día a día, que como mínimo llevo siempre una pequeña de llavero (tuve que dejar una de estas de no más de 5 cm. cerrada tipo a las Leatherman con su alicates mini y todo, una vez en la entrada de Hacienda… podéis reiros, sí). Cuando las tienes, sorprende el apaño que te pueden hacer, y ya cuando no las tienes… pero es curioso que aunque mi primera navaja de niño fue una «suiza» (porque era la misma china que puedes ver hoy hasta por 2 euros en un bazar, que es infumable, casi de hierro colado sus herramientas y malísimas), no llegué a tener una suiza de verdad hasta muchos años después, una Midnite Manager de llavero.

    Así que tengo en mente pillarme la primera una Climber, que me encanta. Y con el tiempo veremos si alguna Wenger si puedo o de las Delemont, Spartan o algo «gordo», quiero decir de más capas, pero sin entrar en las soldier actuales, quiero decir que tipo navaja suiza que tan populares se hicieron entre MacGyver (la buena, la vieja) y los exploradores o «boyscouts» (Wenger) y no más de las de 91 mm. cerradas.

    Grande, me gustaría pillar una Wine Master, para tener siempre en la cocina, en casa o para algún día de campo. Esta es carilla, pero cada vez que la veo… buffff. Preciosa. Pero pedazo de hoja, y tremenda calidad con su útil para descapsular precintos tipo de las botellas de vino, y con señor sacacorchos. Además que eso, para la cocina, picotear algo, comer en el campo si te llevas un taco de queso y buen pan y cosa así para disfrutar cuando toque con todo el ritual tiene que ser perfecta.

    Pero la primera será la Climber. Me encanta para el día a día. Medianita, tres capas, hoja grande y pequeña, tijeras y el gancho multiusos (dos herramientas muy de la casa), sacacorchos, con el destornillador del abrebotellas y el del abrelatas, apañado para algún tornillo que toque bregar… muy equilibrada, y muy clásica como la navaja suiza roja con un montón de útiles de los más prácticos en poco espacio.

    La puñeta el pragmatismo que tenemos en la Ley. Que por un lado, al final cuenta mucho las órdenes del agente o su percepción de la situación y lo que tiene delante. Pero cualquiera de estas que son perfectamente legales en portar, y usando con responsabilidad, pero por lo dicho, si nada más por ejemplo en un control que te paren por lo que sea y la ven dentro del coche o que la lleves encima, ya por eso nada más es sancionable. Por narices en el maletero. Y lo mismo en algún lugar cualquiera o a según qué horas. En el campo hacen un poco más de vista gorda y más si ven que vas eso pasando un día de campo…

    Cuando al final, el que de verdad es un delincuente, seguirá haciendo lo que le venga en gana por mucho que diga la Ley (como si le importara…)

    Eso sí, puedes llevar por la calle en la mano perfectamente un martillo o una sartén de 28… que eso no corta ni pincha, ni puede matar. O unas tijeras en el maletín o en la mochila, que ríete tú de una práctica navajilla de estas.

  3. Fíjate lo desconoctado que estoy, que ni siquiera se lo que dice la ley al respecto. De hecho, siempre había pensado que si se vende, es que se puede llevar, pero debe ser que no es así.

    Como añadido a lo de mi Camper en el aeropuerto, tiene también su tela. Era un viaje internacional: Barcelona-Roma. La navaja viajó en mi mochila como equipaje de mano hasta el destino. Eso quiere decir que pasó por el control de seguridad en origen, y en destino. A la vuelta, que fue en el mismo día, la detectaron en el aeropuerto, y me obligaron a dejarla allí.

  4. En vuelos sé que no permiten en cabina y pasaje nada que pueda pinchar ni cortar. Nada. Si lo facturas en maletas y eso, yendo en bodega sí. Pero en equipaje de mano o encima, nada.

    En lo que es aquí, estás en lo cierto. La Ley dice que lo que no sea puñal (que está prohibido, hoja de hasta 11 cm y con doble filo), hoja de doble filo, y navajas automáticas están absolutamente prohibidos.

    Ahora, dice que con un filo, y hasta 11 cm de hoja, es legal portarla. Pero claro, empiezan a especificar y en espacios públicos «con afluencia de gente» estaría prohibido o te podrían llamar la atención por simplemente sacarla y usarla (qué sé yo, ponte que compras un paquete de pipas o de lo que sea para irtelo comiendo o por ahí sentado en un banco con afluencia en un banco, y sacas eso hasta un Vic de 91 mm. cerrada máximo -que tiene una hoja de 6 cm como mucho, ahí anda- o simplemente hasta sacando sus tijeras o la hoja pequeña… y te podrían decir algo, según lo que vea el agente de turno. Porque por un lado, puedes portarla, es legal… pero también dicen «en espacios públicos con cierta afluencia, prohibida» (¿?)

    ¿En un bar o pub a ciertas horas? Ojo que ni la vean ni la pillen, que la pierdes del tirón y multa. Y que no haya algún jaleo, aunque no vaya ni contigo, hagan redada y te la pillen encima… ya la tienes.

    Al entrar en estamentos públicos por el arco de seguridad, como detectarían que llevas algo, la tendrías que dejar en custodia. E intuyo que según el que esté y el día que tenga, pues igual si ve que eres de buenas, pues te la devuelve a la salida, o le da por aplicar la Ley a rajatabla.

    En vehículos, nada de dentro del habitáculo ni accesible… lo que comentaba. Si va en el maletero, sin problemas. Pero por ejemplo, ¿habrá algo lógico de llevar un útil así y más multiherramienta en la guantera? Si hasta las hay hasta con útil específico para cortar cinturones de seguridad y hasta cristales, con percutor para romperlos… ¿qué utilidad va a tener algo así en el maletero llegado el caso? Pues nada… como te la pillen, igual te llevas el aviso del agente si ve que no eres un peligro que colaboras y demás, que te puede multar y requisar con la Ley en la mano.

    Por un lado, clara, por otro pragmatismo. Hasta cierto punto lógico. En otros aspectos, nada lógico por muchas vueltas que le des como ciudadano normal (la inmensa mayoría). Porque al que sea un flipado de la vida, un terrorista o delincuente, ya ves tú lo que le importará lo que diga la Ley para hacer o no hacer (o intentarlo).

    Ya te digo, yo tuve que dejar hace años en Hacienda aquella multiherramienta mini (unos 5 cm cerrada, que era de risa). En aquella ocasión el responsable en el arco era un guarda jurado. Bueno, pues nada, se la dejé junto con las llaves (la enganché, para asegurarme que no se perdiera), que mi llavero pesa más por metal de llaves y demás que la miniatura esa, mientras le pregunté porque no estaba muy al tanto y le pregunté de buenas «pero ¿en serio que por esto, tengo que dejarla en custodia por seguridad??? Pero si hasta un bolígrafo y cualquier cosa de ahí dentro por encima de las mesas puede ser más peligroso que esto para quién vaya con intenciones» medio aguantándome la risa, y me decía sonriendo «pues sí, así es… no se preocupe, que al salir la recoge». Y ya por cumplir más, pues la enganché al llavero cargado de estos tipo carterita con cadena y ahí lo llevas… no vaya a ser que me vaya a tentar asaltar a alguien con la llave del trastero o del buzón. xD

    En otra ocasión para levantar una reserva de dominio en el registro solté todo en la bandeja, pero había olvidado que seguía llevando en el bolsillo pequeño de los vaqueros la Vic Midnite Manager (otra pijadita de 5 cm cerrada). Como al pasar pitó, en esa ocasión ante la Guardia Civil que estaba a cargo comenté buscándome «como no sea por la hebilla del cinturón, o quizás algunas monedas…» y el guardia -muy afable y correcto- decía «no, por eso no creo que sea», y ya caí y dije «¡Ya sé por qué es!..», y allí estaba y la saqué enseñándosela en la palma «por esta va a ser». El hombre sonrió al verla y dijo «bah, no pasa nada… venga, pasa…»

    De risa, pero así es… Tengo un montón de navajas, prácticamente de llavero y poco más, muy bolsilleras. Porque ya me gustaron de niño, y eran las que me compraban y me dejaban comprar en casa. Las menos, rondan los 6-7 cm cerrada (1 ó 2 menos de hoja). Pequeñas tirando a medianas. Y algunas que rondan los 8 cerrada que no me suelen agradar más grandes, que sólo me las llevo si voy algún día al campo, pero tienen cierta presencia contundente por diseño de puño, aunque en mano y al meter metro, pues eso, que son navajas normales y legales. Pero si un día toca atender con la autoridad sin nada que ocultar, te pueden dar el día.

    Por eso esas apenas ni salen de casa. Pero como ya me he visto en alguna ocasión que la pequeñina Midnite, pues eso, que hace lo que puede, quiero matar tanto el gusanillo de tener una suiza de verdad de hasta 91 y Victorinox como suplirla muchos días salvo que sepa que tengo que ir a tiro hecho a «lugares sensibles». Porque en caso de que un día normal pues tenga que mostrarla, también confío en que en comparación con la Nieto Country, o una navaja más clásica o de lo que se llama de tipo de caza, la suiza multiusos tipo Victorinox que es más compacta, de apertura más lenta, y que resulta más simpática y amigable cuando mucha gente las ve, pueden ser puntos para cumplir sin más historias, como la vez ante la Guardia Civil con la pequeñita. Pero que en momentos que la pequeña me ha hecho el apaño como buenamente ha podido (y casi llegando a partir), sé que una ya como la Climber, Spartan o de ese estilo, pues lo harán sin problemas. Pero no tienen tampoco el aspecto de «navajón» que tienen las otras, aunque sea fachada por el grosor del mango y algún milímetro más de lomo de hoja y si acaso anchura de ésta.

    ¡Entre monos prohibiendo sin ton ni son, hay que ser psicólogos para poder vivir como ciudadano de bien, Javier!

Deja un comentario