Nota de prensa: Cómo aprovechar los folletos online para ahorrar mucho dinero

Internet brinda una gran cantidad de posibilidades para ahorrar dinero y permitir hacer compras más inteligentes. Entre las ventajas que presenta, algunas son de gran ayuda para el medio ambiente.

Debido a que son muchas las ventajas que ofrece internet con respecto a las compras y la posibilidad de comprar productos o ahorrar dinero, cada vez son más las personas que se sienten atraídas hacia esas ventajas y deciden actualizarse con respecto a las nuevas formas de ahorrar dinero.



Desde hace más de una década las compras online comenzaron a popularizarse a gran escala debido a que las reseñas positivas de los usuarios y a que cada vez son más las grandes marcas y empresas que ofrecen servicios de venta desde internet, haciendo que las personas que no se sentían muy seguras para hacer compras online vean está nueva modalidad de compra como una ventaja en lugar de un servicio de dudosa calidad.

Entre las principales ventajas que los usuarios disfrutan en internet, podemos destacar el hecho de poder ahorrar dinero al usar tiendas que ofrecen precios reducidos, además de que eso hace posible tener la oportunidad de comparar distintas tiendas para ver cuál de ellas ofrece los mejores precios y un mejor servicio. Al no tener prisa por comprar un producto o la necesidad de tener que conducir hasta otra tienda, la comparación de precios y productos se ha hecho muy sencilla y permite que miles de personas ahorren dinero al hacer compras online.

Aunque las ventas online han ganado una gran popularidad, hay mercados que son más populares que otros, ya que algunas compras es mejor hacerlas desde la tienda, como es el caso de ir a comprar la comida y los productos para el hogar. Sin embargo, cada vez son más tiendas como Walmart o Carrefour que ofrecen la posibilidad de poder comprar desde internet los productos del hogar. Lo mejor de todo es que incluso en esas tiendas online es posible ahorra dinero.

Cómo usar los folletos digitales para ahorrar dinero en una gran cantidad de productos

Además de poder comprar productos y los precios de distintas tiendas, lo cierto es que hay muchas opciones para ahorrar dinero haciendo compras por internet, incluso haciendo las compras de la casa. Una de las opciones más conocidas para ahorrar dinero por internet es usando cupones, los cuales son usados por una gran cantidad de tiendas, plataformas, servicios e incluso escuelas online, ofreciendo descuentos que pueden ir desde el 10% hasta el 85% para llamar la atención de los usuarios.

Ahorrar dinero en tiendas físicas gracias a internet también es una posibilidad, ya que gracias a algunas páginas como Folleto Lidl es posible mirar los mejores precios de las tiendas desde internet y así hacer las compras teniendo en cuenta cuáles son los productos que tienen descuentos, lo que significó un gran ahorro en el ticket de compra.

Los folletos de los supermercados son muy conocidos desde hace algunos años y muchas personas los usan para ir a hacer sus compras y así ahorrar una buena cantidad de dinero en las compras. Sin embargo, los folletos de papel tienen muchas desventajas en comparación a los folletos digitales Lidl y de otras tiendas.

Una de las principales desventajas es que se pueden maltratar con mucha facilidad, además de que se pueden olvidar en la casa y evitar que la persona disfrute de los descuentos, ya que recordar todos los productos que tenían descuento puede ser una tarea imposible. Por otro lado, los folletos online se pueden ver desde la comodidad del móvil y de esa forma se puede disfrutar de todos los descuentos sin olvidar un producto con descuento.

Otra gran ventaja que presentan los folletos digitales es que no contaminan y no apoyan la tala de árboles, algo que es bastante importante hoy en día debido al calentamiento global y a todos los problemas de contaminación que hay en el mundo.

3 comentarios en “Nota de prensa: Cómo aprovechar los folletos online para ahorrar mucho dinero”

  1. Hay mucha gente que vive gracias a los «panfletos» que se reparten en los buzones, peor aún son las papeletas electorales en papel, sobres, y demás basura política, que un folleto en papel de un supermercado.

    Además de que la contaminación es mentira. La huella de carbono entre el papel y el smartphone beneficia siempre al papel, por poner un ejemplo: por cada libro impreso en papel, para que la huella del electrónico sea menor deberían leerse ese mismo libro pero otros 32 libros más en un smartphone, y cada uno debería tener más de 360 páginas. Los smartphones hay que recargarlos, la recarga no viene de la nada, se genera en centrales eléctricas las cuales, en su gran mayoría en España, funcionan por combustibles fósiles. También hay que añadir el desecho de productos: la batería de un smartphone y su vida útil, capaz de generar residuos que deben pasar miles de años para poder degradarse, mientras que el papel se degrada en muy poco tiempo y, con las tintas a base de agua, sin generar peligrosos residuos ni dañar la cadena alimenticia (en algunos casos de forma irreversible). Tampoco sirve que las baterías se reciclen, porque en el reciclado interviene más energía aún, y hay que lidiar con químicos no solo muy volátiles, sino altamente corrosivos, tóxicos y peligrosos, con el peligro que eso supone para los ecosistemas en caso de fallo en los sistemas de contención de las instalaciones de tratamiento.

    El caso es que claro, como es contaminación «que no se ve», pues ojos que no ven, corazón que no siente. Pero la contaminación de los smartphones está ahí, y es muchísimo peor -y más dañina para el ecosistema- que la de un folleto impreso. Según los estudios sobre huellas de carbono, si vamos a estar repasando un documento de manera detenida, como puede ser un folleto comercial de los que habla el post, es mejor hacerlo en papel en blanco y negro, porque se contaminará menos, que en un smarpthone.

    Si hablamos de libros de texto, los que están en papel contaminan diez veces menos que su símil electrónico. Y eso sin contar el spam. Se calcula que los correos electrónicos generan por sí solos el equivalente a 131 kilos de CO2 por empleado en una oficina media. El correo en papel, sin embargo, tiene una huella por persona de entre 13 a 26 kilos. Y eso sin contar los desechos informáticos, un tema dantesco y monumental que daría para hablar muchísimo. Así que eso de que los folletos electrónicos son limpios, baratos y no contaminantes, pues como que no es cierto, ni mucho menos.

Deja un comentario