Cuando en casa se produce una plaga, hay que tomar medidas contundentes. Medidas que nos podemos ahorrar si tomamos precauciones y prevenimos que aparezcan.

Nadie puede evitar que alguna vez aparezca por casa algún insecto o roedor. De vez en cuando quizás veamos una cucaracha, hormiga o polilla dando una vuelta por alguna de las habitaciones, la cocina o el baño. En ese caso, nos limitamos a matar o expulsar a este visitante indeseado y no solemos darle mayor importancia. El problema es cuando estas “visitas” se repiten con frecuencia, señal de que podríamos estar teniendo una plaga en casa.



Si esto ocurre, necesitaremos localizarla y pedir ayuda de un exterminador profesional. Aunque para no llegar a este extremo lo mejor es la prevención. Estos son algunos consejos de plagas10.com con los que impedir que se formen nidos en casa.

En una casa nueva

Si acabamos de llegar a nuestro nuevo hogar, lo mejor es hacer una revisión previa en busca de signos que pueda indicar que hay más bichos de lo normal. Revisa posibles nidos en el jardín, fisuras en las paredes o restos en el suelo.

También es importante mirar los muebles que hay en la casa, si los hay. A veces la madera puede convertirse en el hogar perfecto de algunas plagas. Un tratamiento preventivo puede ser buena idea. En caso de que lo amuebles por tu cuenta, toma precauciones e intenta comprar muebles nuevos, que no hayan estado expuestos antes. Puedes echar un vistazo en Jysk folleto y encontrar lo que buscas.

La cocina, la zona más peligrosa

La cocina es el lugar en el que hay un riesgo mayor de que se forme una plaga. La presencia de alimentos la convierten en un paraíso para todo tipo de animales e insectos, por lo que es esencial que esté limpia y desinfectada. Todos los alimentos deben estar alejados de posibles huéspedes. Todo tiene que guardarse en botes herméticos o en la nevera. Y limpiar a menudo en profundidad.

Si no puedes dedicar todo el tiempo que te gustaría a tenerlo todo limpio, asegúrate de que al menos el suelo y las superficies de trabajo están libres de restos. Y revisa que no haya muestras de que algún insecto o roedor ha estado cerca de la comida. En caso de que veas excrementos o señales similares, tira de inmediato lo que hay allí porque puede ser un foco de enfermedades.

La limpieza es esencial

Aunque algunos insectos prefieren los sitios limpios y cálidos, no significa que no haya que limpiar. Al contrario, es importante hacer una limpieza profunda de toda la casa cada pocos meses. Y ti podemos hacernos con maquinaria de limpieza para tratar adecuadamente las superficies, todavía mejor.

Una higiene adecuada es la mejor prevención, además de que podremos localizar más fácilmente los posibles síntomas de que se está formando una plaga.

Cuando la plaga es evidente

Cuando está claro que tenemos una plaga, por ejemplo un nido de cucarachas en el baño, hay que tomar medidas rápidas. Tal vez tengamos que renovar las tuberías o cambiar los azulejos después de haber levantado las paredes para sanearlo todo. En la página Hazmeprecio podemos pedir presupuestos para estos y otros trabajos de reforma, imprescindibles después de haber acabado por fin con estos molestos visitantes.

En realidad, no es demasiado complicado prevenir el problema. Tan solo necesitamos estar alerta frente a los posibles signos de que algunos organismos están haciendo su nido en nuestra casa. Y mantener una limpieza adecuada, especialmente en zonas de mayor riesgo, como la cocina, el baño o muebles de madera que tienen algún tiempo.