El juego Operation Wolf de Taito, fue una total revolución en lo que a videojuegos se refiere allá por 1987. Cualquier salón recreativo que se preciase, debía tener instalada la máquina de rigor, con su ametralladora.

El hardware que incorporaba, aunque avanzado, no era nada descabellado (un 68000 y 2 Z80), en cambio su sistema de juego, con una ametralladora óptica, rompió moldes.

Todos deseábamos jugar a Operation Wolf, y tras una razonable cantidad de dinero invertido en practicar, podías acabarte todos los niveles. En ese punto, se volvía a empezar el juego desde el primer nivel, pero con mayor dificultad.

La jugabilidad era excelente, la dificultad moderada, y los gráficos y el sonido, parecían poco menos que reales durante aquellos años.

En casa, los pocos afortunados poseedores de ordenador, en general de 8 bits, nos conformábamos con sus excelentes conversiones, en mi caso para Spectrum.

Las diferencias eran notables, pero nos conformábamos de sobra con la versión para ordenador personal. Al fin y al cabo, ¡solamente teníamos un Z80 a 3,5 Mhz y 48K de memoria!