Advanced RISC Machines (ARM), actualmente ARM Holdings fue fundada conjuntamente en 1990 entre Acorn Computers, Apple Computer y VLSI Technology con el objeto de construir una evolución sobre el potente procesador RISC de Acorn.

Ya en 1987 la arquitectura ARM destacaría por su elevado rendimiento para la época junto con un bajísimo consumo de energía, que no obstante no acabaría cuajando en el mercado al ser enmascarado por los Motorola 68×00 y los Intel x86. Desde aquella primera versión de ARM en 1985, que corría a 4 Mhz y contenía 24.000 transistores, todos los modelos han sido de 32 bit, al menos hasta que llegue ARM8.

Con el paulatino auge de los dispositivos móviles, ARM, que en ningún momento se quedó estancada, continuó mejorando su arquitectura, para así aumentar rendimiento, reducir consumo, y controlar los costes, por lo que a día de hoy, al menos 8 de cada 10 smartphones vendidos, incorporan un procesador ARM, desde el iPhone o el iPad, hasta Samsung Galaxy o incluso los Nokia Lumia.

Adicionalmente multitud de otros dispositivos que requieren lógica de control, se implementan en base a un chip ARM, en vez de con electrónica dedicada, desde routers a reproductores multimedia y discos duros, pasando por GPS y cámaras de fotos. Incluso Windows 8 incluirá una versión para procesadores ARM.

A diferencia de otros fabricantes de semiconductores, ARM no fabrica los componentes, sino que licencia la tecnología que luego es fabricada por terceros. Este enfoque, permite que ARM ofrezca unos costes de licencia razonables, sin aumentar el coste estructural de la compañía.