Hace cuatro años posteaba una fotografía quejándome del frío, para mi extremo que nos afectaba. El día de ayer, de vuelta a casa, a casi las 8 de la tarde, me sorprendían las temperaturas con unos impresionantes 38,5ºC.