Iron Maiden merece un reconocimiento en cuanto a su contribución al musical al heavy mundial. Unos pioneros, que a día de hoy llevan más de 40 años sin bajarse de los escenarios.

En una época donde escuchábamos Europe, Bon Jovi, Metallica, o Judas Priest los Maiden marcaron una época, por su música, por su estilo, y por supuesto, por Eddie, su mascota.

Las camisetas de Maiden, triunfaban, y eran un bien cotizado. Lo bien que estaba yo con ella en 1986, una camiseta, que aún se pone mi madre de año en año para estar por casa. Menos mal que hace dos o tres años, pude hacerme con un par de ellas en las Tiendas Tipo, compradas donde se vendía lo que más molaba, para sentirme exactamente igual, o muy parecido, a como lo hacía escuchando “Can I play with madness” o “Infinite dreams”.

Te estarrás preguntando ya, a que viene el título de Para los que no os gusta Iron Maiden, pues es un tontería, la verdad. Pero he recibido una de esas fotos que me llaman la atención… Si la conocéis, decidle de mi parte que pase a saludarme. ¡Las nuevas generaciones!