Hace unos años andaba buscando un paraguas tradicional, y de calidad, que estuviera fabricado en España. Visité una paragüería-sombrerería del centro de Barcelona, y me quedé estupefacto con sus precios, que rozaban, y a veces superaban por mucho los 100€.

La sorpresa se intensificó cuando me di cuenta que la mayoría de modelos, no eran Made in Spain, así que lo dejé correr, y me hice con uno de Paraguas Barsans. Una empresa de Barcelona, que si bien ya no fabrica en España (lo ha deslocalizado a China), al menos es de aquí.

Estaba cansado de los paraguas chinos, con empuñaduras gomosas que se deshacen cuando los vas a coger en la siguiente estación de lluvias, que se les doblan las varillas con una simple brisa, o con costuras que estallan en cuanto lo abrimos dos veces. Al final era frustrante, necesitar algo en un momento concreto, y darte cuenta que ya no te servía, o al menos no lo hacía a plena satisfacción.

Eso fue, hasta que recientemente me topé con un artículo en Duraderos. En él se hablaba de los gallegos de Paraguas Carballo, de hecho la única manufactura de paraguas que queda en España. Si hasta hace no demasiados años, había cerca de una decena de fabricantes de paraguas solamente en Galicia, ahora Carballo son los últimos representantes de esta tradición a nivel nacional. Una industria que ha visto como los paraguas de origen asiático y de pésima calidad, han conquistado los bolsillos de los españoles a menos de 2€.

Fundada en 1952, van ya por la tercera generación, que ahora de la mano de Rogelio Lama Carballo, se siguen manteniendo fieles a la ubicación original en La Coruña (A Coruña), con el taller original en Calle de la Torre 98 (ahora Rúa Torre 98), donde realizan toda la producción, así como un par de tiendas al por menor.

Además de paraguas, manufacturan bastones, parasoles, artículos para bebés y sombrillas, en una variedad que sólo los sistemas artesanales son capaces de generar, incluyendo de hombre, de mujer y de niño.

Se encargan de producir también paraguas bajo licencia, para marcas tales como Cacharel, Kukuxumusu, Bisetti, M&P, Nuvem, Disney o Hello Kitty, y aunque no todos ellos se fabrican en nuestro país, si que tienen una selección dedicada al Made in Spain. Muchos modelos se pueden personalizar con grabados en la empuñadura, o bordados en la cinta de cierre. Además, pueden construirnos un paraguas a medida, según nuestros gustos y requerimientos, ya sea para uso particular, como para usarlo a modo de regalo publicitario.

Sus artículos son bien valorados en Europa, pero aquí, como siempre hemos sido de ir en contra de lo nuestro parece que no tanto. Lo que me ha parecido más increíble, es que sus precios, no son para nada lo que habría imaginado. Si bien es cierto que tienen modelos de 120€, por un precio similar al de un paraguas de marca de diseñador, podemos hacernos con uno de La Fábrica de Paraguas Carballo.

Tienen una tienda online, que permite pagar por transferencia bancaria, contra reembolso, por tarjeta de crédito, y hasta por PayPal.

Mis escogidos comparten todos ellos unas características básicas. Las varillas son de acero macizo en color negro y taco o terminaciones plateados.

Tanto la contera; como el bastón o poste; y el puño, mango o empuñadura son de madera. La apertura con corredor es de pestaña, para fijarlo cuando está cerrado, y hacer más cómoda su apertura. La tira se cierra con un botón tipo automático metálico, en vez del práctico pero vulgar velcro. Tiene un anillo retráctil, también metálico en el puño, con el fin que podamos recoger los tacos cuando lo tengamos cerrado y guardado. Una solución muy conveniente, y popular antaño, pero que ha desaparecido en la mayoría de paraguas actuales.

Mis escogidos, han sido primero el de madera de Malaca, que cuenta con un mango de madera de malaca, un material noble y sin nudos, muy ligero, y con usos tradicionales en bastones. Cuenta con 8 varillas de acero macizo de 67mm de longitud, y pesa 520g. El precio: 44€.

Es más ligero que otros modelos, gracias a la madera de malaca, y al menor número de varillas a pesar de ser algo más grande. Resulta muy cómodo y elegante.

En segundo lugar, opté por el clásico F-10, con empuñadura de madera de castaño curvada a mano, 10 varillas de acero macizo de 63mm de longitud, y de tela negra. Es decir, un diámetro total de 110cm, con un largo de 91 cm, que me ha salido a 35€. Su peso es de 680g.

Quizás por las dos varillas adicionales, y los 160g de peso adicional, su calidad aparente y robustez es mejor, aunque menos refinado. Es el que recomendaría por su precio, y estilo ligeramente rústico y artesanal. En realidad, es uno de los modelos más asequibles de los que disponen, así que

El motivo de adquirir dos de golpe, es porque los gastos de envío a España, ascienden a 5,95€, un importe nada desdeñable, que es comprensible debido al tamaño y el peso de los artículos, pero que es gratuito por pedidos superiores a 50€, así que usaré el F-10 a diario, y guardaré el más exclusivo de malaca para los fines de semana.

El envío fue rapidísimo, dos días después de realizar el pedido por Envialia, muy bien embalado, en una caja de cartón que contiene dentro una bolsa de plástico marcada como Paraguas Carballo, con otra bolsa de plástico transparente dentro envolviendo todo el paraguas, y plástico de bolas para proteger el puño.

Sin lugar a dudas, si buscas un paraguas de calidad, elegante, clásico, y fabricado como antes, no lo dudes. Por un precio más bajo del que podrías suponer, tendrás un complemento útil, que te acompañará durante muchos años. Como ellos mismos dicen: “Al mal tiempo… un buen paraguas“.