Parece que la ascensión de la Sevillana Paz Vega, no tuviera límite.

Quizás en el cine todo empezara con la sensualidad de Lucía y el Sexo, para culminar con Carmen, El otro lado de la cama o Hable con ella. Lo cierto es que el desparpajo de Paz, se nota.