Al empezar con el afeitado clásico, me planteé, sin mucho conocimiento todavía, todo hay que decirlo que maquinilla clásica adquirir.

Como ya sabéis opté por una Merkur 41N, que me pareció era fiel al afeitado tradicional, máxime siendo una réplica de la Gillette Safety Razor de 1904. Una máquina de afeitar de peine abierto, es decir, con mayor capacidad de apurado y de corte que las posteriores de peine cerrado.

Recientemente, opté por cabezal Mühle R89, cabezal Mühle R41 y mango iKon OSS. Mientras voy ganando experiencia con ambos, vamos a hablar un poco de la teoría de los cabezales.

Un peine abierto (open comb), expone en mayor grado la cuchilla a la piel. Vendría a ser la esencia, como un reloj de bolsillo de cuerda, con mucha historia, pero pensado para barbas duras, y afeitados cada varios días.

Aquella época tenía por tendencia los bigotes, perillas y barbas cuidadas, por consiguiente, la capacidad de perfilar de un peine abierto era de agradecer. Lo que explica porque su uso fue disminuyendo en los años 1940 y 1950.

Un peine cerrado (closed comb), es una mejora sobre el anterior, el motivo fue por un lado que expiraban las patentes de peines abiertos de grandes fabricantes, y por tanto tenían que innovar. Pero además, que resultaban más fáciles y baratos de producir. Para un afeitado diario o cada pocos días, un peine cerrado solía ser suficiente. Podríamos comparalos con los relojes de pulsera automáticos. Una adaptación a los nuevos tiempos de los de cuerda.

Son más permisivas, es decir, más tolerantes con ejercer algo de presión, en cambio, tienen a apurar algo menos, y a ser menos precisas.

Por supuesto, todo esto son directrices generales, pues otros factores tienen también incluso más importancia: la geometría del cabezal, el ángulo de ataque que usemos, la presión que hagamos, lo afilada y agresiva que sea la cuchilla, etc. Llevados al extremo, un peine abierto de un fabricante, puede ser tan permisivo como un peine cerrado de otro.

Entiendo que hasta aquí, si teníais la duda de peine abierto/peine cerrado, ha quedado aclarado.